El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

Miércoles, 24 de abril del 2013

El 24 de abril de hace 98 años se inició una de las más cruentas masacres de la historia. Se calcula que más de un millón y medio de armenios fallecieron víctimas de una brutalidad extrema. Buena parte perdieron la vida en las deportaciones, grandes marchas forzadas a las que fueron obligados hombres, mujeres, niños y ancianos con el único objetivo de que fallecieran extenuados y deshidratados por el camino. Avanzar para morir. Durante décadas, el Gobierno turco negó sistemáticamente el genocidio armenio y el silencio de la comunidad internacional se sumó a la infamia. Jugaban a su favor las escasas pruebas de la masacre. Frente al horror no se hallaban apostados centenares de objetivos fotográficos ni periodistas para recoger los testimonios.

Hoy, 24 de abril, en Siria y en tantos otros conflictos armados diseminados por el planeta seguirán muriendo inocentes. Hoy sí habrá cámaras y periodistas asomados a la tragedia. Hoy sí nos llegarán, con una celeridad asombrosa, imágenes terribles y dramáticos testimonios de la muerte. Sí, la información llegará, pero hoy, como hace 98 años, como siempre, mandarán los intereses. Y el silencio, la más potente arma de destrucción masiva, acallará los llantos de los supervivientes, ocultará la injusticia e invitará a mirar hacia otro lado. Somos testigos privilegiados de todo, pero una venda tejida por la avaricia política y económica sigue empañando nuestra mirada.

La dirección deportiva del FC Barcelona se reunió este jueves con el representante de Denis Suárez para hacerle la oferta

Stephan Lichsteiner, titular hasta ahora en el lateral derecho de la Juventus, ha publicado un mensaje más que sospechoso en Instagram