• Sábado 1 noviembre 2014, 13:28 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Ángel Sánchez de la Fuente

ANTOLOGÍA DE SANDECES POLÍTICAS

Ángel Sánchez de la Fuente

Periodista

En el PP, el que la hace la cobra (en sobres y mamandurrias)

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Jueves, 24 de enero del 2013

Nada más saberse que el extesorero Luis Bárcenas había montado en el PP una red de sobresueldos con dinero negro destinados a determinados cargos del partido, la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, pronunció una frase que ha recorrido medio mundo: "En el PP, quien la hace la paga, y que cada uno aguante su vela". Al margen de la credibilidad que pueda tener alguien como ella, que cobra tantos sueldos que no le hacen falta sobresueldos, lo que parece difícil de rebatir es que el PP, desde sus inicios como Alianza Popular, ha tenido tesoreros poco ejemplares. En el presente capítulo de esta 'Antología de sandeces políticas' vamos a fijarnos en especial en quienes se han ocupado de los dineros del partido en los últimos 30 años, empezando por el repartidor Bárcenas, al que la Audiencia Nacional acusa de haber reunido 22 millones de euros de dinero negro en Suiza. Vistos los retazos biográficos que figuran a continuación, parece confirmarse lo poco recomendable que es poner a zorros al cuidado del gallinero.

Rosendo Naseiro y Ángel Sanchis, extesoreros del PP. ARCHIVO

Manuel Fraga y su entonces brazo derecho, Jorge Verstrynge. ARCHIVO

Rosendo Naseiro

Hay que remontarse a 1982 para encontrar a un juvenil Bárcenas --licenciado en Ciencias Empresariales en el ICADE de los jesuitas-- prestando sus servicios en el departamento de finanzas de AP, donde el valenciano Ángel Sanchis, entonces tesorero, le dio la alternativa en la gerencia. Su estrella declinó un par de años, pero refulgió de la mano de Rosendo Naseiro, que en 1988 se hizo con la tesorería hasta que en 1990 fue detenido por cohecho. Bárcenas aguantó el tipo muy bien, hasta el punto de que un nuevo tesorero --Álvaro Lapuerta, gran amigo de Manuel Fraga-- también apostó por él como gerente. Mejor, como supergerente, ya que Lapuerta era más político y Bárcenas gestor. Hasta ese momento, Bárcenas no destacaba por su patrimonio económico personal, pero en cambio era ya un experto alpinista que había participado en una escalada al Everest en 1987. No obstante, como ha quedado demostrado con el paso del tiempo, su mayor estímulo han sido los Alpes suizos.

Debió de ser tal magnitud la eficacia gerencial de Bárcenas, que en el 2008 Rajoy lo ascendió a tesorero, cargo que añadió al de senador (lo fue por Cantabria y no por Huelva, la provincia donde nació). Su imputación en la corrupta trama Gürtel le obligó a marcharse en julio del 2009, no sin dejar claro esto: "Yo le debo mucho al partido y el partido me debe mucho a mí". El PP correspondió con su reconocimiento a los "más de 28 años de servicio [...], ejemplo de profesionalidad y buen hacer". Si es de fiar lo que dijo en una charla telefónica el jefe de la red Gürtel, Francisco Correa, uno de los muchos servicios de Bárcenas fue recibir del propio Correa "1.000 millones de pesetas" por adjudicaciones de obras del Ministerio de Fomento en la etapa de Francisco Álvarez-Cascos.

Sanchis, de la gasolina a los limones

El valenciano Ángel Sanchis arrastra consigo la polémica desde antes de morirse Franco. Fue en 1975 cuando perdió la concesión de tres gasolineras en Extremadura porque CAMPSA comprobó que los contadores estaban trucados. Vaya, que servía menos carburante del que cobraba. Pero, cinco años después, su padrino político Fraga lo encumbró a tesorero de AP, cargo del que fue defenestrado por Antonio Hernández Mancha. Y es que las arcas arrojaban un déficit de 3.000 millones de pesetas. En 1990, mostró su cinismo cuando fue procesado junto a Rosendo Naseiro: "¿Que hemos cometido cohecho en grado de conspiración? ¿Qué quiere decir, que tuvimos malos pensamientos? Pues que [el juez Manglano] nos ponga tres avemarías de penitencia". Ni eso. El caso fue archivado por el Tribunal Supremo, que rechazó las conversaciones telefónicas grabadas irregularmente.

Ahora se ha divulgado que Sanchis y Bárcenas, que compartieron la tesorería de AP, comparten también negocios. Concretamente, se alude a la explotación de limones en la finca de 30.000 hectáreas (valorada en 100 millones de dólares en 1990) que la familia Sanchis posee desde hace años en Salta (Argentina). En una ocasión, Sanchis invitó a cazar allí a un tal Fraga Iribarne.

Naseiro, el buscador de dinero que se hizo famoso

Paisano de Fraga (siempre Fraga, caramba), Rosendo Naseiro fue el principal protagonista político del caso que acabó asociado a su primer apellido. Llevaba dos años de tesorero del PP cuando, en abril de 1990, fue detenido acusado de cohecho. Se libró de volver a la cárcel gracias a que fueron anuladas las pruebas conseguidas a través de un télefono del concejal valenciano del PP Salvador Palop pinchado judicialmente para perseguir un delito de tráfico de drogas, pero no para detectar conversaciones sobre comisiones cobradas por recalificaciones de terrenos que comportaban una financiación irregular del PP de Aznar.

Con un candor impropio, Naseiro declaró después de archivarse la causa: "Me colgaron el sambenito del 'caso Naseiro' y eso ya no hay quien me lo quite. De todos modos, me ha beneficiado; ahora se me conoce mucho más". Semejante sandez rivalizó con esta otra: "Si en el partido tenía que buscar dinero, se buscaba por donde tenía que buscarse, pero desde luego yo no he cometido cohecho ni nada que se le parezca".

Álvaro Lapuerta: "Bárcenas es un chico estupendo"

Procurador en las Cortes franquistas y fervoroso fraguista, Álvaro Lapuerta estuvo al frente de la tesorería 'pepera' desde 1993 (en que sustituyó a Álvarez-Cascos, que se había encargado provisionalmente) hasta el 2008. Durante esos tres lustros, tuvo a Bárcenas a su lado. "Es un chico estupendo --dijo de él, cuando en el 2009 se le imputó un delito contra la Hacienda pública que estimó su patrimonio entre 3 y 3,5 millones de euros--, que siempre estuvo conmigo. Yo tengo mucho más patrimonio que él". Habría que verlo, a juzgar por lo de los 22 millones en Suiza, pero, en cualquier caso, Lapuerta, padre de 10 hijos, es de familia muy rica. Su acceso al cargo de tesorero fue auspiciado por Aznar, con quien había estrechado relaciones en la etapa logroñesa de este último. No es casualidad que el entonces bisoño militante de AP publicase sus famosos artículos reaccionarios en 'La Nueva Rioja', diario propiedad de Lapuerta. Por cierto, el octogenario exprocurador y exconsejero nacional del Movimiento fue uno de los diputados del PP que no votaron a favor (se abstuvo) de la Constitución, tan intocable ahora.

El chiringuito de Verstrynge

Al hilo de los problemas de tesorería del PP, han cobrado relevancia en los medios de comunicación algunas intervenciones de peperos y expeperos. Entre los primeros, la siempre oportunista Esperanza Aguirre, ahora metida a cazatalentos, que, poco antes de propagarse la noticia del reparto de sobresueldos en su partido, repitió lo dicho en julio del año pasado. O sea, que "se tienen que terminar los subsidios, las subvenciones y las mamandurrias". Vocablo este, el de mamandurria, que, según el diccionario, significa "sueldo que se disfruta sin merecerlo; sinecura; ganga permanente". Pura actualidad.

También salió a la palestra el abogado y exdiputado Jorge Trias Sagnier asegurando que el partido entregaba a algunos dirigentes los referidos sobres hasta 10.000 euros al mes como complemento. Reconoció que Bárcenas era un amigo con quien había "recorrido montañas" y mantenido "larguísimas conversaciones". No dijo sobre qué.

El más expresivo fue Jorge Verstrynge, exsecretario general y exnúmero dos de Fraga en AP: "El sistema de repartir sobrecitos, de establecer una cúpula como si fuera un chiringuito donde todo el mundo tiene como una especie de sueldo B [...], al parecer empezó en el 88". Y ya metido en harina, explicó: "Una vez pillé a Fraga mangoneando una historia de juegos de azar en Galicia. Llamó directamente él al secretario del partido en Galicia y dijo: 'Esto hay que dárselo a la empresa tal'. ¡Y se lo dieron!" No es de extrañar que, años más tarde, exactamente en mayo de 1988, Fraga declarase a un periodista: "¿Verstrynge? No mencione usted ese nombre. Gente más sabia que yo se equivocó y otorgó su confianza a traidores innobles [...] A mí, por el señor Verstrynge me queda tan solo un embalse de odio y un inmenso desprecio".

En fin, volviendo a la vengadora justiciera Cospedal del principio, a ver si es verdad que en el PP cada palo aguantará su vela o, por el contrario, seguirá aguantando su sobre.

http://lamentable.org/?p=8102

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com