El Periódico

La mejor selecci?n de pisos y casas - Venta de pisos y casas

LA CORTINA DE HUMO

Toni Aira

Periodista

Lecturas a la carta

@toniaira

Domingo, 9 de junio del 2013

La encuesta del viernes en EL PERIÓDICO sacudió la política catalana. Y eso que muchos políticos, de todos los partidos, hace meses que cuentan con cifras similares a las del barómetro del GESOP. Pero ojo porque en julio toca encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) y, además, la rumorología dice que otro gran medio de Barcelona tiene su sondeo esperando tanda desde hace días. Así las cosas, los estrategas de cada partido, los elaboradores de argumentarios pensados para fijar mensaje amigo en los medios, hace rato que también tienen preparada la manera de leer, cómo vender, los números de los sondeos a conveniencia. El viernes, spin doctors de cada casa me hicieron una cata que aquí comparto.

Desde CiU, la idea clave para descodificar favorablemente el sondeo es clara: «Primero el país». Según esta tesis, «la encuesta muestra que el único líder que actúa sin tacticismo y que asume un desgaste partidista por su acción política es el presidente Artur Mas». Es un buscar aquello que en comunicación política se conoce como el efecto underdog, es decir, buscar que la población empatice con el débil. Barack Obama, que meses antes de las últimas elecciones presidenciales partía como perdedor en casi todas las encuestas, llegó a describirse en un show televisivo así: «Yo soy el efecto underdog». Y remontó y ganó los comicios.

Pero la encuesta apuntaba a otro «débil»: el PSC de Pere Navarro. Y sus estrategas apuntan a un escenario inestable e incierto sin ellos como «factor moderador». Eso sí, sin dejar de poner el dedo en el ojo a CiU: «Mas nunca habría imaginado que haría tan mal negocio con ERC». Y proyectan sombra de duda y temores: «¿Qué futuro nos espera con una ERC que tendrá un timón con el que no sabrá qué hacer porque a la hora de la verdad les temblarán las piernas, y con unos Ciudadanos disparados e incendiando con su discurso una parte de la sociedad?».

En Esquerra, asepsia aparente, magnanimidad calculada, prudencia, seny. Un querer hacerse con el efecto bandwagon de las encuestas, es decir, el de ir haciendo subir al carro más adhesiones por el efecto moda. En Ciutadans destacan sobre todo la caída del PSC, de quien más votantes van captando, sobre todo en el área metropolitana de Barcelona. E ICV advierte contra la fuerte polarización en clave nacional: «Lo más creíble y sólido es el ascenso de Ciutadans». Y alertan de ello, igual como lo hacen sobre el ascenso de una ERC que sube «sin ningún mérito», sobre todo por errores de otros. El PP, por su parte, defiende que a ellos las encuestas siempre los infravaloran, dicen que la corrupción de los Bárcenas (PP de Madrid) les afecta y que la táctica de CiU es un granero de votos para ERC. Dicen eso, y que la CUP se deshincha como Beppe Grillo en Italia. Lecturas a la carta. Objetivos de cada cual bastante claros, ¿verdad?

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario