• Sábado 23 agosto 2014, 07:27 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Jordi Pujol

EL DEVENIR DE CATALUNYA

Jordi Pujol

Expresidente de la Generalitat

España como problema

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Miércoles, 6 de marzo del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

De hecho el título inicial de este artículo era 'La hora de España'. Si lo hemos cambiado es porque bien mirado si efectivamente es la hora de España es porque ella misma se ha convertido en un serio y complicado problema de efectos muy negativos en muchos ámbitos, de hecho en el conjunto de todo el Estado. Aquello tan presuntuoso de 'España va bien' de hace poco ha ido cambiando a 'España va mal'. De hecho, desde el cambio de siglo. Desde el inicio de una década que en muchos aspectos ha sido decepcionante. Y esto ha tenido y tiene efectos negativos en todos los ámbitos. También en el del encaje cada vez más difícil entre Catalunya y España.

Diputados de todos los partidos en una sesión del Congreso del pasado junio. JUAN MANUEL PRATS

Por lo tanto, es la hora de España en el sentido de que España es ella misma un problema. Un problema que incorpora muchos problemas particulares. Y muy serios. Que es urgente que ataque en profundidad.

Sin derrotismo, porque es un país de mucho peso, pero honestamente. Algo que de momento no hace. No lo hace en general, y no lo hace con respecto a Catalunya.

El Estatut de 1979

Decíamos que 'La hora de España' era el título inicial de este artículo. Recordando el del 4 de octubre del 2005. Se acababa de aprobar en el Parlament el proyecto del nuevo Estatuto de autonomía. Por 120 diputados sobre 135. Es decir, justo cuando una muy, muy gran mayoría del pueblo catalán a través de sus representantes había dejado claro que el Estatut del 1979 --y más tal como se aplicaba-- no le daba el margen de libertad, de posibilidades y de reconocimiento que necesitaba para su desarrollo como país y de sus ciudadanos como personas. "Ahora es el momento de España" significaba que la necesidad de dar una respuesta a la reclamación muy mayoritaria de Catalunya obligaba a España a poner al día su concepto de lo que quería que fuera el Estado. Especialmente desde el punto de vista de su composición interna.

La respuesta la sabemos: situar a Catalunya más atrás y más abajo que antes. Pretende imponernos un régimen político, financiero e identitario que nos lleva inexorablemente a la residualización de Catalunya. Es eso, la voluntad de evitar la residualización de Catalunya, lo que ha provocado un reforzamiento del independentismo en Catalunya y una reacción muy hostil en toda España. Esta ha sido, por el momento en el aspecto nacional, la respuesta a "la hora de España".

Pero "la hora de España lo es también en otro sentido. No solo en referencia a Catalunya. Lo es también respecto a la misma España. En el conjunto del Estado". Porque toda ella está en una situación muy problemática. Porque España es un problema. "España como problema".

Repensar el Estado o destruirlo

El mejor libro que a nuestro entender se ha escrito últimamente sobre la situación española --'Informe sobre España', del profesor Muñoz Machado-- comienza así: "Avanza inexorablemente el proceso de deterioro de las instituciones constitucionales. Ninguna de ellas, de los parlamentos a los partidos políticos, del Tribunal Constitucional al Consejo General del Poder Judicial, de la justicia ordinaria a los sindicatos, de la administración estatal a la municipal, funciona adecuadamente en España". Podría haber añadido el sistema bancario y el propio Banco de España, responsable en buena parte de la crisis financiera. Y más cosas. Pero no se olvida de decir que "el sistema de autonomías está cada vez peor considerado". Este sistema que le hace decir con tono indignado: "Pero, ¿quién ha inventado esto?". Y termina diciendo que "hay que repensar el Estado o destruirlo".

¿Qué y quién debe enfrentarse con este reto?

Durante cuarenta años largos, Catalunya se ha esforzado por contribuir a modelar un Estado --España-- donde todos estos problemas --algunos de orígenes muy lejanos-- se resolvieran positivamente. Con momentos esperanzadores, pero finalmente sin éxito. Con resultados especialmente negativos en cuanto al encaje de Catalunya. Como hace justo un año dejaba claro en el discurso que hice en Esade, en Barcelona, 'En el cambio de un camino. 1714-2014'.

Actitud autocrítica

¿Existe realmente en España conciencia de la magnitud del problema económico, social y político que tiene? ¿Y hay una actitud suficientemente autocrítica de lo que ha hecho? ¿Una conciencia sincera y honesta de lo que no se ha hecho suficientemente bien? ¿O francamente mal? ¿De la multiplicidad de problemas que esto plantea?

Probablemente al conjunto del Estado le cuesta admitir que se ha desaprovechado la oportunidad de encontrar un buen y definitivo encaje de Catalunya en el conjunto del Estado. La reacción española es de un rechazo creciente de lo que realmente y en el fondo es Catalunya. Y su objetivo es nuestra residualización.

Pero tampoco ha ido bien todo el sistema autonómico. En buena parte porque no lo hicieron dibujar sobre bases reales, sino para neutralizar la autonomía --política, económica e identitaria-- que en un primer momento tuvieron que conceder a Catalunya. Como se pregunta el profesor Muñoz Machado, "¿quién se ha inventado esto?". Con un inicio defectuoso en 1978, pero sobre todo cómo se ha ido configurando desde entonces. Y del gran y muy meritorio progreso económico y social de los años ochenta y noventa, ¿qué ha sido? Y del prestigio del Tribunal Constitucional, de los tiempos, por ejemplo, de Tomás y Valiente, ¿qué queda? ¿Y del prestigio que llegó a tener España en los años ochenta y noventa? ¿Y de lo que el Banco de España dijo que era el mejor sistema bancario de Europa? ¿Y el propio Banco de España, que ahora no inspira confianza ni en Bruselas ni en Fráncfort, es decir, en Europa? ¿Y de las cifras de paro --más del doble de las de la UE-- que solo se explican por graves fallas políticas y económicas y una mentalidad presuntuosa de nuevo rico?

Gradual ahogamiento

Por eso la gente más independiente y no condicionada por la imagen o los intereses políticos, sociales y económicos muy particulares dice: "Son necesarias amplias y profundas reformas del Estado".

Dicho de otro modo, "es la hora de España". España debe enfrentarse consigo misma. Con su problema. El problema mayor que España debe resolver es el suyo.

Catalunya habría podido ser parte de la solución. Y lo deseaba. Naturalmente de una solución que lo fuera para España pero también para ella, para Catalunya mismo. Pero ahora ya no lo es. Algunos dicen que puede volver a ser. Pero no dicen cómo. Ni dan el más pequeño paso en este sentido. Todo lo contrario.

O sea que, por ahora, lo que Catalunya no puede hacer es marcha atrás en el camino que ha emprendido. Mientras tanto, Catalunya debe desarrollarse y lo puede hacer una capacidad de resistencia y a la vez de creatividad suficientemente grandes para hacer nula la esperanza de un gradual ahogamiento de Catalunya. Y observar si la sociedad española es capaz de afrontar el problema de España. En todas sus dimensiones.

http://www.jordipujol.cat/ca/jp/articles/13758

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com