El Periódico de Catalunya

Lunes 25 septiembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

GIRA PRIVILEGIADA

'Posa'm més gin!', Mishima

David Carabén revive las fiestas de sus padres en su octavo disco, el literario y costumbrista 'Ara i res'

Dani Vega y David Carabén interpretan en acústico 'Qui més estima'.

Dani Vega y David Carabén interpretan en acústico 'Qui més estima'.RICARD FADRIQUE

El Mishima más inspirado y literario, el que recurre a una cita de Joan Vinyoli para titular su nuevo álbum, 'Ara i res', y que adapta con atino un poema del británico W.H. Auden ('Qui més estima'), está disfrutando de la buena acogida de su octavo trabajo discográfico. Y de los escenarios "con fuerte personalidad" por los que anda actuando.

El carismático timonel del quinteto barcelonés, el cantante y compositor David Carabén, los enumera al grito de "¡escaleras y anfiteatros a la vista!".

"Fíjate que empezamos con el Strenes de Girona, en las escaleras de la Catedral, y en el Primavera Sound tocaremos el día 1 de junio (18.30 horas) en un escenario nuevo para nosotros, el Ray-Ban, con su escalinata y el mar detrás. Después nos iremos, el 1 de julio, al maravilloso Vida Festival (Vilanova y la Geltrú) para tocar en la antigua Masía de Can Cabanyes y, al día siguiente, estaremos en el Ítaca, en la playa Port Bo de Calella de Palafrugell. Y luego está el auténtico concierto de presentación en Barcelona, el 17 de julio…¡nuestro primer Grec!".

David aclara que actuó ahí una vez, "para acompañar a Marina Rossell". "Pero con Mishima nunca hemos estado en el anfiteatro. Ya ves, después de más de 15 años de carrera, nos sentimos muy privilegiados de que nuestro público pueda disfrutar de unos recitales en estas condiciones tan peculiares", subraya.

TRES AÑOS DE ESPERA

Recién publicado 'Ara i res', una vez dejaron el estudio de Peter Deimel en Noyant-la-Gravoyère (Francia), ya tuvieron la sensación, admite, de que habían hecho "un gran disco". "En el anterior entregué las canciones a la banda con muy poco tiempo, de ahí que salieran piezas estresadas [ríe] y el título lo reflejara, 'L’ànsia que cura' [2014]. Entonces ya hicimos apuestas de cambio, como dejar de trabajar con Paco Loco. En este hemos ido más allá y trabajado más relajados, ¡y se nota!".

Vídeo ID:
4024151

Carabén explica que la intención era "hacer un disco más figurativo y con un tratamiento distinto del sonido". "Con Paco Loco jugábamos un poco a confundir las fuentes: un piano distorsionado sonaba como una guitarra que, a la vez, parecía una voz… En este buscábamos lo contrario: ¡No confundir! La guitarra suena a guitarra, y lo mismo con el teclado, etc. Y la voz, con todos sus matices y frecuencias. En el anterior ya dimos el primer paso, pero solo queríamos que sonara como en los directos: un retrato perfecto. Y en 'Ara i res' nos reafirmamos", insiste.

AL LORO CON LOS SILENCIOS

El cantante da más ejemplos al respecto: "Hemos ampliado la paleta de sonidos ¡y de silencios! Hay canciones, como 'Menteix la primavera', con un gran silencio. Y, de forma más humilde, también lo utilizamos en 'Qui més estima'".

Otro acierto de Mishima ha sido el cuidado de los arreglos. "Esto se debe a que hemos funcionado más que nunca los cinco como una máquina, como una banda. Todos entendían más rápido hacia dónde iba cada canción y hemos funcionado como un solo instrumento".

LETRAS "DESCRIPTIVAS, MUY DIRECTAS"

El hecho de que David Carabén expusiera su universo creativo en el libro 'La forma d’un sentit', reconoce que le ha "desacomplejado" a la hora de escribir las nuevas composiciones. "Antes ya utilizaba referentes literarios, pero no eran tan evidentes. Ahora no me da apuro reivindicarlos. En mi libro quise rendir homenaje a todos los autores que había utilizado como maestros y quizá, de manera inconsciente, se ha notado en mi forma de componer. Son letras muy descriptivas, muy directas: con solo una escucha, ya las entiendes".

El ejemplo más evidente es la estupenda 'Jimi' (el nombre real del perro de David). "Es muy narrativa, sí. En cada disco siempre había dos o tres canciones que explicaban historias con su principio y su final, pero no es mi tendencia natural. Es algo que he ido haciendo porque me interesaba. Y en este álbum me he dejado ir. De vez en cuando, está bien".

Otra letra a destacar es la etílica 'Posa’m més gin, David!', una evocación a las fiestas que organizaban sus padres y en las que él se ponía a servir copas en la barra [era vecino de los Cruyff en la urbanización El Montanyà]. Su fascinación por el alcohol se confirma tras 'Beautiful drunk', 'Qui n’ha begut' y 'L’última ressaca'.

Y, sobre todo, después de que abriera la coctelería La Javanesa (Joan Gamper, 12, bajos). ¿Qué tal va el negocio? "Bien, bien. Y eso que todavía no tiene un año de vida. Tenemos a un gran encargado, Pablo Fiestas, y al gran experto en la materia, Zico, de Perú, nuestro tercer socio (el segundo es su pareja, la presentadora Flora Saura). Él complementa muy bien la historia de Mishima y su manera de entender la vida, porque somos de las pocas bandas que hacen vino [Set Tot La Vida]".

¿Qué ha dicho tu madre de esta canción? ¿Le ha gustado? "Regaló el disco a mucha gente que venía a estas cenas y fiestas y a todos les ha encantado. Por suerte, nos dio tiempo a que lo escuchara Francesc Sanuy (exconseller), uno de los más fieles y asiduos, antes de que muriera. Él no pedía nunca gintónics. Era adicto a la cerveza y siempre se traía las suyas, por si no había. Ah, y otro de los que venía es Raimon, que ahora acaba de despedirse de los escenarios".

Mishima brinda por ellos porque 'ara és el seu moment'.