El Periódico de Catalunya

Domingo 17 diciembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

Dos reestrenos

Caelis renace en el Ohla Barcelona con una barra en la cocina

Romain Fornell abrirá la misma semana su restaurante gastronómico y Casa Leopoldo

Caelis renace en el Ohla Barcelona con una barra en la cocina

Romain Fornell, con su equipo, en la cocina del nuevo Caelis en Ohla Barcelona y tras la barra. ALBERT BERTRAN

El cocinero Romain Fornell estrenará el martes la segunda parte del restaurante Caelis, que, de ser una película, podría titularse 'El renacer'. Conserva el nombre, la estrella Michelin, el chef-propietario, el equipo, pero ha cambiado el escenario (ahora, en el Ohla Barcelona, en Via Laietana tras dejar El Palace) y ha modelado el espíritu. Solo un dia antes, el lunes, un segundo aldabonazo en sociedad con Òscar Manresa: Casa Leopoldo se saca las legañas y regresa con sus cazuelas, y aquel bacalao 'à brás', y los azulejos enjabonados.

La novedad de Caelis es la barra en la cocina con tres brazos. Mía-tuya: de las manos del cocinero a las del comensal. “Atenderemos a 14 personas delante de nosotros y a otras 24, en el comedor”. La barra, liberada de lo popular y canalla, convertida en pasarela de la alta cocina. “En El Palace lo hacíamos solo para cuatro personas en la mesa de la cocina. Aquí hemos metido el restaurante en el espacio en el que trabajamos”, se extiende Romain. De la Mesa del Chef a la Barra del Chef.

Después de 17 años en El Palace (ex Ritz), tutelado por el espectro de Auguste Escoffier y la alta escuela francesa y ubicado en una de las salas más bonitas de la ciudad, Romain guardó los cuchillos al no lograr ponerse de acuerdo con la propiedad y decidió desempacarlos con brillos renovados en el Ohla. Un hotel contemporáneo pide cocina contemporánea: “Dejo un hotel clásico y también una cocina más clásica”. Conservará de aquel tiempo dos platazos del repertorio: los macarrones rellenos de bogavante y la 'vichyssoise' sobre hielo. ¡Esto es lo que entiende Romain por clasicismo!

La ostra con verduras crujientes, el 'tartar' al momento, la gamba a la sal y el huevo trufado son dos platos de ¡olé! con los que comienza el renacimiento. La fachada del Ohla está tachonada con decenas de ojos. Todos con la mirada puesta sobre el Caelis de Romain.