El Periódico

El año de las webseries

La ficción para internet en pequeños capítulos se confirma como formato de éxito en España

OLGA PEREDA
MADRID

Domingo, 3 de febrero del 2013

Son baratas de producir. Están disponibles gratis en internet. Cada capítulo se ve en cuestión de minutos. Y, lo más importante, están llenas de talento. He aquí cuatro de los motivos que explican la consolidación en España de las webseries, historias de ficción creadas para la red y que los internautas consumen en pequeñas entregas.

El auge del formato lo explica con una sola frase Cristóbal Garrido, creador de la webserie 'Con pelos en la lengua': «Hace años todos queríamos ser Spielberg y hacer cine. Ahora todos queremos ser J. J. Abrams y hacer series». ¿El problema? La televisión es muy cara y restringida. ¿La solución? Internet, donde los costes se reducen y la libertad aumenta.

Habrá quien piense que estamos hablando de algo minoritario. Ahí va un dato: 'Con pelos en la lengua' lleva contabilizadas 9 millones de reproducciones (unas 10.000 cada día). Las webseries viven un momento tan dulce que, incluso, han llegado al ámbito docente universitario. Paula Hernández, profesora de Método de Investigación y Periodismo Multimedia, está realizando una tesis doctoral en la Universitat Autònoma de Barcelona sobre ficción en internet. Empezó a redactarla en el 2010 y se vio tan desbordada que se lanzó a escribir un blog (enawebseriada.com) para poner en orden sus notas. Según sus datos, desde el 2004 hasta ahora se han creado en España unas 200 webseries, un número que, proporcionalmente hablando, es más elevado que el registrado en EEUU.

LIBERTAD / Aunque cada webserie es un mundo aparte, la mayoría están creadas por jóvenes profesionales del mundo audiovisual que encuentran en internet la oportunidad (y, sobre todo, la libertad) que no les da la industria convencional. Miguel Campos, realizador de televisión, estaba en paro cuando decidió invertir 500 euros y realizar un capítulo piloto de 'Chessboxing', que narra las hazañas de un joven que practica un deporte en el que se mezclan el boxeo y el ajedrez. Campos ejerció de guionista, director y actor. «Casi muero en el intento», recuerda. Aquello fue un experimento en el que nadie del equipo vio un euro. Sin embargo, Campos envió el capítulo a un concurso de webseries de Antena 3 TV y ganó, así que la cadena -que aloja en su web un espacio propio para este tipo de formato, El sótano pagó el resto de capítulos. «Ahora hemos cobrado. Mal, pero hemos cobrado», añade el realizador.

Tampoco vio un euro, al principio, el creador de 'Con pelos en la lengua'. «Estábamos cansados de llevar proyectos a televisiones y que nos dijeran que no, así que cogimos unas cámaras, unos focos y a unos amigos actores y nos lanzamos a realizar una serie para internet. La idea era realizar algo muy accesible y grabar a gente hablando de lo que fuera», explica Cristóbal Garrido. 'Con pelos en la lengua' (que habla descaradamente de sexo y la mitad de cuyos fans están en América Latina) arranca ahora en febrero su tercera temporada, respaldada por la productora Endemol. «Ahora todos hemos cobrado un sueldo», destaca Garrido.

Los creadores de 'Con pelos en la lengua' y 'Chessboxing' están también inmersos en 'Probando probando', una webserie de 'branded content', término que implica el patrocinio de una marca (en este caso, El Corte Inglés).

EN PRENSA EXTRANJERA / Llegados a este punto, ¿hay alguien que siga pensado que hablamos de algo anecdótico? Pues que sepa que en diciembre The Wall Sreet Journal publicó un reportaje sobre cómo las webseries españolas estaban reflejando la crisis económica, algo que, por ejemplo, no está pasando en el cine salvo excepciones como 'Cinco metros cuadrados' (Max Lemcke, 2011), 'El mundo es nuestro' (Alfonso Sánchez, 2012) o la nueva película de Isabel Coixet, 'Ayer no termina nunca'. ¿Sigue alguien teniendo dudas?

El técnico mostró su enojo ante una pregunta sobre el puesto 13 que ocupa en una lista de mejores entrenadores del mundo