El Periódico

Muere la escritora británica Anita Brookner

Fue galardonada en 1984 con el premio Booker, por su novela "Hotel du Lac"

EFE / LONDRES

Martes, 15 de marzo del 2016 - 10:25 CET

La escritora británica Anita Brookner, ganadora de un premio Booker y reconocida historiadora del arte, ha muerto a los 87 años, informó hoy el diario "The Times".

Brookner ganó el galardón literario Booker en 1984 por su novela "Hotel du Lac", uno de los 25 libros que escribió después de una destacada carrera como historiadora. De acuerdo con el citado rotativo, la escritora falleció mientras dormía el pasado día 10. Brookner, nacida en Londres en 1928, escribió varios libros sobre arte en los pasados años sesenta y setenta, para después centrarse en la ficción, especialmente sobre temas que exploran el aislamiento social a través de protagonistas femeninas.

"Fue una escritora maravillosa que tenía una prosa lúcida y bonita. Fue un icono de mi época", señaló la escritora Jilly Cooper, quien es famosa en el Reino Unido por sus novelas románticas. Brookner fue profesora de arte en la Universidad inglesa de Cambridge e impartió clases en el Instituto de Arte Courtauld.

Su primera novela, "A start in life", se publicó en 1981 y a partir de entonces escribió casi un libro por año. Su última novela, "At the hairdresser's", salió publicada en 2011. Brookner, que hizo un curso de posgrado en París, fue hija de polacos judíos que ayudaron a refugiados que escaparon de la persecución de los nazis en la II Guerra Mundial.

En alguna ocasión, Brookner, que nunca se casó, dijo a los medios que podía escribir porque no tenía hijos. En 1990, la reina Isabel II le concedió la medalla de Comandante del Imperio Británico (CBE). El libro por el que ganó el premio Booker relata la historia de una escritora de novelas, Edith Hope, que rompe su compromiso matrimonial y se marcha a Ginebra, donde se aloja en un hotel y medita sobre su futuro.

En las trece temporadas que lleva en Primera División con el Barça, de los 37 equipos a los que se ha medido han sufrido su voracidad goledora

El técnico puso en duda el compromiso del delantero, al que dejó en la grada en Ipurua