El Periódico

DIRECTO Sigue la segunda jornada del debate de investidura de Rajoy

ENTREVISTA

Hirokazu Koreeda: "La muerte hace que las familias funcionen"

El director japonés vuelve a abordar la complejidad de las relaciones familiares en 'Nuestra hermana pequeña'

Hirokazu Koreeda: "La muerte hace que las familias funcionen"

Miércoles, 23 de marzo del 2016 - 10:37 CET

En 'Nuestra hermana pequeña', el director japonés Hirokazu Koreeda vuelve a abordar los asuntos que conectan títulos como 'Nadie sabe' (2004), 'Still Walking' (2008) o 'De tal padre, tal hijo' (2013): las complejas relaciones sanguíneas, el abandono y la muerte, entre otros. Para ello, cuenta la historia de tres mujeres jóvenes que, con motivo del funeral de su padre, con quien rompieron vínculos 15 años atrás,conectan con una hermanastra cuya existencia desconocían.

Como muchas de sus películas previas, 'Nuestra hermana pequeña' habla de la ausencia de la figura paterna. ¿Por qué esa fijación con el asunto? La gente suele hacer conexiones entre mi vida personal y mi trabajo, y debo confesar que me incomoda un poco. Mi padre fue capturado por los rusos durante la guerra y pasó varios años en un campo de trabajo en Siberia antes de volver a Japón. Y, a su regreso, su trabajo lo obligaba a desaparecer durante semanas. Me acostumbré a no saber cuándo estaría en casa.Tuve que hacerme mayor muy rápido, y quizá por eso suelo retratar a niños obligados a hacerse adultos prematuramente.

Y, ¿qué hay de la muerte? Es otro asunto recurrente en su cine. En 'Nuestra hermana pequeña', los fantasmas de quienes ya no están sobrevuelan todas las escenas. La muerte me interesa sobre todo por el modo en que afecta a los vivos. Cuando mi padre desapareció sentí un gran vacío, y entonces yo mismo me convertí en padre y el vacío fue llenado. Y así sucederá también cuando yo muera. Es decir, la muerte es lo que hace que las familias funcionen. Ver morir a nuestros mayores, y completar el proceso de duelo por ellos, nos completa y hace crecer como seres humanos, y nos hace transmitir cuanto tenemos a las nuevas generaciones.

La película podría haber sido un melodrama desgarrador, pero usted escoge mantener los acontecimientos más dramáticos del relato fuera de campo. ¿Por qué? Porque eso habría sido muy fácil. No es mi estilo. Lo interesante es conseguir que se transmitan emociones sin que se note. Todos los personajes de la película están atravesados ​​por los recuerdos de las personas desaparecidas. Todas las comidas que tienen juntas están cargadas de memoria. Quizá no es inmediatamente perceptible, pero aun así espero que el espectador llegue a conmoverse.

"Sería muy arrogante tratar de imitar a Ozu, porque es un autor inimitable. Pero sus películas me han permitido comprender mejor mi propio trabajo"

Su cine suele ser comparado con el del maestro Yasujiro Ozu, ¿eso le molesta? En todo caso, la influencia nunca había sido tan explícita como en esta película. No me molesta, es solo que nunca la he sentido de forma consciente. Sería muy arrogante tratar de imitar a Ozu, porque es un autor inimitable. Por otra parte, sus películas me han permitido comprender mejor mi propio trabajo y detectar aspectos de mi sensibilidad artística que desconocía.

¿Cómo se forjó exactamente su sensibilidad artística? Gracias a mi madre, que me llevaba de vez en cuando al cine pero sobre todo me sentaba a su lado en casa para ver las películas de Hitchcock, por ejemplo, o para admirar a  grandes actrices como Ingrid Bergman o Vivien Leigh. Ahora bien, tengo que reconocer que ver películas con mi madre era bastante molesto. Hablaba sin parar, y tenía la mala costumbre de destripar la trama.

Desde el exterior da la sensación de que el cine japonés está mayor. Sus grandes abanderados son usted, Naomi Kawase, Kiyoshi Kurosawa y Takashi Miike, todos más cerca de los 50 que de los 40. ¿Es que no hay recambio? Lo irónico es que ni yo ni los cineastas que usted ha mencionado somos muy populares en Japón. En el extranjero se nos conoce, pero en casa nos movemos en los márgenes de la industria. La explicación es que en mi país el público no ve cine de autor. Se estrenan muchas películas japonesas, casi el 60% del total, y casi todas ellas son 'animes' y adaptaciones baratas de teleseries. Por tanto sí hay muchos realizadores de menos de 40 años que hacen películas muy mediáticas, pero es poco probable que esas películas lleguen a viajar fuera de Japón.

TEMAS

A un día para que se cierre la ventana de fichajes, el FC Barcelona afrontará la temporada 2016-2017 con 22 jugadores en la plantilla profesional

El Barça y Munir han descartado ofertas concretas para jugar en Alemania e Inglaterra