El Periódico

¿Distopía o mundo real?

André Cruz Shiraiwa presenta su ópera prima, la alegoría social 'L'altra frontera'

JULIÁN GARCÍA / SITGES

Jueves, 9 de octubre del 2014

Ariadana Gil y André Cruz Shraiwa, ayer en el Festival de Sitges.

Un país indeterminado, en la actualidad. Una mujer (Ariadna Gil) y su hijo (Biel Montoro) escapan de una guerra y, en su intento por cruzar la frontera, son internados en Tierra de Nadie, un extraño campo de acogida en el que deberán ir superando pruebas al modo de un reality show televisivo. Ya saben: desafíos, confesionarios, nominados, expulsados. «Es una alegoría social del sistema en el que vivimos. Y yo soy bastante crítico con el sistema: sus valores están pervertidos», asegura André Cruz Shiraiwa (Sao Paulo, 1971), director de L'altra frontera, un interesante drama distópico proyectado a competición en Sitges.

El drama de la inmigración, la televisión como espectáculo insensato, el totalitarismo orwelliano, la perversión del sistema, las fronteras sociales... «Es una distopía, sí, pero demasiado parecida al mundo real», advierte el director, nacido en Brasil, pero residente en Barcelona desde hace un montón años. «Network (Un mundo implacable), de Sidney Lumet, es una gran referencia para L'altra frontera: esa visión crítica de la televisión, del todo vale por la audiencia», afirma Cruz. A su lado, Ariadna Gil sonríe e intenta distensar la gravedad de esta charla. «Yo, si tuviera que buscar referencias, diría El reportero: la leyenda de Ron Burgundy, que en comedia bruta y burra viene a hablar de lo mismo. ¡Qué bueno es Will Ferrell!». Sobre Gil, precisamente, recae gran parte del peso del filme, sólida y contundente, estupenda como siempre, en el papel de madre en su lucha (catódica) por la supervivencia. «Me encantó el guion. Y no miento. Yo soy muy visceral en esto y sentí que era buenísimo desde el principio. Pensé que era una temeridad, que vaya huevos que había que tener para plantear una historia como esta. No se suele hacer aquí mucho cine así», asegura la actriz, muy guapa ayer con un elegante vestido en tonos otoñales.

Rodada en Lituania

Rodada en catalán en Kaunas, Lituania («la Catalunya báltica», bromea, entre risas, su director), L'altra frontera es la ópera prima de Cruz, autor de anuncios publicitarios y de videoclips para Ojos de Brujo, Amaral, Macaco o Jarabe de Palo (suyo, por ejemplo, es el popular vídeo de Bonito, por el que estuvo nominado al Grammy). «Me considero catalán, aunque he nacido en Brasil, mis abuelos son de un lado japoneses y del otro manchegos», dice Cruz, torrencial, dicharachero, apocalíptico. «Y ahora, el ébola... ¿Y si se pone caliente el tema y nos viene la expansión zombi?»

El secretario técnico del FC Barcelona ya intentó ficharlo la temporada pasada sin éxito