El Periódico Ciencia

Nacen una veintena de tortugas bobas en la playa Llarga de Tarragona

La puesta de huevos de esta especie protegida había pasado totalmente inadvertida

Dos testigos vieron las crías y las ayudaron a entrar en el agua

  • Técnicos miden a las pequeñas torturas

    GENERALITAT

    Técnicos miden a las pequeñas torturas

  • Los primeros pasos de una de las tortugas boba

    GENERALITAT

    Los primeros pasos de una de las tortugas boba

EL PERIÓDICO / TARRAGONA

Martes, 28 de octubre del 2014 - 19:49 CET

Nido de una tortuga boba en la playa de la Arrabassada de Tarragona, el pasado 25 de agosto.

Una veintena de tortugas de la especie 'Caretta caretta' o tortuga boba nacieron el lunes por la noche en la playa Llarga de Tarragona, en un episodio del que se ha tenido conocimiento gracias a dos testigos que incluso las ayudaron a entrar en el mar. Agentes rurales han acordonado la zona durante un mínimo de 48 horas, dado que las eclosiones pueden durar varios días. Los expertos están buscando también el nido, ya que las cáscaras de huevo y otros restos pueden ser de interés genético.

La puesta de huevos había pasado totalmente inadvertida hasta el lunes, a diferencia del episodio de nidificación del pasado 25 de agosto en la playa de la Arrabassada, donde otra tortuga boba puso 89 huevos muy cerca del rompiente de las olas y a la vista de los clientes de un chiringuito. Los testigos alertaron enseguida al teléfono de emergencias y también entonces la Guardia Urbana acordonó la zona para proteger el nido. Los huevos desenterrados y trasladados a una zona más protegida y menos frecuentada en el parque natural del Delta del Ebro. Estos huevos están en su día 64 de incubación y está siendo vigilada por técnicos de la Generalitat.

La tortuga boba es, aún, una especie llena de incógnitas para los biólogos marinos y no hay una teoría principal sobre qué criterios sigue para nidificar, ya que su área de reproducción se sitúa en Florida (Estados Unidos) y en el Mediterráneo, entre Turquía, Grecia y el norte de África.

El técnico de Fauna Marina de la Generalitat, Ángel Gutiérrez, considera que las puestas de tortuga boba serán "una futura normalidad" por el calentamiento del agua del mar a causa del cambio climático global.

HECHO INSÓLITO

Esta es la primera vez, según ha informado la Conselleria d'Agricultura i Medi Natural, que se tiene constancia en las comarcas de Tarragona del nacimiento de forma natural de ejemplares de esta especie, que se considera en peligro de extinción. Hay referencias de un nacimiento similar en el delta del Tordera (Maresme) hace unos años y de un caso aislado en Premià de Mar, así como el de un neonato encontrado muerto en el Delta del Ebro. Este hecho es histórico en el litoral catalán, ya que las tortugas bobas hacen pocas puestas en la orilla norte del Mediterráneo, tradicionalmente menos apropiada para esta especie de sangre fría y que prefiere las temperaturas más bajas de la costa africana.

No le asusta tener que ganarse la titularidad, pero tampoco quiere aburrirse en el banquillo