El Periódico

María Sánchez Vidal: "La coexistencia entre comercio de proximidad y grandes superficies comerciales es posible"

Es autora de un estudio sobre el efecto de la implantación de grandes superfícies comerciales respecto el comercio de una ciudad

JOAN SALICRÚ / MATARÓ

Martes, 24 de enero del 2017 - 21:17 CET

Maria Sánchez Vidal, experta en repercusión de las grandes superfícies comerciales.

En la polémica sobre la posible ampliación del centro comercial Mataró Parc, todo el mundo está de acuerdo en que la voz de los expertos es esencial para saber si realmente se podría dar el temido "efecto aspirador" en la capital del Maresme, engulliendo el comercio del centro de la ciudad. Una persona que ha estudiado a fondo estas dinámicas es la doctora María Sánchez Vidal, que en el estudio ‘Small shops for sale! The effects of big-box openings on grocery stores’ relativizaba los efectos de la implantación de una superficie comercial en los alrededores de ciudades de 50.000 habitantes.

Sánchez Vidal, doctora por la Universidad de Barcelona, es investigadora en el grupo de investigación en economía urbana del Centre for Economic Performance (SERC/CEP) en la London School of Economics (LSE) e investigadora afiliada al instituto de Economía de Barcelona (IEB). Su investigación se centra en el campo de la economía urbana y la geografía económica. Además, ha colaborado con el What Works Centre for Local Economic Growth en Reino Unido y con Knowledge Sharing Network (KSNET) en España, ambas instituciones dedicadas al análisis y evaluación de las políticas públicas locales, entre otras.

--Mataró Parc proyecta una ampliación de 30.000 m2 para instalar tiendas de 1.700 m2, 2.400 m2, y 11.000 m2, de ámbitos como decoración, hogar, bricolaje, accesorios de coche y también algunas de ropa baratas. La reacción de las tiendas del centro de la ciudad es, una vez más, de miedo por el efecto “aspiradora” que pueda tener esta ampliación. ¿Cree que son temores fundados?

Todo depende mucho del tipo de tiendas que haya actualmente en el centro de la ciudad. En un principio, los pequeños comerciantes locales podrían estar preocupados si las tiendas que ellos poseen se dedican a la venta exclusivamente del mismo tipo de producto que el que las nuevas tiendas que se abrirán en Mataró Parc van a vender y a precios similares a los que éstas tiendas tendrán. En ese caso, pudiera ser que parte de la demanda de esos productos se viera redirigida al centro comercial. Sin embargo, temer por el llamado “efecto aspirador” es quizá ir más allá de lo que se pueda prever ya que sería asumir que también otras tiendas de productos en absoluto relacionados se verían afectadas por esta ampliación. Además, es importante destacar que, aunque se vendan los mismos productos, hay dos formas de competir: en precios y en calidad. En la primera está claro que el comercio de proximidad tiene todas las de perder pero en la segunda ya no está tan claro y eso podría ser una buena baza para los comerciantes locales.

--Desde Mataró Parc hablan que se podrían generar 2.000 puestos de trabajo directos y mil más de indirectos. ¿Cree que son estadísticas fiables?

Son cifras difíciles de valorar, en especial las de trabajadores indirectos ya que se basan en estimaciones usando tablas 'input'-'output' de relaciones entre sectores que tienden a sobreestimar el número de trabajadores que una actividad puede crear en una determinada zona. Además, aun si estas cifras fueran las reales, cabría analizar la temporalidad de los contratos creados, no solo los de los trabajadores directamente empleados en Mataró Parc, sino también los de los trabajos indirectos relacionados con la ampliación del centro y el abastecimiento del mismo.

--En su estudio ‘Small shops for sale! The effects of big-box openings on grocery stores’ usted hablaba de los efectos de la instalación de grandes superficies de alimentación en ciudades de menos de 50.000 habitantes. En el caso de Mataró no hablamos solamente de una gran superficie de alimentación si bien la tienda más grande del Mataró Parc es un Alcampo de 7.000 m2 y, por otro lado, Mataró tiene 125.000 habitantes. ¿Cree que los resultados que obtuvo son equiparables?

Es difícil argumentar que los resultados de un estudio son equiparables a un caso fuera del mismo cuyas condiciones son distintas a las de los municipios estudiados. En mi estudio analizo el efecto de la primera superficie comercial en ciudades donde hasta el momento el peso principal (y único) del comercio estaba en el centro de las mismas. Los resultados indican que la apertura de dicha superficie comercial implica una pérdida de entre el 20 y el 30% de los comercios dedicados a la venta de los mismos productos que los que ahora vende la superficie comercial. Sin embargo, el estudio también muestra que el centro de la ciudad se reinventa abriendo nuevas tiendas de otros productos que sustituyen a las que cierran. Es decir, el centro de la ciudad “resiste” al centro comercial periférico. En el caso de Mataró, esta primera apertura se produjo hace años, habiendo sido muchos de estos posibles efectos ya internalizados por la propia estructura de la ciudad. Por lo tanto, en caso de cumplirse lo mismo que en las ciudades de mi estudio, cabría esperar que el efecto de la ampliación de un gran centro comercial ya existente fuera incluso menor al de dichas ciudades puesto que el impacto primero ya ha sido absorbido por la ciudad.

--En Mataró, por cierto, estamos pendientes también de la llegada de El Corte Inglés, pero en este caso en el centro de la ciudad. ¿Cuál sería el efecto de una gran superficie comercial colindante con los comercios del centro de la ciudad? ¿Qué experiencias hay en este sentido?

El caso de los grandes centros comerciales en los centros urbanos es un poco más controvertido. Si bien en el caso de mi estudio no encuentro diferencias en las afectaciones a los pequeños comerciantes dependiendo de la ubicación de la gran superficie comercial (afectan de la misma manera estén lejos o cerca del centro de la ciudad), hay estudios para otros países que sí encuentran diferencias. Concretamente, para el caso de Reino Unido, un estudio que incluye ciudades de mayor tamaño que el mío, demuestra que los centros comerciales que se sitúan cerca de pequeños comerciantes que venden productos similares acaban por perjudicarlos incluso más que los situados en la periferia.

--En general cree que los comerciantes de los centros de la ciudad son excesivamente conservadores o tienen razón en estar preocupados?

En general creo que hay que entender la preocupación de los pequeños comerciantes ante la llegada de otros competidores que puedan causar disturbios a la situación comercial tal y como está diseñada hasta ahora. Sin embargo, la coexistencia entre comercio de proximidad y grandes superficies comerciales es posible, se da en muchas ciudades y es beneficiosa para el consumidor que goza de más diversidad de productos a precios menores. Simplemente hay que intentar no irse a los extremos donde se asumen tesis como que un centro comercial acaba con todo el comercio local o donde ese mismo centro comercial crea el doble de puestos de trabajo de los existentes en el sector a nivel local hasta el momento.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

TEMAS

Arda Turan y Mathieu tienen un pie fuera, aunque Valverde guarda un buen recuerdo del francés cuando coincidieron en el Valencia