El Periódico

Venta Raimon 75 cabecera

Al contrataque

Jordi Évole

Periodista

Tertulandia

@jordievole

Lunes, 28 de enero del 2013

En las tertulias, mediáticas o privadas, tanto los ciudadanos anónimos como los periodistas, los políticos, los intelectuales o los grandes expertos hablan y hablan sobre la situación actual pero no parecen encontrar soluciones. Y, si las han encontrado, o no han podido aplicarlas o no han sido eficaces.

Mi sensación es que, sobre todo, todos somos tertulianos (y me incluyo). Ya sé que la función de un periodista no es resolver los problemas de un país. Ni tampoco es la obligación profesional de un profesor universitario o de un lampista. Pero eso no impide que, además de críticas, se aporten soluciones, ya sea a través de las redes sociales, con movilizaciones, o mediante el voto en las urnas. Sí, en las urnas, porque pulula la creencia de que los políticos son unos de los encargados de resolver los problemas. Igual tendría que ser así, pero no lo es. Ellos son, sobre todo, tertulianos, como cualquiera de los demás.

Igual todo esto significa que, pese a que hay tantas profesiones, nos hace falta al menos una más: una profesión específica que se podría llamar 'Resolvedor/a de problemas de los ciudadanos'. Diría que existe mucha demanda de empleo en ese sentido. Para empezar, podría convertirse en una carrera. Si para todo piden formación, ¿cómo es que para resolver los problemas de la ciudadanía no se exigen unos estudios específicos? Una carrera donde se impartan materias como la ética y cómo reducir el paro, entre otras. Y el alumno que no saque notas excelentes, que se dedique a otra cosa. Que se haga tertuliano.

Con esta preparación, tal vez sería más difícil que un director de la Fundación Ideas, del PSOE, tuviera malas ideas. Y a lo mejor no sería tan fácil encontrar otro sinónimo para la expresión "cobrar en B". Ahora está chupado: es "cobrar en Bárcenas". Y quizá el Rey no se subiría el sueldo, como ha hecho ahora, cuando el paro sigue aumentando.

Imputados

Ahora bien, si exigimos eficacia y manos limpias a los que tienen que resolver los problemas de la ciudadanía, los ciudadanos tendríamos que aceptar que se nos exija lo mismo. Cuando en una sociedad hay tanto político presuntamente inocente, pero imputado, que pertenece a partidos que casi siempre gobiernan, cabe la sospecha de que la sociedad no sea del todo inocente. Algún cómplice debe haber, digo yo.

Si una sociedad no es capaz de que sus políticos se parezcan a los ciudadanos, esos ciudadanos podrían acabar pareciéndose a sus políticos. Si es que no nos parecemos ya.

Mientras, podemos recurrir a gestos simbólicos, como el de un anuncio que ofrecía trabajo pero incluía la frase "no se admiten políticos".

O podemos seguir haciendo de España una tertulia eterna. Si hablando no se entiende la gente, al menos se entretiene. Y mientras el barco se vaya hundiendo, los tertulianos seguirán discutiendo, como los músicos de la orquesta del 'Titanic' que siguieron tocando. Otra manera de pasar el rato, como este artículo.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario