El Periódico

VIOLENCIA EN EL PAÍS EUROASIÁTICO

Turquía acusa a una milicia kurdo-siria del atentado de Ankara

El brazo político de las YPG niega su implicación en el atentado y denuncia una maniobra turca para entrar en Siria

Un nuevo ataque contra un vehículo militar causa al menos seis muertos y un herido grave en el sureste turco

Turquía acusa a una milicia kurdo-siria del atentado de Ankara

REUTERS / UMIT BEKTAS

Policías turcos acordonan la zona del atentado en Ankara.

Javier Triana Javier Triana ESTAMBUL

Jueves, 18 de febrero del 2016 - 13:04 CET

El dedo del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha apuntado este jueves a las milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular (YPG) como autoras del ataque que este miércoles dejó al menos 28 muertos y 61 heridos en la capital del país. Poco después, esta misma mañana, se ha producido otro atentado contra un vehículo militar en el sureste de Turquía, que ha causado al menos seis muertos y un herido.

El atentado de hoy se ha cometido mediante una bomba por control remoto que ha explotado al paso de un vehículo militar, ha informado el Estado Mayor del Ejército. "El jueves a las 09.30 (07.30 GMT) un convoy militar, de servicio en la carretera Diyarbakir-Lice para buscar minas, fue atacado por una organización separatista", señala en un comunicado, añadiendo que "un artefacto explosivo casero, colocado en la carretera, fue explotado" y precisando que seis soldados han muerto y uno ha resultado gravemente herido.

En Ankara, Davutoglu ha acusado directamente a las YPG. "A la luz de la información que hemos reunido, se ha establecido con claridad que este ataque [en Ankara] ha sido cometido por miembros de la organización terrorista presente en Turquía (modo habitual de referirse al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, PKK) con un miembro de las YPG venido de Siria”, ha explicado Davutoglu.

AUTORES IDENTIFICADOS

“Hemos identificados a los asaltantes. Se trata del ciudadano sirio Saleh Najar, nacido en la localidad septentrional siria de Amuda en 1992”, indicó Davutoglu, al tiempo que explicó que Najar tenía vínculos con las YPG. “Se ha establecido un vínculo directo entre el ataque y las YPG”, agregó durante una rueda de prensa durante la que también informó de que se habían producido nueve detenciones en relación con el mortífero suceso.

El 'premier' turco recalcó que el ataque se llevó a cabo con apoyo logístico de la guerrilla kurdo-turca PKK, contra quienes Ankara está realizando una amplísima operación antiterrorista desde la ruptura del proceso de paz el pasado mes de julio. De hecho, una de las reacciones de Gobierno ha sido bombardear las posiciones del PKK en el norte de Irak, donde esta organización mantiene su cuartel general.

Asimismo, Davutoglu detalló que, de los 28 muertos contabilizados hasta el momento, 27 son miembros de las fuerzas armadas y uno es un civil. El ataque se produjo a las 18:31 locales de este miércoles con un vehículo bomba contra tres autobuses que transportaban soldados a una zona residencial militar en el centro de Ankara.

DESMENTIDO KURDO

Sin embargo, Saleh Muslim, jefe del principal partido kurdo en Siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD, del que las YPG son el brazo armado) ha negado esta relación que Turquía ve tan evidente. “Desmentimos toda implicación en este ataque”, ha afirmado Muslim, quien ha añadido que “estas acusaciones van ligadas a un intento de intervención en Siria” por parte del país eurasiático.

También el PKK ha negado su participación en la carnicería de este miércoles. “No sabemos quién lo ha cometido, pero puede ser una respuesta a las masacres de Turquía en el Kurdistán (turco)”, apuntó uno de los responsables del grupo armado, Cemil Bayik, citado por la agencia de noticias pro-kurda Firat.

AZAZ, EN DISPUTA

Desde el pasado sábado, Turquía ha estado atacando desde su territorio posiciones de las YPG en los alrededores de la localidad de Azaz, en el norte de Siria, a pocos kilómetros de la frontera entre ambos países. Azaz es ahora uno de los puntos calientes de la guerra siria, y está en manos de la dispar oposición al régimen de Damasco y que agrupa desde moderados hasta yihadistas sirios en diversas facciones. El Ejército del presidente sirio, Bashar el Asad, apoyado por la aviación rusa, trata de arrebatárselo a estos grupos rebeldes.

Por su parte, Turquía, que supuestamente estaría enviando suministros a los grupos opositores a Asad, no quiere ver esa zona fronteriza en manos de kurdos o del archienemigo régimen sirio. Además, el Ejecutivo de Ankara teme que un avance de los kurdo-sirios, que controlan buena parte del territorio fronterizo, avive los sentimientos autonomistas entre los kurdo-turcos de su lado de la frontera.

ORGANIZACIÓN TERRORISTA

En las últimas semanas, Turquía ha solicitado a sus aliados, en especial a EEUU, que reconozcan a las YPG como una organización terrorista. El pasado martes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que “tanto las YPG como el PYD son organizaciones del régimen de Asad”, por lo que Occidente, en opinión del mandatario turco, debería “entender que no hay diferencia entre el PYD, el PKK o el Estado Islámico”. Por su parte, Washington ha estado suministrando armamento a las YPG, el grupo más efectivo contra el Estado Islámico en Siria.

El primer ministro turco ha adelantado que su país tiene pruebas que muestran de dónde vinieron los atacantes y cómo se organizaron, datos que compartirá con sus aliados.

Sergi Roberto publicó una fotografía de la victoria en su cuenta de Instagram... y Dani Alves le respondió 

Ter Stegen no ha regresado con la expedición del FC Barcelona a Barcelona