El Periódico

RESTRICCIÓN PARA 7 PROFESIONES

Londres prohíbe que inmigrantes de fuera de la UE trabajen en comida rápida

El objetivo es reducir el acceso al país de inmigrantes poco cualificados y, a la vez, impulsar el contrato de autóctonos

EFE / Londres

Lunes, 14 de marzo del 2011 - 18:08 CET

El Gobierno británico ha anunciado cambios en su sistema migratorio que significarán que las empresas no podrán traer a inmigrantes de fuera de la Unión Europea (UE) para trabajar en establecimientos de comida rápida y para llevar o en salones de belleza y peluquerías.

En total, el Ejecutivo ha eliminado siete profesiones para las que hasta ahora se podía recurrir a mano de obra extracomunitaria, con el objetivo de reducir el acceso al país de inmigrantes poco cualificados y, a la vez, impulsar el contrato de autóctonos.

Algunos de los oficios a los que ya no podrán aspirar los inmigrantes, además de los mencionados, son cuidadores de personas mayores, pastores de ovejas, cortadores de carne y agentes inmobiliarios. Muchos de los inmigrantes extracomunitarios, sobre todo asiáticos, que vienen al Reino Unido lo hacen para trabajar como cocineros en establecimientos de 'take away' o comida para llevar, con el argumento de sus contratantes de que su habilidad para elaborar los platos de sus respectivos países no se encuentra entre la fuerza laboral británica.

Cualificaciones universitarias

Con la nueva normativa, que entrará en vigor en abril, los inmigrantes que quieran acudir a trabajar de cocineros al Reino Unido tendrán que demostrar cualificaciones universitarias, al menos cinco años de experiencia y un sueldo mínimo de 28.000 libras (unos 32.300 euros) tras las deducciones por alojamiento, indica el Ministerio del Interior.

El Gobierno encabezado por el primer ministro conservador David Cameron se ha comprometido a reducir la entrada neta de inmigrantes del nivel actual de unos 200.000 por año a decenas de miles para el 2015.

Con la eliminación de las citadas profesiones, los puestos de trabajo aún disponibles para los inmigrantes extracomunitarios no cualificados pasarán del medio millón actual a unos 230.000 --apenas un 1% del mercado laboral-- empleos que en muchos casos serán ocupados por británicos.

No le asusta tener que ganarse la titularidad, pero tampoco quiere aburrirse en el banquillo