El Periódico

Irán inmoviliza el coche de las mujeres con el velo mal puesto

Más de 40.000 vehículos han sido penalizados en los últimos ocho meses

Irán inmoviliza el coche de las mujeres con el velo mal puesto

AFP / ATTA KENARE

Una mujer iraní hace el signo de victoria desde un coche mientras circula por las calles de Teherán, el 14 de julio del 2015. La mujer se muestra contenta tras la consecución de un acuerdo nuclear en Irán.

EL PERIÓDICO / TEHERÁN

Martes, 15 de diciembre del 2015 - 13:54 CET

No vale ir al volante y aprovechar para llevar el velo un poco caído sobre los hombros. Las mujeres iranís se enfrentan a la posibilidad de que les inmovilicen el coche. De hecho, más de 40.000 vehículos han sido inmovilizados por la policía de circulación de Teherán en los últimos ocho meses.

"En los últimos ocho meses, hemos tomado medidas contra más de 40.000 vehículos de mujeres con el velo mal colocado y, en la mayoría de los casos, han sido inmovilizados y el caso enviado a la justicia", ha declarado el general Teymour Hosseini a la agencia oficial Isna.

Tras la revolución islámica de 1979, el uso del velo es obligatorio para las mujeres, sea cual sea su confesión.En los últimos años, sin embargo, se estaba constatando una ralajación en esta indumentaria, sobre todo en las grandes ciudades. Así, algunas conductoras dejan caer parcialmente el velo o dejan entrever parte de su cabello.

El pasado mes de septiembre, los medios iranís dieron cuenta de la multa de 260 euros impuesta a dos mujeres por no llevar el velo puesto correctamente.

Un mes después, en noviembre, la policía advirtió de que empezaría a inmovilizar los vehículos de las conductoras infractoras. Además, tiene previsto aplicar un sistema que permita a los ciudadanos denunciar a quienes consideren que incumplen la normativa indumentaria.

El presidente Hassan Rohani, religioso moderado escogido en junio del 2013, aboga por más apetura política y social, especialmente en lo que al uso del velo se refiere.

TEMAS

El central ha hablado del polémico cántico de Carvajal a su llegada a Barcelona después de su viaje relámpago a Italia