El Periódico

Venta anticipada Raimon en el Auditori 2015

Las inundaciones en la ciudad bonaerense de La Plata se cobran 48 muertos

Las autoridades califican de "desesperante" la situación y el Papa llama a la "caridad cristiana" para ayudar a las víctimas

En Buenos Aires aumenta en ocho la cifra de fallecidos

ABEL GILBERT / Buenos Aires

Jueves, 4 de abril del 2013 - 10.05 h

Efectivos socorren a varios damnificados por las inundaciones en la ciudad bonaerense de La Plata, ayer.

"Cuando era chica mi casa se inundó, sé lo que es perder todo", dijo Cristina Fernández de Kirchner. La presidenta argentina visitó La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, donde 48 personas murieron como consecuencia de las lluvias e inundaciones. "Mi vieja (madre) está muerta, la tuya se salvó!", le dijo una vecina desesperada, cuando la jefa de Estado fue a la localidad bonaerense de Tolosa, una de las más afectadas por el temporal que ha dejado miles de evacuados. Del cielo cayeron 400 milímetros en dos horas. La Plata, a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires, mostraba el miércoles por la noche un rostro desconocido, con personas subidas a los árboles, los techos de sus casas o sus automóviles, esperando ser rescatadas.

"Esto es un drama. Ahora nos vamos encontrando con la peor situación", reconoció el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. Las lluvias del martes por la madrugada fueron "una tragedia sin precedentes, nunca se ha visto una cosa igual".

El Papa, apenado

Desde Roma, el papa Francisco dijo estar "profundamente apenado" por la magnitud del desastre. Jorge Bergoglio rezó por las víctimas y pidió a a las instituciones civiles y eclesiásticas a "prestar con caridad y espíritu de solidaridad cristiana la necesaria ayuda a cuantos han perdido sus hogares o sus bienes personales".

La magnitud de las inundaciones sorprendieron a las autoridades. La presidenta decidió hacerse presente en las zonas más afectadas. El agua del temporal había llegado hasta la puerta de la casa de su madre, Ofelia Wilhelm. Hasta allí fue el secretario de Seguridad, Sergio Berni, a rescatar a un grupo de personas con un bote de goma. La mandataria anunció un amplio operativo de seguridad. "La gente lo que tiene es temor, más allá de lo que perdió", reconoció. Para aventar el peligro de saqueos, centenares de efectivos del Ejército patrullaban los lugares donde se detectaron los mayores problemas. A su vez, el Gobierno anunció que se otorgarán subsidios y créditos a los damnificados.

Estragos en Buenos Aires

La magnitud de lo sucedido en La Plata relegó a un segundo plano los efecto de las lluvias en la capital argentina, donde fallecieron ocho personas y unas 450.000 personas resultaron afectadas.

Los espcialistas no dudaron después de ver las imágenes: el cambio climático llegó para quedarse, y todavía no se vio lo peor. La falta de previsión le añade un problema mayor a los embates de la naturaleza. El alcalde capitalino, Mauricio Macri, que aspira a competir por la presidencia en el 2015, fue sorprendido en una playa de Brasil cuando se desató la tormenta. Tuvo que regresar de inmediato, con su correspondiente costo político. "Soy un servidor público, tengo derecho al descanso", se defendió. El alcalde de La Plata, Pablo Bruera aseguró a través de su cuenta de Twitter que participaba de las tareas de asistencia. El diario 'Perfil' reveló que, en rigor, estaba en Río de Janeiro.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario