El Periódico

ELECCIONES EN IRÁN

Los iranís votan en masa en unas elecciones clave para el futuro del país

El Gobierno, ante la enorme afluencia de electores, alarga cinco horas el horario de votación

Los comicios son claves para el futuro de la política de acercamiento a Occidente

Día de votación en Irán por las elecciones.

ANTONIO BAQUERO

Día de votación en Irán por las elecciones.

Antonio Baquero Antonio Baquero ENVIADO ESPECIAL / TEHERÁN

@antoniobaqueroi

Viernes, 26 de febrero del 2016 - 10:08 CET

“YO VOTO. Por nuestro país, por nuestro futuro, por la sangre de nuestros mártires”. Durante toda la jornada, este mensaje, la versión iraní del “pásalo” español, ha circulado entre los jóvenes iranís a través de Telegram, (el servicio de mensajería más usado en Irán). El objetivo: movilizar a amigos y conocidos para que acudieran a votar a unas elecciones que todo el país, y en especial los jóvenes, consideran históricas ya que de ellas depende que Irán continúe por la senda del acercamiento con Occidente o vuelva a encerrarse en sí mismo.

Irán y su esquema teocrático

RAMON CURTO

Y el mensaje ha calado. A falta de cifras oficiales, la impresión de los responsables del Gobierno a pie de urna es que la participación en los comicios ha sido masiva, superior a anteriores citas electorales. Tanta ha sido la afluencia de votantes que, aunque en un principio se iba a votar hasta las seis, a media tarde se anunció que se alargaba el horario hasta las ocho, luego a las nueve, las diez, y finalmente hasta las once. En Teherán se acabó prolongando el voto hasta medianoche. A miles de votantes les atrapó la noche haciendo cola.

Una mujer ejerce su derecho al voto en Teherán (Irán).

Especialmente abrumadora ha sido la presencia de los jóvenes, que suponen el 60% de la población, y que ven las elecciones como una oportunidad histórica para que el país se abra y su situación mejore. “Está viniendo mucha gente a votar. Es muy satisfactorio”, comenta un inspector del Gobierno que está en un colegio del barrio de Jamarán, el barrio donde vivía el imán Jomeini, en la zona norte de Teherán.

Con la confianza de que la apertura traerá desarrollo económico, muchos iranís, de todas las edades, han acudido a las urnas. Así, a sus 86 años, Alí, padre de un mártir por la Revolución Islámica, habla con la ilusión de un joven asegura que “estas son las elecciones más importantes”. “Queremos más libertad y progreso. Estas elecciones pueden cambiar el estado de todo el país. Y lo pueden hacer a mejor”.

URNAS EN LOS COCHES

En muchos centros electorales de la capital, las colas de votantes son kilométricas, saliendo de los edificios y dando la vuelta a esquina. Las colas han durado más de una hora, y en varios centros se han acabado las papeletas y han tenido que traer más. En la mezquita Huseinia Irshad, tanta ha sido la afluencia de votantes que hubo que traer más urnas. Otros centros se han llenado tanto de votantes que se han sacado urnas y se han puesto en coches en la calle para que ejerzan el voto al sufragio aquellos a los que, por la larga cola, no les iba dar tiempo a entrar.

En total, 54,9 millones de electores estaban llamados a las urnas para elegir a los 290 diputados del Parlamento y a los 88 miembros de de la Asamblea de Expertos, un órgano religioso encargado de elegir al líder supremo en caso de fallecimiento o renuncia.

APOYAR AL PRESIDENTE

Mohamed, que pese a ser festivo tiene que trabajar, ha madrugado y a las 8 estaba en el centro electoral para depositar su voto. No oculta que ha votado a los reformistas. “Quiero que ganen. Tienen una visión más global y gente más preparada”, dice esperanzado y señala: “Hemos de conseguir un Parlamento que dé apoyo al presidente”.

Este trabajador pone sobre la mesa en qué clave se vota este viernes. El voto a los candidatos de la Coalición Inclusivsa de Reformistas refuerza al actual presidente, el moderado Ahmed Rohani, en su estrategia de deshielo con Occidente que ha permitido el acuerdo nuclear y el levantamiento de unas sanciones que estaban hundiendo la economía del país. Con el Parlamento de su lado, Rohani tendrá más margen de maniobra para enfrentar a los sectores más conservadores del sistema, liderados por el líder supremo, Alí Jamenei.

En cambio, una victoria de los candidatos de la Coalición Principalista, la lista que agrupa a los conservadores, amenaza con hacer descarrilar ese proceso de apertura, poniendo incluso en cuestión la evolución del acuerdo nuclear.

TEMAS

Informe SPORT. Todos los atacantes que maneja la secretaria técnica. Así está el rompecabezas del cuarto delantero

La Fiorentina no está en disposición de pagar los ocho millones que el FC Barcelona pide por Cristian Tello y está dispuesta a un cambio con Mario Gómez