El Periódico

Entradas MOUSTACHE

COMICIOS EN EL NORTE DE EUROPA

Durísimo castigo de los irlandeses a la política de austeridad de la coalición gubernamental

El primer ministro Kenny admite que no podrá mantener la alianza con el Partido Laborista tras los malos resultados electorales

Durísimo castigo de los irlandeses a la política de austeridad de la coalición gubernamental

AFP / PAUL FAITH

Seguidores del líder del Sinn Féin, Gerry Adams (centro), lo alzan a hombros tras su reelección, en Dundalk (Irlanda), este domingo.

Begoña Arce Begoña Arce LONDRES

Domingo, 28 de febrero del 2016 - 19:06 CET

Irlanda busca una nueva fórmula de gobierno, después de la condena en las urnas a la política de austeridad de la coalición saliente. Aunque no se conocerán hasta el lunes los resultados definitivos de las elecciones celebradas el viernes, el primer ministro, Enda Kenny, del Fine Gael, ya ha reconocido que no podrá mantener durante otros cinco años la alianza que formó con el Partido Laborista. Esta formación de centro ha sufrido pérdidas catastróficas, mientras que el Fine Gael, a pesar de haber sido el partido más votado, también ha retrocedido mucho más de lo previsto.

“Estoy decepcionado”, ha declarado Kenny, que había pedido a los votantes su apoyo para completar la recuperación económica, tras el rescate financiero de 67.000 millones de euros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, hace cinco años. Un rescate que ha llevado a recortes en sanidad, educación y otros servicios públicos y a la creación de impuestos, como el aplicado al consumo de agua, que levantó una ola de protestas. Muchas privaciones y sacrificios. Los irlandeses se han tomado ahora la revancha.

El principal partido de la oposición, el Fianna Fáil, que lidera Michaeál Martin, ha incrementado sus votos, después de los desastrosos resultados del 2011, al igual que el Sinn Féin, que se convertirá en el tercer partido de la República y aumentando sus escaños en un 50%.

INTERESES DIVERSOS

Los republicanos de Gerry Adams forman parte de quienes hicieron campaña contra la austeridad. En este grupo hay pequeños partidos y candidatos independientes, que han salido muy beneficiados, pero están tan atomizados y sus intereses son tan diversos que complican la formación de un nuevo Gobierno.

Irlanda corre el peligro de entrar en un periodo de ingobernabilidad. Una solución sería el pacto entre el Fine Gael y el Fianna Fáil, pero se trata de dos enemigos históricos, que difícilmente podrán trabajar juntos. Otra salida sería la celebración de nuevas elecciones. De momento, Edna Kenny se ha negado a discutir posibles opciones. “Quiero pensar que será posible, cuando haya resultados finales, formar un Gobierno que pueda trabajar para hacer frente a los muchos desafíos que tenemos por delante”, ha señalado Kenny.