El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

JUEGOS OLÍMPICOS 2016

El deporte se antepone a las fronteras en Río

El COI da su visto bueno a la partipación en los juegos de un equipo de refugiados que competirán bajo la bandera olímpica

Una siria, dos congoleños y una iraní podrían ser los primeros integrantes del conjunto y ya están entrenando para ello

El deporte se antepone a las fronteras en Río

DOSB/IOC/Mirko Seifert

Yusra Mardini entrenando en la piscina del Wasserfreunde Spandau 04 de Berlín.

BEGOÑA GONZÁLEZ BARCELONA

Jueves, 3 de marzo del 2016 - 11:19 CET

Yusra Mardini tiene 17 años, es siria y ahora entrena todos los días en una piscina construida para los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín. Hace tres meses abandonó Siria en una sobrecargada embarcación neumática con dirección a la isla griega de Lesbos junto a su hermana Sarah de 20 años y ahora podría convertirse en una de las integrantes del equipo olímpico de refugiados.

La joven siria, que llegó finalmente a Alemania como refugiada, entrena en el Wasserfreunde Spandau 04 de Berlín y cuenta, al igual que otros deportistas, con la ayuda de las becas de Solidaridad Olímpica otorgadas por el COI, destinadas a ayudar a los comités olímpicos nacionales más pequeños o de países subdesarrollados a poder preparar y clasificar a sus atletas para los Juegos en igualdad de condiciones. Pese a la beca y el respaldo del Comité Olímpico Alemán que la seleccionó, Mardini aun no es oficialmente participante del equipo olímpico de refugiados por los aspectos legales, pero ya tiene, como quien dice, un pie en la competición.

JUDO SALVAVIDAS

Algo parecido les sucede a Popole Misenga y Yolande Mabika, dos judokas que huyeron de la República Democrática del Congo hace tres años y buscaron asilo en Brasil. Ambos deportistas son originarios de Bukavu (en el este de la República Democrática del Congo) la zona más afectada por el conflicto más mortífero en la historia moderna de África, con más cinco millones de muertos y millones más sin hogar.

A Misenga y a Mabika,  solo la oportunidad de entrenar les ha cambiado la vida y les ha hecho recuperar el optimismo. Ahora ambos están entrenando tres veces a la semana en el Instituto Reação en Jacarepaguá con los miembros del equipo brasileño.

EXOLÍMPICA

El caso de la iraní Raheleh Asemani, de 26 años y refugiada en Bélgica, es totalmente distinto, pues además de contar con el respaldo del comité olímpico belga y haber sido miembro del equipo olímpico iraní, ya sabe que irá a los Juegos, aunque permanece la duda de si será bajo la bandera olímpica o la belga. Nacida en Karak, Irán, en 1989, Asemani quería ser gimnasta, pero siguiendo el consejo de su padre, se inició en el taekwondo en el año 2000 y nueve años después ya era una de las más competitivas en el circuito nacional.

Tras su éxodo, en circunstancias difíciles como el resto de refugiados, Asemani encontró un trabajo como cartera y trató de mejorar el francés hasta ahora, que está tramitando la consecución de la nacionalidad belga. La iraní ganó su plaza para formar parte del equipo olímpico del COI tras derrotar a la finlandesa Suvi Mikkonen en la final de la categoría de peso pluma femenino (-57 kg) en el Torneo de Clasificación Europea, celebrado en Estambul.

OPORTUNIDADES DEPORTIVAS

Asemani, Misenga, Mabika y Mardini podrán competir junto con otros atletas refugiados sin país de origen  en los Juegos Olímpicos de Río 2016 bajo la bandera y el himno olímpicos, en el recientemente denominado Equipo de Atletas Refugiados Olímpicos (ROA en sus siglas en inglés) según avanzó Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) en la Asamblea General de la ONU. Este miércoles, el COI ha ratificado la decisión.

El Presidente del COI, Thomas Bach, en su visita a Grecia.

La iniciativa pretende enviar un mensaje de esperanza y de confianza a los refugiados además de centrar la atención mundial sobre los 60 millones de refugiados según explicó Bach en su visita al centro de Eleonas (Grecia) Actualmente hay 43 potenciales atletas identificados, cuya participación e identidad se harán públicas a medida que vayan pasando las correspondientes pruebas de clasificación y cumplan los requisitos.

"En la actualidad, ninguno de estos atletas tendría la oportunidad de participar en los Juegos Olímpicos, aunque estuviera clasificado desde el punto de vista deportivo, ya que, por su condición de refugiados, se quedan sin un país de origen y sin un Comité Olímpico Nacional que representar", detalló Bach. El COI ha pedido también una tregua mientras se celebren los juegos Olímpicos y Paralímpicos de este año que alrededor de 180 de los 193 Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han prometido respetar.

UN EQUIPO MÁS

El ROA participará en la ceremonia de bienvenida como el resto de equipos, ocupando la penúltima posición en la marcha por delante de Brasil. Se alojará en las instalaciones olímpicas con el resto de equipos y tendrá la misma estructura técnica que el resto de equipos con su correspondiente Jefe de Equipo, entrenadores y técnicos.

En lo que a la representación oficial se refiere, como ya se había avanzado, se utilizarán la bandera y el himno olímpicos y el material y los uniformes serán costeados por el COI. Además, contaran con una póliza de seguros contratada por el COI y pasaran los mismos controles de dopaje que el resto de atletas en conformidad con la Agencia Mundial Anti-Dopaje (WADA).

Giuseppe Marotta, director general de la Juventus, se pronunció sobre los casos de Dani Alves y Javier Mascherano

Gerard Romero, colaborador de SPORT, lo avanza en la Cadena Ser