El Periódico

Canet Rock 2016

JADEN SMITH, QUE ACABA DE CUMPLIR 12 AÑOS, SIGUE LOS PASOS DE SU TAQUILLERO PADRE

El hijo de Will Smith se convierte en estrella gracias a 'Karate Kid'

OLGA PEREDA
MADRID

Lunes, 19 de julio del 2010

Acaba de cumplir 12 años y ya es una estrella. Jaden Smith, que ya apareció en En busca de la felicidad, tiene todas las papeletas para seguir la estela de su taquillero padre, Will Smith. Eso sí, con algunas diferencias porque si el padre se caracteriza por su trato exquisito con la prensa, el hijo está en las antípodas de la humildad y la timidez.

Con ropa ancha, andares de rapero y gafas de sol puestas en la cabeza, Jaden Smith presentó en Cancún (México) ante la prensa internacional Karate kid, que se estrena el 27 de agosto y donde retoma el testigo de Ralph Macchio, ese icono de los años 80 que no supo seguir en la estela del éxito. El remake, producido por papá y mamá Smith, ha sido una bomba en la taquilla estadounidense. Costó 31 millones de euros y solo en su primer fin de semana de estreno recaudó 43. El filme, del que ya han anunciado una segunda parte, pulverizó a otro de los estrenos más esperados, la nueva versión del también éxito ochentero El equipo A. Con este baño de masas, lo normal es que el chaval sea de todo menos humilde. La película, rodada en China, llegará a España el 27 de agosto.

A falta del señor Miyagi («dar cera pulir cera», ¿se acuerdan?) el papel de maestro para que el pequeño Dre Parker se defienda de los malotes del barrio recae en Jackie Chan, un dios en Oriente y un actor que siempre ha combinado el humor con las artes marciales a pesar de que en Karate Kid luce su lado más dramático. «Jaden Smith es un pequeño Jackie Chan», bromeó en Cancún el veterano actor, muy protector con el hijo de Will Smith, al que incluso le colocó las trencitas del pelo para que saliera mejor en las fotos. El niño viajó a México acompañado, entre otras muchas personas, de sus padres, que, sin embargo, no salieron en la foto para ceder el protagonismo a su vástago, que pasado mañana estará en Madrid.

INFANCIA DIFERENTE / «Hemos tenido una infancia muy diferente», explico Jackie Chan. «Él lo tiene todo. Y yo no tuve nada. Sin embargo, me he dado cuenta de que sus padres, que le han educado en casa, le han enseñado muy bien a respetar a los demás», subrayó el actor, cuya limitada capacidad de actuación no ha impedido convertirse en una de las mayores estrellas del cine asiático.

Fuera de la pantalla, Chan también ejerció de maestro del niño, que contó con otro entrenador de kung fu antes de rodar Karate kid. «El entrenamiento duró tres meses, pero, en realidad, he estado un año con ello», admitió el chaval, que sale bastante cachas en la película a pesar de su corta edad. Ante la curiosidad de los periodistas, el pequeño Smith contestó con un «no» rotundo a la pregunta de si el beso que da a una niña en la cinta era también el primero que daba en la vida real.