El Periódico

GENTE CORRIENTE

«Me gustaría vivir solo en un piso tutelado, estar tranquilo»

David Ubiñana ha participado en un ensayo científico sobre el té verde y su mejora de la cognición en personas con síndrome de Down

«Me gustaría vivir solo en un piso tutelado, estar tranquilo»

CÉSAR CID

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 18:31 CET

Este martes es el Día Mundial del Síndrome de Down, una afectación genética que, gracias a la inclusión laboral de quienes la sufren, convive con mucha más normalidad en nuestra sociedad que tiempo atrás. Estudios científicos para mejorar la vida diaria de las personas con el síndrome también lo procuran. Ayer fue presentado un proyecto que desarrollarán el Hospital de Sant Pau y la Obra Social La Caixa para la detección precoz del alzhéimer en personas con el síndrome. David Ubiñana (Barcelona, 1991) ha sido protagonista en otro ensayo, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), sobre los beneficios del té verde.

–¿Qué tuvo que hacer? Tomar cápsulas de té verde, todavía las tomo. Y también me hicieron muchos tests. Venía siempre con mi madre a ver a Rafa.

–Rafa, Rafael de la Torre, es especialista en toxicología del IMIM. Ha liderado el ensayo con un compuesto del té verde para mejorar funciones cognitivas en personas con síndrome de Down. Los resultados, positivos, han sido publicados en la revista referente en neurología 'The Lancet Neurology'. A mí me dijeron que así aprendería a hacer las cosas más fácilmente.

–¿Qué es lo que más le gusta hacer? Trabajar. He empezado a trabajar con un contrato en el hotel Central, en Via Laietana [Grand Hotel Central Barcelona]. Así gano dinero y podré pagar un piso, y el gas. Me gustaría vivir solo en un piso tutelado, estar tranquilo. Además, ya tengo novia.

–¿Cuáles son sus tareas en el hotel? Montar la mesa, poner los cubiertos y las botellas, y ayudar en la cocina.

–¿Es su primer trabajo? No. Antes trabajé en una cafetería, en Sant Andreu. Me gustaba mucho y me iba muy bien, pero cerró porque había poco dinero y pocos clientes.

–David vive en el barrio barcelonés de Les Corts y se organiza cada vez mejor para ser lo más autónomo posible. ¿Alguna vez se ha perdido en la ciudad? Sí, bueno, no. Un día fui a una fiesta y me entretuve mucho. Perdí el último autobús, y por los nervios perdí también el teléfono móvil. Pero como me sabía el recorrido del autobús, llegué a casa caminando.

–Sus padres me han dicho que gracias a las cápsulas de té y los tests [ejercicios de estimulación cognitiva] está más atento a todo y hoy, por ejemplo, ha llamado a los responsables de sus actividades de esta tarde para anularlas por esta entrevista. Se ha acordado y lo ha hecho solo. Sí, he llamado a la Fundació Aura y al grupo de música, Clams, para decir que no podía ir. Es que esta entrevista me hace mucha, mucha ilusión.

–¿Por qué le hace tanta ilusión? Porque seré famoso, y la verá mi novia. Ya he tenido otras novias, eh. Soy un ligón. ¿Sabes por qué me dejó la de antes? Porque miraba mucho el WhatsApp cuando estaba con ella. Ahora ya no lo miro tanto.

Me han dicho que es el más alegre de casa, y que al final de la jornada le pregunta a todos [tiene dos hermanos menores] cómo les ha ido en el trabajo. ¿Qué hace que esté contento? Mi familia y mi novia. Y ahora también mi trabajo en el hotel. Entro a las diez y salgo a la una. Salgo de casa a las 9.05 horas. Me despierto siempre sin despertador.

–Y por la tarde, ¿a qué se dedica? Cada día, una cosa diferente. En la Fundació Aura hago informática y conversación. Y el sábado, con el grupo de ocio de la Fundació Síndrome de Down, zumba y otras cosas. Con el grupo Clams, hacemos coros de grupos musicales y conciertos (www.clams.cat). El jueves voy al gimnasio, quiero tener tableta, como mi hermano.

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"