• Domingo 23 noviembre 2014, 09:28 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Enric Hernàndez

La clave

Enric Hernàndez

Director

El poder ciudadano

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Domingo, 6 de enero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Suscribo de la A a la Z la definición que del «poder ciudadano» hace hoy, en nuestro nuevo suplemento Más Periódico, Elena Alfaro: «Es el respeto que debemos tener hacia nosotros mismos. No puedes pretender que te hagan las cosas bien y a tu gusto si no aportas ni exiges. Tienes que participar, aunque sea cierto que hay que buscar canales porque cada vez hay menos». Entrevistada por la periodista Ana Pastor, Alfaro, una arquitecta madrileña reconstruida como activista en favor del derecho a la educación, lanza un reto en primera persona: «Yo no me voy a rendir».

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 9 de la sección de Opinión de la edición impresa del día 06 de enero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

Votar una vez cada cuatro años (o cada dos, si eres catalán) ya no basta. Manifestarse contra los recortes sociales y las alzas indiscriminadas de impuestos, tampoco. Aún menos abonarse a la crítica generalizada a los políticos o a la estigmatización de la actividad política, por muchos argumentos que brinden los partidos que la monopolizan, cuyas conductas a menudo revelan escaso interés en prestigiarla. No, la política, entendida como la gestión de los asuntos públicos, no es patrimonio de quienes rigen las administraciones o copan los órganos de representación; pertenece también, y sobre todo, a los ciudadanos que participamos en ella con nuestro voto, nuestra opinión o nuestras iniciativas para regenerarla. Esa es la política más noble. Ese es el poder ciudadano.

Después del 15-M

En mayo del 2011 el malestar social por los efectos de la crisis y la gestión que de la misma estaban haciendo los poderes públicos cristalizó en el 15-M. Una desestructurada, masiva y transversal oleada de protestas sacudió los pilares del sistema político al grito de «¡No nos representan!» Luego, el fulgor de este movimiento se ha desvanecido ante la impasibilidad de unos políticos que se resisten a cambiar, ni siquiera para que todo siga igual. Se apagaron los ecos del 15-M, pero la indignación persiste, e irá a más.

Ejemplos como el de Elena Alfaro nos muestran la senda a seguir: comprometerse, transformar el descontento en propuestas, aglutinar voluntades para cambiar lo que no funciona. Ejercer, en suma, nuestro poder ciudadano. Que, créanme, no tiene límites.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com