• Domingo 20 abril 2014, 12:51 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Elecciones al Parlament

DIARIO DE CAMPAÑA

Moisés, Artur y el caudillismo

"Por mucho que sea una única palabra, federalismo tiene tantas acepciones como voluntad haya de debatir sobre el concepto. ¿Será a la alemana? ¿A la americana?"

Viernes, 9 de noviembre del 2012 - 21:37h. Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Xavier Ginesta Periodista y profesor Universitat de Vic

Cuando la Brunete se pone en marcha, no hay quien la detenga. Da miedo, y quiere dar miedo. De hecho, y aunque el camino es cuesta arriba, mejor huir a la tierra prometida. Esto muestran las encuestas electorales --algunas incluso demasiado eufóricas para los intereses estratégicos convergentes, como la del CEO que les da mayoría absoluta-- y entronizan algunos carteles electorales: Artur Mas, al más puro estilo cinematográfico --como Charlton Heston en 'Los diez mandamientos' (1956)--, se pone al frente de la mayoría de un pueblo que, por propia voluntad, quiere dejar el yugo opresor (español) y construir un nuevo Estado. "Sin los vicios del pasado porque, si no, no nos vale la independencia", le recordaba Antoni Abad. Este empresario es presidente de la Cecot, patronal de pequeñas y medianas empresas que ha realizado una encuesta entre asociados que les ha dado que más de la mitad de ellos  ve con buenos ojos la independencia.

La red compara el cartel electoral de CiU con Moisés

La campaña ha comenzado como se esperaba, con la emoción a flor de piel y el suflé arriba de todo. Artur Mas es consciente del líder que representa para muchos catalanes --y la maquinaria electoral de la calle de Còrsega lo sabe y juega con la historia del imaginario compartido de las 'tietes' del 'president' Pujol-- al igual que, en el polo opuesto del eje nacional del unionismo, se ensaña con el 'president' asimilando su puesto mesiánico de estos últimos días con la deriva totalitaria que emprendieron algunos políticos del siglo pasado. 'Caudillismo', editorializa 'El País'; "Dictablanda", decía el diputado de C 's Jordi Cañas en el debate del programa 'Per llogar-hi cadires' de Canal Català TV. El problema, sin embargo, es que recurrir a este tipo de demagogia lerrouxista para analizar el escenario político del siglo XXI también recuerda formas políticas de otros tiempos.

Lo cierto es que, más finamente o no, el presidente ha conseguido llevar el debate donde le conviene: ahora que se han destapado los carteles-algunos, incluso cambiando la pared y la brocha por una pantalla de móvil gigante-se puede comprobar que la agenda queda dominada por el debate soberanista, por mucho que algunos intenten presionar para los recortes salgan a escena. "... I tant que podem. Dret a decidir, sí; drets socials, també", reza el cartel de los ecosocialistas, que, en el eje social, quizá tengan unos compañeros de bancada suficientemente interesantes como la gente de la CUP, según algunos sondeos. Ahora bien, a diferencia del desdibujado discurso soberanista de los verdes-derecho a decidir y poco más-, la CUP lo tiene claro: independencia y socialismo. Radicalidad.

¿Socialismo? El PSC prefiere dejar de lado parte de su ADN y pescar en el electorado indeciso asustado para emprender aventuras arriesgadas hacia el estado propio. Caminando por la rambla de Catalunya, he visto un primerísimo primer plano del alcalde Pere Navarro blanquecino colgando de las farolas. Es el perfil de alguien que quiere poner cordura a la situación, pero que aporta una solución pintada de demasiados matices y formas de entender el problema: 'Federalisme, l'alternativa sensata'. Como decía un antiguo profesor mío, un discurso debe poder entender "la 'tieta' de Cincinnati". Y, por mucho que sea una única palabra, federalismo tiene tantas acepciones como voluntad haya de debatir sobre el concepto. ¿Será a la alemana? ¿A la americana? Complicado, querido Pere, y el negro del reverso de la banderola no me genera nada de optimismo. Más fácil tendrán la campaña los partidos que apuesten por quedarse o por irse, sin tantos matices posibles. ¿Reduccionismo? Seguro, pero hasta que no cambien el sistema, los grandes partidos 'catch-all' catalanes y españoles (y el PSC lo es) se han configurado para ganar elecciones. Es la hora del esprint final.

http://in.directe.cat/xavier-ginesta

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)
Elecciones al Parlament

Elecciones al Parlament

También en elPeriódico.com