ESTRATEGIAS ELECTORALES Y ELECTORALISTAS

La batalla de las encuestas

"A CiU no le interesa que las encuestas pronostiquen la mayoría absoluta porque puede desmovilizar a su electorado, mientras que al PSC pueden causarle dos efectos de signo contrario"

Viernes, 9 de noviembre del 2012 - 12:12 CET

Las encuestas son uno de las herramientas más utilizadas en comunicación política, un elemento científico de información que nos permite analizar cuales son las necesidades del electorado; por qué se movilizan; qué opinan del candidato o de la última campaña que se quiere lanzar. En definitiva, información que ayuda a los equipo de campaña a elaborar un mensaje que llegue al público objetivo.

Otro objetivo distinto persiguen las encuestas publicadas. La intencionalidad y el uso de las mismas no es solo medir la opinión pública. Lejos de ser información aséptica, sin más objetivo que la información pura y dura, se convierten en una arma política dentro las estrategias de márketing de los partidos: generan y legitiman titulares y dan munición a los creadores de opinión.

La batalla de las encuestas es la del titular, aquel que influye sobre el votante en la percepción de cómo está la contienda electoral. En el caso de esta campaña, si CiU obtiene o no la mayoría absoluta, si el PSC continúa siendo la segunda fuerza de la oposición, si Solidaritat y la CUP se intercambian las posiciones... el resto de los datos que condicionan absolutamente la encuesta poco importa entre la opinión pública.

En la campaña electoral catalana, al contrario de lo que pudiera parecer a primera vista, a CiU no le interesa que en las encuestas publicadas pronostiquen su mayoría absoluta, porque podría desmovilizar su electorado y generar el efecto contrario al voto útil. En cuanto a los socialistas, el hecho de que las encuestas publicadas les otorguen una caída tan significativa puede provocar dos efectos de signo contrario: el efecto 'underdog', anglicismo con el que se conoce la capacidad de movilizar a un electorado socialista desencantado que no quiere ver como su marca electoral se hunde, como le pasó a Felipe González en 1996 en lo que se conoce como "la dulce victoria". Pero también podría generar el efecto contrario, el 'bandwagon' o carro ganador, por el cual, los votantes no querrían apoyar a una marca que cotiza a la baja.

Las encuestas son la salsa de cualquier campaña electoral, sobre todo, si como en esta precampaña hay divergencias notables entre las diferentes encuestas publicadas y públicas, diferencias que son producidas por las características técnicas (tamaño de la muestra, tipo de entrevista, fecha del trabajo de campo, cortes de variables) y por la interpretación o cocina. Las encuestas son fotos fijas que marcan tendencias, siempre y cuando no sean tendenciosas.

www.politikom.es

El entrenador opinó sobre el conflicto de la portería, por primera vez tras la marcha de Bravo al City

Máxima cautela, pero toda la seguridad de que Paco Alcácer vestirá la camiseta azulgrana en los próximos días. El Valencia, inmerso en una gran revolución de plantilla, ha pedido un par de días para poder concretar fichajes importantes