El Periódico

MANIPULACIÓN DE MOTORES

Volkswagen destapa que el expresidente conocía el 'dieselgate' antes de que estallara

El grupo solo ha revisado 10.000 vehículos de los 8 millones afectados en Europa

La marca sufre un acto de protesta de un humorista británico en el Salón del Automóvil de Ginebra

Volkswagen destapa que el expresidente conocía el 'dieselgate' antes de que estallara

AP PHOTO / CARLOS OSORIO

Prueba de emsiones de gases en un laboratorio de la agencia de protección del medio ambiente de EEUU.

Jueves, 3 de marzo del 2016 - 20:46 CET

El grupo Volkswagen se ha visto obligado a dar más información sobre el 'dieselgate' y a destapar algunos aspectos sobre la gestión de la crisis de trucaje de los motores. Las conclusiones de una investigación interna llevada a cabo por la compañía indican que el expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn estaba al corriente del problema desde mayo del 2014, 16 meses antes de estallara el escándalo al hacer pública la manipulación de los motores diésel la agencia de medio ambiente de Estados Unidos. Winterkorn, que sigue cobrando su sueldo de 16 millones, no frenó el caso al estimar que podía hacer frente a unas multas mucho más reducidas de lo que finalmente pueden ser.

Volkswagen ha tenido que salir al paso nuevamente, con un largo comunicado publicado en su página web, después de que varios medios de comuniación de Alemania denunciaran la mala gestión interna de la crisis y ante las demandas de accionistas por la ocultación de información sensible para las acciones de la firma, que han perdido un 28% desde que se destapara el fraude para maquillar las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) en septiembre del 2015.

Winterkorn fue informado el 23 de mayo del 2014 mediante una nota de las irregularidades en las emisiones de gases de los vehículos diesel con un motor EA 189 que había detectado un estudio del ICCT (International Council on Clean Transportation) para el presidente de la junta directiva de VW, Martin Winterkorn. "Si Winterkorn prestó atención a esta nota y en qué medida en ese momento no está documentado", señala ahora la nueva dirección de Vokswagen, encabezada por Matthias Müller.

IMPACTO EN AUDI

El 14 de noviembre del 2014, Winterkorn recibió otra nota con información sobre defectos en varios productos y se estimaba que la compañía podía recibir una multa de 20 millones de euros en Estados Unidos. La firma creó un grupo de trabajo en el verano del 2015 ante el fracaso de las medidas implementadas para reducir las emisiones de gases. El 27 de julio del 2015 algunos empleados de VW discutieron el asunto del diésel en una reunión en presencia de Winterkorn y de Herbert Diess, actual director de marcas. "No está claro si los participantes en este reunión entendieron en ese momento que los cambios que realizaba el 'software' violaban la regulación medioambiental estadounidense. Winterkorn pidió más explicaciones sobre el asunto", indica el comunicado de Volkswagen.

La marca Audi, que forma parte de VW, cerró el 2015 con un beneficio neto de 4.297 millones de euros, un 2,95 % menos que en el 2014 debido, en parte, a los efectos del 'dieselgate'. "Lamentamos lo sucedido. Vamos a garantizar la plena transparencia y asegurar que vamos a poner las cosas bien. Debido a un acuerdo válido con Volkswagen, los motores TDI de cuatro cilindros afectados no tienen un impacto directo en la rentabilidad del grupo Audi", ha declarado Stadler.

El nuevo vicepresidente de ventas de la marca Volkswagen y expresidente de Seat, Jürgen Stackmann, indicó en el Salón de Ginebra que hasta el momento se han revisado unas 10.000 unidades del modelo Amarok, de los ocho millones de vehículos afectados en Europa. Stackmann aseguró que Volkswagen no compensará económicamente a los clientes europeos con coches afectados a diferencia de Estados Unidos porque la situación en los dos mercados "es completamente diferente".

Unas horas antes de realizar estas declaraciones, Stackmann recibió una visita sorpresa para denunciar el 'dieselgate' mientras presentaba los nuevos modelos de Volkswagen en el escenario del estand de la marca en el Salón del Automóvil de Ginebra. Se trataba del humorista británico Simon Brodkin que interpretaba a su personaje Lee Nelson vestido como un mecánico de Volkswagen que interrumpía la presentación para "instalar un nuevo sistema para trucar el motor que nadie va a encontrar". Stackmann intentó salir al paso de la sorpresa respondiendo al humorista que "este coche es nuevo y no necesita ser reparado". Unos instantes después, los empleados de seguridad de la multinacional se llevan al actor del escenario.

No es la primera vez que Volkswagen sufre una protesta durante una presentación en un salón del automóvil. En octubre del 2012, varios miembros de Greenpeace se colaron en el estand y lanzaron botes de humo para denunciar las emisiones de gases contaminantes del primer fabricante europeo de vehículos. 

El FC Barcelona hizo oficial la renovación de contrato de Neymar Junior hasta el 2021 con una cláusula especial

Gabriel Jesus, protagonista de la portada de hoy