El Periódico

¿Currículums ciegos?

El Gobierno prepara un programa piloto de currículums sin foto y nombre como lucha contra la discriminación

Los expertos critican la falta de apoyo de la administración a las políticas de igualdad y el incumplimiento de la ley del 2007

BEATRIZ PÉREZ BARCELONA

Martes, 14 de febrero del 2017 - 18:27 CET

Un currículum ciego, es decir, sin fotografía, sexo, nombre y apellidos. Es lo que tratará de promover el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de un «programa piloto» para luchar contra la discriminación laboral y promover la paridad entre hombres y mujeres. Fuentes del Ministerio dirigido por Dolors Montserrat, que no han avanzado más información al respecto, aseguran que este proyecto estará listo en unas «dos o tres semanas».

Países como Francia, Alemania, Reino Unido, EEUU, Países Bajos, Suecia o Finlandia han ensayado diferentes medidas para garantizar la igualdad en la contratación. Su objetivo es esquivar la discriminación no solo de sexo, sino también por raza, origen o religión. Por ejemplo, el Ayuntamiento de La Haya (Holanda) ha comenzado recientemente a promover currículums sin el nombre y el país de origen del postulante para que no salgan perjudicadas las personas de minorías étnicas.

La primera vez que Dolors Montserrat habló de esta medida fue en la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados del diciembre pasado. La presentó como parte del plan de lucha contra la brecha salarial. Pero es la misma ministra que recientemente se ha negado a dar explicaciones sobre la suspensión de tres líneas de financiación del Instituto de la Mujer, sobre el fin de las subvenciones dirigidas a universidades para realizar posgrados y actividades sobre igualdad, así como para instaurar planes de igualdad que combatan la brecha salarial.

CRÍTICAS

Todas las entidades interrogadas consideran insuficiente la medida que pretende ensayar Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en España. La creen una tapadera que oculta una situación a la que el PP, consideran, no está haciendo frente: España es el sexto país de la UE con la mayor brecha salarial de género, según datos de Eurostat publicados el año pasado con motivo del Día de la Mujer. Esto significa que las mujeres españolas ganaron en el 2014 un 18,8% menos que los hombres (la media en Europa es del 16,1%).

«Los currículums ciegos no son la primera medida que se debe aprobar para romper la brecha salarial», explica Fina Rubio, presidenta de la Fundació Surt, que trabaja por la equidad de género. Lo principal, en su opinión, debería ser «incidir en los convenios y en las empresas», así como introducir las cuotas de género en las mismas. «Los procesos de selección deben ser sensibles con el género», afirma Rubio y, en este sentido, apunta a una de las problemáticas que encierra el currículum anónimo: aunque este no contenga información susceptible de ser interpretada discriminatoriamente, tras él hay una entrevista personal en la que los candidatos quedan al descubierto y en la que sí se producen sesgos.

«Esto es una medida pantalla para no entrar en lo que es importante», se queja Rubio. «En el campo de la igualdad, ha habido retrocesos muy fuertes en los últimos años, el apoyo en las políticas de igualdad ha caído mucho. No hay que olvidar que este es un gobierno de derechas y sus políticas inciden en la ocupación de las mujeres», concluye.

LEY DE IGUALDAD

Desde Agents per a la Igualtat d’Oportunitats (AIO), suscriben esta tesis. «El Gobierno quiere hacer titulares», asegura Marta Mas, quien se remite al artículo 5 de la Ley de Igualdad del 2007, el cual se refiere a la igualdad de trato y de oportunidades en el acceso al empleo. «Que actualicen la ley y que la activen. Nadie la cumple. Que el Gobierno ponga las medidas necesarias para hacerla cumplir». Esta ley aprobada por Zapatero es «muy valorada en toda Europa», aunque en España «no se despliega». «Lo que no podemos es desmerecer las leyes que tenemos», se queja Mas.

«Todas las medidas encaminadas a luchar contra la discriminación nos parecen muy bien. Pero la de los currículums ciegos, por sí sola, es insuficiente», cuenta Rosa Durango, responsable de Empleo y Formación de la Federación de Mujeres Progresistas. «Hay que ir más allá y trabajar en los procesos de selección, donde sigue habiendo preguntas discriminatorias a mujeres, como si tienen pareja o si desean tener hijos», dice Rosa Durango. Para ello, se deben promover planes de igualdad en las empresas, así como trabajar la «valoración objetiva» de los candidatos.

ESTUDIOS

En las últimas décadas se han llevado a cabo diversos estudios que probaban que existen prejuicios a la hora de analizar los currículums de hombres y de mujeres. El más reciente fue uno de la Universidad de Stanford (California) publicado en el 2012, en el que 127 personas recibieron varios currículums idénticos en los que solo variaba el género del nombre del solicitante (John y Jennifer, en función de su sexo).

La gran mayoría de hombres y mujeres seguían recompensando en mayor medida a John que a Jennifer, pese a que sus méritos eran los mismos. Los participantes en la prueba ofrecieron un salario inicial de 26.500 dólares al año para ella y de 30.200 para él.

DESIGUALDAD EN CATALUNYA

La brecha salarial en Catalunya es del 25,1%, es decir: las catalanas ganan un 25,1% menos que los catalanes. Así lo revela el informe La feina no té gènere, publicado por UGT Catalunya en marzo del 2016. La brecha salarial, según el sindicato, se incrementó durante la crisis, pasando del 24,4 % del 2008 al 25,1% del 2013.

Siguiendo el informe de UGT, el 50,3% de las mujeres ocupadas en el 2015 tenían estudios superiores, frente al 38,4% de los hombres. El mismo refleja que los estereotipos de género siguen estando presentes a la hora de situar a hombres y mujeres en el mercado laboral: un 69,9% de ellas están en el sector del comercio, hostelería, servicios públicos y actividades administrativas, mientras que el 53,5% de ellos ocupan puestos en industria, comercio y transporte.

El seleccionador de Brasil es un gran admirador del joven centrocampistas