El Periódico

TECNOLOGÍA

La canadiense Imperus compra la 'start-up' catalana Akamon por 22,6 millones

Salen de la compañía los principales inversores, incluido el cofundador Carlos Blanco, y Vicenç Martí sigue como consejero delegado

La canadiense Imperus compra la 'start-up' catalana Akamon por 22,6 millones

Martes, 17 de noviembre del 2015 - 14:31 CET

Las start-ups tecnológicas creadas en Catalunya continúan cosechando éxitos. Este martes se ha cerrado la venta de una compañía fundada hace solo cuatros años y que era referente de su sector, los casinos y el juego on line: la canadiense Imperus ha adquirido el 100% de Akamon por 24 millones de dólares (22,6 millones de euros).

«Es uno de los mayores éxitos de salidas de empresas del año en España y entre los 25 más importantes de todos estos años de las puntocom», destacó a este diario Carlos Blanco, que junto a Vicenç Martí fundó Akamon en el 2011 (heredera de Mundijuegos). La compañía de juego on line catalana ofrece más de 40 juegos a través de internet, tanto tradicionales como casinos, para el mercado español y para Latinoamérica.

El éxito de la compañía, que ha ido creciendo año tras año y que ya se encuentra en Ebitda (beneficio antes de impuestos) positivo, había despertado el interés de varias empresas del sector.

Finalmente, «hace siete u ocho meses» llegó la propuesta inicial de la canadiense Imperus, y comenzaron las negociaciones, que fructificaron en la firma de una opción de compra en septiembre. Al final, la firma de la compra se ha alargado «más de lo previsto» pues Imperus necesitaba cerrar una línea de financiación para afrontar la operación. Esto se logró hace unos días y ha permitido cerrar la compra de la empresa con sede en Barcelona.

Fruto del acuerdo, Imperus adquiere el 100% de las acciones de Akamon, por lo que salen de la firma prácticamente todos los inversores y fundadores. El mayor inversor era Blanco, con casi un tercio de las acciones, donde también estaban los cofundadores Martí, Jaume Ferré, Axel Serena, Carles Pons, José Vicente Pons y Daniel G. Blázquez (70% del capital); además de los fondos Axon Partners y Bonsai Venture Capital, que entraron en la firma en el 2013 con una inyección de 2,8 millones (y que han triplicado la inversión). Todos ellos se repartirán, según su porcentaje en Akamon, 20,2 millones de euros que Imperus pagará en efectivo.

Martí continuará ligado a Akamon como consejero delegado de la empresa, en la que seguirá gran parte del equipo directivo y que mantendrá las actuales oficinas de Barcelona. Martí ha recibido la mayoría del pago de la compra en acciones de Imperus.

Con oficinas en Barcelona, Valencia y Tel-Aviv, Akamon da empleo a un centenar de personas. Según reveló Imperus, Akamon facturó el año pasado unos 15 millones de euros, y este año prevé un Ebitda de 4,2 millones de euros. La compañía catalana tiene 450.000 usuarios diarios, con una base de clientes de alrededor de 25 millones en todo el mundo.

Blanco aseguró ayer que tras cerrar la venta de Akamon continuará invirtiendo en impulsar start-ups a través de Conector, la aceleradora de compañías tecnológicas que lidera, además de otros proyectos donde también es inversor, además del grupo Itnet. De hecho, según reveló, ya tiene en marcha «cuatro o cinco compromisos de inversión» que estaban solo pendientes de la venta de Akamon, y que ejecutará en breve tras cerrarse la venta a los canadienses. Además, según explicó a este diario, a medio plazo se plantea también crear un fondo inversor en start-ups. «Este es nuestro sector y seguiremos invirtiendo en él», concluyó Blanco.

En la presentación del acuerdo entre el Real Madrid y Telefónica, el presidente blanco reivindicó los principios del club