El Periódico

Amaral: Confesiones cruzadas

Eva Amaral y Juan Aguirre escriben por separado lo que piensan el uno del otro, reproches o piropos que escuchan por primera vez en esta entrevista

  • Acústico de Amaral: 'Llévame muy lejos'

    Acústico de Amaral: 'Llévame muy lejos'

  • Acústico de Amaral: 'Nadie nos recordará'

    Ferrán Sendra / Vídeo: Carla Fajardo

    Acústico de Amaral: 'Nadie nos recordará'

Viernes, 20 de noviembre del 2015 - 17:00 CET

Se conocieron en el olímpico 92. Fueron novios ocho años. Y superadas las rupturas (sentimental y con la discográfica internacional que lanzó el primer compacto), Amaral sigue sumando etapas como un sólido tándem. Pedalean en sintonía. Decidiendo ritmos y velocidades. El grupo zaragozano ha editado un nuevo disco, 'Nocturnal', tras cuatro años de sequía ['Hacia lo salvaje' salió en el 2011]. "Coincidimos en Zaragoza. Andábamos por la misma zona y nos hicimos amigos enseguida –relata Juan Aguirre–. Los dos estábamos igual de volcados en la música, lo que ayudó a que fuéramos pareja. Cuando rompimos, quedó la amistad. ¡Y el grupo! Hicimos solo un disco estando juntos, y publicamos seis más. No tengo hermanas, solo un hermano. Así que Eva es como mi hermana pequeña".

Como el trabajo anterior, 'Nocturnal' lo publican con su propio sello [Discos Antártida]. Y todas las letras tienen un mismo eslabón: "El amor ententido en su sentido más amplio, enmarcado en tiempos turbulentos, inciertos. Los protagonistas comparten, sienten... Buscan el equilibrio. La felicidad", describe el guitarrista.

Nocturnal

Es un disco oscuro, con arpegios distorsionados, bajos sobrealimentados y guiños electrónicos. La voz de Eva brilla en matices.

El compacto no incluye la polémica canción 'Ratonera', que en su momento presentaron como adelanto. Esa sonora colleja que le dedicaron a la clase política en el 2014, y que enfatizaron con un videoclip con dibujos a modo de cómic de Rajoy, Rubalcaba, Cospedal o Cascos apaleados o drogándose. "La descartamos porque fue muy viral y era una pena dejar fuera otras canciones por una que ya había escuchado tanta gente", se justifica el instrumentista.

Fue él, el músico pegado a su gorra/gorro, el que decidió que el grupo llevaría por nombre el apellido de ella. Y fue él, según revela, quien escribió la letra más exitosa de Amaral: 'Sin ti no soy nada'. ¿Era necesario relacionar el desamor con la siempre nociva dependencia emocional? "Ha ayudado a fomentar esta idea el hecho de que la cante una mujer, cuando se trata de la visión de un hombre", responde el autor. "Las palabras, el sentimiento, eran de Juan –asiente Eva–. Y no hace falta utilizar esta canción para defendernos del sexismo".

"En realidad, cuando la compuse la imaginé como una canción de amor, no de dependencia afectiva. Un poco extrema, de acuerdo. Y nos sorprendió la repercusión. La pieza habla de que entre los seres humanos, independientemente de si eres hombre o mujer, hay una dependencia afectiva que, insisto, no juzgamos. En el mismo disco ['Estrella de mar'] estaba 'Salir corriendo', que explica que no hay que aguantar nunca una situación injusta. ¡Debes pirarte!".

La complicidad que existe entre ellos es evidente. Basta con leer qué se atreven a confesar en la entrevista cruzada que sigue a continuación. Con ver cómo se contestan al oír los piropos y también reproches que previamente enviaron por escrito, por separado, y que ahora escuchan juntos por primera vez. Por cierto, ninguno de los dos sale corriendo.

LO QUE JUAN DICE DE EVA

1. "No deja de sorprenderme cuando eva me enseña una canción nueva, como no dándole la más mínima importancia, ¡y resulta ser un temazo!".

Juan: La situación es esta: viene con la guitarra y ese aire de inseguridad que le caracteriza, y ya en la primera escucha percibo que puede tener mucho impacto. En este disco me pasó con Unas veces se gana y otras se pierde. Y le convencí de que la grabara tal cual, con la misma guitarra acústica. Aunque luego le añadimos el ambiente de sintetizadores y tal, la armonía es la misma. Me causó tal impresión, que se me saltaron las lágrimas. Y esa era la sensación que quería que sintiera la audiencia.

Eva: Soy tremendamente insegura. Y ahí estábamos, es verdad: él delante y yo sin atreverme a mirarle. ¡No podía! Hubo un momento en que le vi, aunque solo por el rabillo del ojo. Se quitó las gafas, las dejó en la mesa, y pensé: esto es porque no le gusta nada y se aburre. Cuando por fin levanté la mirada y vi que estaba llorando, ¡eso sí que no lo esperaba!

2. "No soporto ver actitudes machistas hacia Eva. he explicado mil veces que los dos componemos en un plano de absoluta igualdad. yo toco muchas ideas de guitarra que se le ocurren a ella. Y compruebo cómo el mundo de la música reproduce muchas veces los esquemas machistas de esta sociedad".

Eva: Funcionamos como una unidad. Nunca nos planteamos en qué términos se escriben las canciones, si desde el punto de vista de un hombre o de una mujer. Y es curioso porque luego sales de esta burbuja en la que somos iguales y topas con la realidad. Se asignan roles donde no los hay.

Juan: Nuestra forma de funcionar hace que salte por los aires esta división de roles masculinos y femeninos. Y quiero añadir otra cosa: normalmente, los chicos quizá no somos tan conscientes de esta situación hasta que nos implicamos y trabajamos con una mujer. Es entonces cuando puedes empatizar. Y no me refiero solo con tu compañera, sino con el resto de mujeres que están en la misma situación. Y eso que estamos en el mundo occidental y ha habido un proceso, una pelea por los derechos de las mujeres. En otros lugares del planeta, ¡imagínese! Es algo que deberíamos pensar todos: no dependemos del género.

3. "A muchos de sus amigos nos encanta su faceta de fotógrafa. hace montajes espectaculares, tipo ‘collage’, y me encanta ver cómo disfruta del proceso. todas las fotos del nuevo disco las ha hecho ella con esta técnica. quienes la conocemos sabemos que podría haberse dedicado a las artes plásticas y al mundo audiovisual con la misma naturalidad con la que canta".

Juan: Aprovecho para aclarar que nunca hemos concebido el grupo como algo cerrado. El proyecto empezó a crecer y, obviamente, mucho más de lo que soñábamos. Y si no hubiéramos tenido esa idea inicial de apertura tan clara, habríamos fracasado. Hay algunos medios que intentaron desde el principio ubicarnos. Incluirnos en un cajón. Y a la gente lo que le llegaba era tan simple como que componíamos canciones, que una chica cantaba y un chico tocaba la guitarra. Mientras que la percepción que teníamos y tenemos nosotros, insisto, es que Amaral es un grupo sin fronteras, sin roles definidos como puedan tener, por ejemplo, los cinco Rolling Stones. Hemos hecho colaboraciones con otros músicos, y muy distintas. Y no han afectado al grupo. Entendemos que la banda no debe limitarnos. Que los compromisos adquiridos como Amaral no eran literales.

Eva: Eso es totalmente cierto.

Juan: Desde que conozco a Eva, le he dicho que no permita que nadie la limite. Y la empujo a desarrollar todo su potencial. Siempre la he visto como una artista global. Yo, en cambio, no me veo capaz de hacer muchas otras cosas con la misma solvencia. Vale, yo no soy malo a nivel de producción, ¡pero es que Eva es buena haciendo actividades muy diferentes! Siempre he tenido aversión a que nos clasifiquen. Y tanto la música, como cualquier expresión creativa, es como un viaje. Y esa inseguridad que tiene, así como ese deseo de hacer algo que realmente merezca la pena, es el mejor motor de evolución.

Eva: Siempre he sido inquieta. Estudié en la Escuela de Artes y Oficios técnicas de volumen, escultura, modelado y talla en piedra, alfarería... Siempre me han atraído otras disciplinas. A los 4 años devoraba cómics de Mortadelo y Filemón. De hecho, quería ser dibujante. Piense que mi padre pintaba, y ese mundo, todo el universo visual, me gusta mucho. Y todo lo que rodea a la música en nuestros discos me parece de lo más estimulante, bonito, divertido. Se me ocurren muchas cosas, no solo canciones. Ah, y sobre las fotos de la carátula... ¡No me considero fotógrafa, no quiero ofender al gremio! Lo que hago es juguetear.

4. "Hay algo a lo que me cuesta acostumbrarme: su tendencia a llegar tarde. no es que yo sea el rey de la puntualidad, pero es como si el tiempo fuera elástico para Eva".

Eva: Exagera. Y, como bien dice, él no es precisamente el rey de la puntualidad. Además, he mejorado mucho.

Juan: Eso es verdad.

Eva: Lo peor es que llego tarde y lo paso mal. Voy con el corazón en la boca. Me organizo mal, vaya.

5. "Me encanta que me descubra grupos nuevos. sobre todo relacionados con la electrónica o la música de baile que ella pincha en su faceta de ‘disc-jockey".

Eva: ¡Y a mí me encanta que venga a nuestras sesiones!

Juan: Desde que éramos jóvenes y trabajábamos o tocábamos en los bares, aprendimos que la música tiene un punto de catarsis colectiva muy importante. Sobre todo, la popular: rock, pop, la música de baile... Los bares son un buen sitio para descubrir a artistas, porque tienen el aliciente de que son lugares lúdicos. Estaría bien hacer un disco pensado para que suene en un bar. Sería algo para celebrar. Festivo.

Eva: Disfruto mucho en esta nueva faceta. Pinchar discos en bares de amigos era algo que pensé que no me atrevería a hacer, porque supone mucha responsabilidad ser la banda sonora de la noche de las personas. Pero de tanto insistir, al final accedí a probarlo y... ¡me lo paso tan bien! Durante los dos últimos años lo hago junto a mi amigo Xabi y parece que juguemos un partido de pimpón. Competimos a ver quién pone el temazo que haga salir a bailar a más gente.

LO QUE EVA DICE DE JUAN

1. "Me pone nerviosa que en los conciertos me pregunte qué canción es la que sigue, en lugar de mirarlo en el ‘set list’. A veces se queda pensando en los efectos de la guitarra, o cambia la afinación...y nadie de la banda sabe por dónde va a salir. Juan se queda en su mundo. despistado. impredecible".

Eva: Es que me pone nerviosísima. Aunque, en realidad, si lo pienso bien, no está tan mal: te quita la sensación de que todo está planeado.

Juan: Vaya. No tengo nada que añadir [risas].

2. "Me encanta cuando me llama para decirme: ‘está mal que yo lo diga, pero creo que tengo un temón".

Eva: Además, como tiene esta especie de incontinencia, sucede tan a menudo... ¡Y ya pueden ser las tantas de la noche!

Juan: Cuando digo que tengo un temón es siempre desde la objetividad. La subjetividad aquí no existe. Cuando soltamos una canción, para nosotros es perfecta, aunque luego pensemos que podríamos cambiar alguna cosa y tal... Sale de casa vestida de domingo, hecha un pincel... Y entonces, a saber qué le pasa después, si le ha mordido un perro o qué. Porque cuando le llega al crítico y no le ve nada positivo, ya no habla de la canción, o del disco, sino de sí mismo.

3. "Me desespera cuando vamos a subir algo a la web o a las redes sociales y se tira horas buscando el adjetivo adecuado para cada frase".

Eva: Yo simplemente pondría: "Hola a todos, mañana estamos en Barcelona". Y viene él y dice: "¿Y si en vez de estamos ponemos iremos?" ¡Le da tantas vueltas a todo! Debe de ser por su carácter, que es el que le llevó, evidentemente, a estudiar lo que estudió: Filosofía.

Juan: Nada que objetar...

4. "Me gusta cuando viene a verme pinchar a algún bar donde suelo poner música junto a mi amigo Xabi. Y lograr que se sorprenda, descubrirle canciones y grupos. ¡con lo enciclopédico que es!".

Juan: La verdad es que los dos somos bastante curiosos. Y no solo en el terreno musical. Viajar es para nosotros un regalo del cielo. Hemos estado últimamente tocando en Europa, donde habíamos actuado poco, y en América, tan inabarcable... ¡Hay tanto por aprender! Una característica que tenemos en común es la curiosidad.

5. "No soporto cuando me llama por teléfono y me PIDE ‘¡escucha!’. y se pone a tocar algo que acaba de componer. por teléfono se oye fatal. y ni siquiera me da tiempo a decirle que estoy en la calle o rodeada de ruido".

Eva: Necesitaba decirlo porque es una manía que tiene.

Juan: Bueno, en realidad lo hemos solucionado con las notas de voz. Ya ves: ¡la tecnología es mi amiga! [risas].

Eva: ¿Y por qué lo sigues haciendo? Bueno, ya lo ves, así funcionamos. De forma caótica y anárquica.

El exmadridista Álvaro Arbeloa volvió a acordarse de Gerard Piqué