Venta anticipada Raimon en el Auditori 2015

GENTE DE horta-guinardó / Educador social. director del cENTRO JUVENIL MARTÍ-CODOLAR

Raúl Lerones: «Acompañamos a los jóvenes en desventaja»

Raúl Lerones es el director del Centre Juvenil Martí-Codolar, en el barrio de La Clota. La entidad parte de una iniciativa social, promovida por los Salesianos. El centro ha recibido un Premi Horta-Guinardó 2012.
SARA MINGOTE
BARCELONA

Jueves, 27 de diciembre del 2012

El director 8 Raúl Lerones posa en un patio del Martí-Codolar.

Raúl Lerones (Barcelona, 1968) dirige el Centre Juvenil Martí-Codolar, entidad salesiana que hace unos días recibió uno de los XXVI Premis Horta-Guinardó 2012 por su tarea en el ámbito educativo, asociativo y tiempo libre.

-Están en el barrio de La Clota.

-Sí. La Clota es un barrio muy rural, con aire de pueblo, con huertos y masías. Hay gente afable y trabajadora. Somos una gran familia, poco más de 400 vecinos en todo el barrio.

-¿Cómo entró en el Martí-Codolar?

-Hace 10 años que estoy como director pero la conocí mucho antes, cuando vine aquí a hacer de voluntario. Supe que este era mi sitio y, tras trabajar en la escuela pública, volví.

-¿Qué hacen en el centro?.

-Tenemos tres ámbitos de actuación. El social, el de tiempo libre y el de la comunidad cristiana. En el social tenemos proyectos como el de la unidad de escolarización compartida, el proyecto Clau y el centro abierto. Luego, en el ámbito del tiempo libre tenemos un esplai de fines de semana y un casal de verano. En lo que se refiere a la comunidad cristiana trabajamos la búsqueda de sentido en un continuo diálogo con otras religiones.

-Todo esto es vocacional.

-Sí, nos sentimos educadores. Queremos acompañar a los niños y jóvenes que se encuentran en una desventaja social. Trabajamos en el barrio y para el barrio, con aquellos que nos necesitan. Queremos ser una propuesta integral que da prioridad a aquellos que tienen carencias socioeducativas.

-¿Cómo lo hacen?.

-Acogiendo de forma incondicional y con un acompañamiento personalizado de los niños y jóvenes en grupos reducidos. Estamos muy atentos al proceso educativo de cada persona. El objetivo es que ellos sean los protagonistas. Deben intentar despertar, motivarse para poder comprometerse personal y socialmente.

-¿Cuáles son los resultados?.

-No hablamos de resultados, sino de procesos. Para los educadores sociales la humildad y la paciencia son valores clave para educar a estos jóvenes. En sí mismos los procesos pueden llegar a ser pequeños resultados que vislumbran cambios.

-Recibieron el premio del Distrito.

- Nos ha hecho mucha ilusión. Desde el año 1954 una cadena humana ha sido capaz de ofrecer respuestas educativas a todo aquél que se acercaba a esta entidad salesiana.

-¿Hay mensaje religioso?

-Sí, pero admite todo tipo de creencias. El mensaje es apasiónate, motívate, busca razones y formúlate preguntas. Lo importante es que la persona busque aquel sentido que le permita apasionarse.

-¿Cómo actúan en el tiempo libre?

-Contamos con más de 80 voluntarios. El esplai de fin de semana tiene 25 monitores que atienden a 80 niños. En el casal d'estiu atendemos a 180 jóvenes del barrio con un equipo de 40 voluntarios.

-Y han innovado.

-Sí, introduciendo un servicio de asesoramiento e intervención psicológica y psiquiátrica, dando formación a través de una escuela de padres y madres, y trabajando las alianzas con empresas con el fin de trabajar todos juntos la responsabilidad social corporativa.

-¿Qué les falta?

-Hemos crecido de manera exponencial pero aún hay que sensibilizar, lograr que nuestro trabajo sea más visible. En estos momentos tan complicados debemos ser creativos y recuperar más que nunca el concepto comunitario .

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario