• Miércoles 23 abril 2014, 12:55 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

ÚLTIMA HORA El Barça podrá fichar en el mercado de verano, tras admitir la FIFA el recurso

GENTE DE LES CORTS | Licenciada en Bellas Artes. Voluntaria de cáritas

Cristina Castillo (Zaragoza, 1948) estudió Bellas Artes y ha trabajado siempre en educación a distancia. Ya jubilada, dedica unas horas a la semana a repartir ropa y alimentos a los que cada vez más necesitan esta ayuda.

Cristina Castillo: «En el lumpen hay gente maravillosa»

Miércoles, 9 de enero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
CARME ESCALES
BARCELONA

Subida a un andamio junto al altar de la Mercè que restauraba en el interior de la iglesia de Sant Ramon Nonat, Cristina Castillo vio entrar a alguien. En silencio y sin ser vista, reconoció a una gitana con sombrero que había visto alguna vez bailando en la Rambla y pidiendo limosna. Aquel día, la mujer entró en el templo de Les Corts, se situó frente a la virgen de Montserrat y se puso a bailar.

Altruista 8Castillo presume de sentirse bien ayudando a los demás. MARIA PUJOL

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 46 de la sección de Distritos de la edición impresa del día 09 de enero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

-¿Qué sintió cuando vio aquello?

-Aquel día tuve una medio conversión. Yo soy católica practicante, pero también tuve, a los 24 o 25 años, mi separación de la Iglesia. En esa edad fui muy crítica y veía a la institución carca. Hasta que, ya cuando mis hijos fueron mayores, una amiga del barrio me comentó que buscaban a alguien para restaurar unas pinturas de la iglesia. Y me ofrecí para hacerlo altruistamente. Desde dentro, me di cuenta de que no siempre se ve lo que la Iglesia hace por la gente. Y el baile de aquella mujer me acabó de mostrar el sentido de la fe. Y me empecé a involucrar.

-Pero, aunque la Iglesia ayude, mucha gente es reacia a la institución.

-Sí... Eso frena y mucho. Recuerdo una nevada en la que hicimos entrar a la gente a la iglesia a refugiarse porque había una cola inmensa y fuera hacía mucho frío. Pues hubo gente que no quiso entrar.

-Su espiritualidad se ha traducido en acción.

-Yo siempre he sido mucho más activa que pasiva. Y en Cáritas encontré mi manera de poner en acción mi vida espiritual. Empecé en el programa Ayúdate ayudando, que anima a coser o pintar a mujeres mayores y lo que hacen se vende en Navidad.

-Y ayuda con ropa y comida.

-Sí. Desde hace 15 años que Cáritas reparte ropa desde esta parroquia dos días a la semana y, alimentos, todas las semanas.

-¿Todas familias son del barrio?

-Nuestra parroquia abarca el barrio de La Maternitat i Sant Ramon, en Barcelona, y una parte de la ciudad de L'Hospitalet de Llobregat. Las asistentes sociales de cada lugar y la de Cáritas nos envían a la gente. Y si llega alguna mujer embarazada, por ejemplo, que no sea de esta jurisdicción parroquial, también le damos ropa.

-¿A cuántas personas atienden?

-A unas 250 familias al mes, unas 600 personas. Cuando empecé, eran solo unas 30 o 40 familias al mes.

-¿El perfil también ha cambiado?

-Sí. Ahora en la cola no hay solo pañuelitos de mujeres árabes o latinas, hoy hay muchas personas de aquí, catalanas.

-¿Cuál es el momento que más aprecia en esta labor altruista?

-Venir aquí me anima muchísimo. Pero uno de los momentos más gratificantes es cuando entregas un cochecito de bebé a una madre que carga a su recién nacido. En eso momento le entregas una gran libertad. Esa cara de alegría emociona. También es enormemente satisfactorio cuando te vienen a contar que han encontrado trabajo. Tú te alegras con ellos, no por ello, porque tú vives sus problemas, te das cuenta de que son reales y también descubres que en el lumpen de nuestra sociedad hay gente maravillosa.

-¿No se lleva a casa los problemas de los demás?

-Es muy difícil dejarlos en la puerta. Con el tiempo, me he dado cuenta de que ahora, pensando en todos ellos, me reprimo de comprarme algunos artículos que son muy caros.

-¿Es difícil encontrar voluntarios?

-La mayoría somos jubilados. Sí hay quien quiere ayudar, pero la solidaridad también pide compromiso.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Barcelona

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com