• Jueves 27 noviembre 2014, 14:00 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Manda Alonso

La prensa italiana destaca la «alonsización» de Ferrari ante el estreno del nuevo monoplaza

Sábado, 19 de enero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
MIGUEL MARTÍNEZ
MADDONA DI CAMPIGLIO

N o es la primera vez que lo dice. «Michael Schumacher empleó cinco años en ganar su primer título con Ferrari», recuerda Fernando Alonso con frecuencia. La última, esta misma semana, entre cenas y bajadas de esquí en la estación de Madonna di Campiglio. No es un consuelo, sino una forma de comparar dos situaciones similares. Como en la época del alemán, Alonso es la punta de lanza de los profundos cambios del equipo: en su forma de trabajo, en su estructura tecnológica, en sus cerebros... Cambios que necesitan tiempo para traducirse en resultados. «Este año recogeremos los frutos», anuncia el director, Stefano Domenicali. La llegada de Pedro Martínez de la Rosa es un paso más en la modernización del equipo y también otra muestra del peso del bicampeón asturiano en Maranello.

Alonso y Massa se hacen la última foto con el Ferrari 2012. El 1 de febrero dispondrán del nuevo monoplaza. EFE / MATTEO BAZZI

Alonso y Massa se hacen la última foto con el Ferrari 2012. El 1 de febrero dispondrán del nuevo monoplaza. AP

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 518 de la sección de Polideportivo de la edición impresa del día 19 de enero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

La drástica reducción de entrenamientos privados derribó los cimientos sobre los que se apoyaba el trabajo de Ferrari. De probar en pista casi a diario en el 2005, se pasó a solo 15 días en todo el año desde el 2008. Así que los equipos más fuertes se vieron obligados a buscar otras fórmulas para desarrollar los coches: el túnel de viento, los potentes ordenadores de CFD y los simuladores, un área en la que Ferrari ha ido remolque de McLaren y Red Bull.

Llegada de ingenieros

El aterrizaje de Alonso, en el 2010, desencadenó una cascada de transformaciones en el equipo que comenzó con el fichaje de Pat Fry, el ingeniero inglés con el que el asturiano trabajó en McLaren. «Pat está reorganizando el equipo, colocando a cada uno donde más rinde, cambiando la forma de trabajo», desveló esperanzado el piloto tres años atrás.

Entre otras cosas, Fry reclutó a un batallón de ingenieros. Neil Martin, procedente de Red Bull, fue el primero. Después llegaron Steve Clark, Rupad Darekar y Lawrence Hodge, especialistas aerodinámicos, además de Jonathan Heal, experto en cálculo; el griego Ioannis Veloudis, especialista en dinámica de fluidos por ordenador, y el italiano Giacomo Tortora, con una gran experiencia en la simulación.

«Este año habrá fichajes aún más importantes que el de Pedro para mejorar nuestro coche», avanza Alonso, que recuerda todos los hombres, entre ellos los míticos Ross Brawn y Rory Byrne, que llegaron a Maranello de la mano de Schumacher.

De la Rosa se ocupará básicamente del simulador, tarea que desempeñó con éxito en McLaren, aunque su aterrizaje en Maranello ha causado la sensación entre la prensa italiana de que «Ferrari se está alonsizando». Así se lo espetaron a Domenicali. «Bueno, Marc [Gené] ya estaba con nosotros antes de que llegara Fernando y Pedro es un piloto muy experimentado en el simulador. Nosotros nos fijamos en el talento de las personas, no en su pasaporte», se defiende el director de la Scuderia.

Igualar a los mejores

Pero sí, Alonso ha tenido que ver con la llegada de De la Rosa, con la de Fry, con la del Banco Santander como patrocinador principal... Su peso en el equipo es enorme, «más del que Schumi tuvo en su día», asegura sottovoce la gente del equipo. El asturiano responde en la pista con el máximo rendimiento y exige a los suyos lo mismo en la fábrica. «Si no hemos estado al nivel de Red Bull en los últimos años es por un cúmulo de circunstancias: infraestructuras, capacidad de desarrollar y de inventar... Ha habido dobles difusores, escapes, conductos F, muchas novedades, pero siempre hemos ido a remolque, no éramos nosotros los que teníamos la idea. Nos hemos quedado un poco atrás estos años. Debemos ser nosotros los que innovemos y espero que en este 2013 lo consigamos, por el bien de todos», añade.

Domenicali también lo cree. «Este año veremos los resultados de muchos cambios, no solo por la llegada de nuevos talentos, sino porque, desde hace dos años, hemos cambiado la metodología de trabajo». Y añade: «Empezamos el desarrollo del coche de este año en el túnel de viento de Toyota, y allí nos mantendremos porque nuestro túnel de Maranello nos ha dado problemas. Es la decisión acertada porque, en este apartado, es vital no fallar».

Trabajo en la fábrica

De la Rosa ayudará en el simulador. Trabajaba casi a diario en el que McLaren construyó en Woking, la galáctica sede del equipo, nada que ver con la imagen que, en este sentido, ha ofrecido Maranello hasta la fecha. McLaren ya va por la tercera generación de su simulador y se permite el lujo de alquilar a otros equipos las anteriores versiones, esos ingenios computacionales llenos de brazos neumáticos sobre los que se colocan los monoplazas para reproducir las condiciones reales de los circuitos. Por fin, Ferrari ha hecho una fuerte inversión en la modernización de su simulador, así como en la potenciación del desarrollo de proyectos por CFD y en el alquiler del túnel de Toyota. Por eso necesita a un experto como De la Rosa (41 años, 10 de trabajo en el simulador de McLaren) para sacarle todo el jugo al artilugio.

Alonso tiene mucho que ver con la llegada del catalán, como lo tiene en la renovación de Felipe Massa. «Siempre he dicho que Felipe es uno de los mejores pilotos del mundo». El apoyo del asturiano ha mantenido al brasileño en Ferrari tras un comienzo de año muy malo. Cuanto mayores eran las críticas a Massa, mayor era el respaldo de Alonso. «Cuando leo los nombres que se barajan para sustituir a Felipe, me entra la risa, no se le pueden ni comparar», insistía para defender a su compañero. «Fue el peor año de mi vida, el momento más difícil y complicado de mi carrera. La gente se ensañaba conmigo. Así que tuve que cambiar de mentalidad. Durante las vacaciones de verano me relajé, me centré en la familia y aprendí a aislarme de los comentarios y de las críticas, a centrarme en mi trabajo. Y todo cambió después», afirma el brasileño, capaz de igualar y mejorar el rendimiento de Alonso en algunas ocasiones en la última parte del Mundial de F-1. «Eso es lo normal, un rendimiento próximo. Lo extraño es la diferencia de puntos con la que acabamos este año», lo defiende Alonso. «Si la situación se repite, si al final Fernando tiene opciones al título y yo no, le volveré a ayudar de nuevo, desde luego», insiste agradecido Massa.

«Tenemos una pareja de pilotos equilibrada y, desde luego, no contemplamos el fichaje de Sebastian Vettel», refuerza Domenicali, por si alguien ha pensado alguna vez en la posibilidad de que el alemán aterrice a Maranello. No, Vettel no encaja en la alonsización de Ferrari, en esa expresión acuñada por un periodista de La Gazzetta dello Sport que no hace más que plasmar el papel que el español juega en este equipo que se está transformando para darle, de una vez, un coche ganador. «Bueno, aún estoy en los números de Schumacher, aún tengo una temporada de colchón para empezar a ganar títulos», recuerda el Nano a punto de estrenar bólido.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Deportes

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com