El Periódico

MONTAÑISMO / TRAGEDIA EN EL HIMALAYA

"Ha sido imposible rescatar a Juanjo. Una rotura a esta altitud es mortal", afirma un compañero de Garra

Lleida decreta dos días de luto por el fallecimiento del alpinista en el Dhaulagiri, donde deberá permanecer su cuerpo

Tres serpas intentaron sin éxito bajar al alpinista leridano hasta el campo 3, a 7.300 metros, pero su delicado estado físico impidió el rescate

JORDI TIÓ / Barcelona

Lunes, 27 de mayo del 2013

El alpinista catalán Juanjo Garra, en una imagen de archivo.

Pese al denodado esfuerzo para rescatarlo con vida, el alpinista catalán Juanjo Garra no ha podido finalmente superar la cuarta noche al raso en el Dhaulagiri y ha fallecido a 7.600 metros de altura, donde se encontraba desde que el pasado jueves se fracturó un tobillo cerca de la cima (8.167 metros), según ha confirmado su familia en su blog personal. Aunque dos serpas habían llegado el domingo a la altura del montañero de Lleida, de 49 años, su delicado estado hizo imposible el milagro. "Ha sido imposible rescatar a Juanjo", dijo este lunes a Efe Manuel González, compañero de ascensión. "La situación era muy grave. Una rotura a esta altitud es mortal", contó González desde Katmandú, donde se recupera de una congelación de ambos pies.

Hasta el último momento se confió en un milagro. Garra no estaba solo. Kheshap, otro serpa nepalí, le acompañaba desde el momento del accidente. Los dos serpas que habían contactado con Juanjo empezaron a bajarle inmediatamente hacia el campo 3 (7.300 metros), aunque de forma muy lenta, tanto por el mermado estado físico del leridano como por la dificultad del terreno, una inclinada pared de hielo que debían ir equipando con cuerdas fijas para poder hacer un rescate lo más seguro posible.

MÁS REFUERZOS

Al mismo tiempo, otro serpa y el alpinista y médico asturiano Jorge Egocheaga ascendían también a marchas forzadas desde el campo 3 para encontrarse con el grupo de Juanjo y ayudar en el complicado rescate. Egocheaga fue trasladado ayer por la mañana en helicóptero hasta ese campamento de altura aprovechando un instante de buen tiempo, lo que permitió el descenso del aparato.

Sin embargo, no pudo hacer lo mismo con el catalán Ferran Latorre y el vasco Álex Txikon, a los que también pretendía subir hasta esa altura pero que finalmente tuvieron que descender sobre los 6.400 metros, cerca del campo 2, desde donde inmediatamente también empezaron a subir para unirse en las próximas horas al grupo.

Los dos alpinistas nepalís, tras más de 15 horas ininterrumpidas de ascenso, en otra encomiable muestra de solidaridad, pudieron suministrar oxígeno a Juanjo, medicinas y alimento sólido y líquido. Los restos mortales de Garra permanecerán en el Dhaulagiri, al ser difícil y muy arriesgado su transporte.

LUTO EN LLEIDA

El Ayuntamiento de Lleida ha decretado dos días de luto oficial en homenaje de Garra, que era "un alpinista excepcional" y uno de los deportistas de élite más importantes de la historia de Lleida, en palabra del alcalde, el socialista Àngel Ros.

Este lunes por la tarde (19.00 horas) tendrá lugar un acto de recuerdo de Garra en la plaza de Cinto Verdaguer, junto al monumento conmemorativo del centenario del Centre Excursionista de Lleida, del que formaba parte el montañero fallecido.