El Periódico

Un 'infiltrado' corrió dos etapas de la Titan Desert, en Marruecos

El ciclista viajó hasta Tánger, donde compró una bici por 100 euros y se coló en la carrera

Un 'infiltrado' corrió dos etapas de la Titan Desert, en Marruecos

TITAN DESERT

Participantes de la Titan Desert, en acción.

SERGI LÓPEZ-EGEA / Barcelona

Domingo, 4 de mayo del 2014 - 21:06 CEST

Un ciclista aficionado sevillano, al que los participantes de la Titan Desert 2014, carrera que finalizó el viernes en el desierto del Sáhara, denominaron 'el infiltrado', corrió parcialmente dos etapas de la prueba marroquí, sin estar inscrito en la carrera, después de viajar por su cuenta a África y descubrir el recorrido de la competición.

El cicloturista viajó desde la localidad de Dos Hermanas para cruzar el estrecho en transbordador y se dirigió a la ciudad marroquí de Tánger. Allí adquirió en un comercio local una bici por 100 euros, que contrastaba con las que llevaban los participantes, máquinas de última generación con precios difícilmente por debajo de 2.000 o 3.000 euros, imprescindibles para resistir la dureza de la carrera. Sin embargo, este ciclista, que siempre vestía publicidad de una entidad de seguros vasca, colocó alforjas en los laterales de su bici. Para más contraste, en vez de calzar las zapatillas de ciclismo de montaña con sus correspendientes fijaciones automáticas al pedal, lo propio para una prueba de esta dificultad, pedaleó con chanclas.

Algunos participantes le ofrecieron barritas energéticas, aunque el cicloturista les informó que él personalmente recogía las que encontraba en la pista, ya que muchas veces, con la velocidad, se les caen a los corredores y no pueden parar a buscarlas. Asimismo les informó que dormía con los beberebes y comía con ellos. En concreto, en la etapa maratón que se celebró el pasado lunes, con el campamento a casi 2.000 metros de altitud, indicó que él pernoctó a la intemperie. La organización, conocedora de la situación, decidió ofrecerle agua, como al resto de participantes, en los controles de avituallamiento.,

Carles Aleñá, que tenía un año más de contrato, ha aceptado la oferta para quedarse en el Barcelona