El Periódico

Histórica reivindicación vecinal

La Modelo por fin tiene los días contados

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona firman este martes el convenio para el cierre de la cárcel

El acuerdo establecerá un calendario de obligado cumplimiento para desmantelar la centenaria prisión

La Modelo por fin tiene los días contados

RICARD CUGAT

La cárcel Modelo que ocupa la doble manzana ubicada entre Provença, Rosselló, Entença y Nicaragua.

Lunes, 9 de enero del 2017 - 15:25 CET

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona firmarán este martes el convenio que permitirá el cierre de la cárcel Modelo de la capital catalana. El acuerdo fija un calendario de obligado cumplimiento para ambas administraciones con la finalidad de hacer posible el desmantelamiento de la centenaria prisión, aunque sin concretar fechas de traslado de reclusos. Antes debe construirse una cárcel para presos preventivos en la Zona Franca. Con esta medida, tanto el Gobierno catalán como el municipal pretenden blindar la eliminación definivita del centro penitenciario de la calle Entença y evitar, como ha pasado en otras ocasiones, anuncios de cierre que, al final, resultaron estériles. El actual 'conseller' de Justícia, Carles Mundó, ha explicado en varias ocasiones que solo se comprometería con la desaparición del recinto cuando todo estuviera atado y no hubiera marcha atrás.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el 'conseller' de Justícia, Carles Mundó, en nombre del 'Govern', firmarán el convenio con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, en un acto que se celebrará en el histórico recinto penitenciario, según han informado este lunes ambas instituciones. Precisamente, Oriol Junqueras es uno de los autores del libro "La historia de la prisión Modelo de Barcelona", editado en el 2000.

VISITA A LAS INSTALACIONES

El acuerdo, que se firmará tras una visita a las instalaciones de la cárcel, pretende materializar el definitivo cierre de la cárcel Modelo de Barcelona, reiteradamente anunciado y aplazado desde hace casi dos décadas. "El acuerdo hará posible el cierre", ha explicado personas conocedoras del convenio. Uno de los puntos esenciales que recoge el acuerdo se enmarca en el ámbito urbanístico y en la cesión de terrenos.

El convenio es fruto de las negociaciones que el consistorio y la Generalitat han mantenido en los últimos meses para desencallar el proyecto de cierre de la cárcel Modelo, que quedó en el aire con el relevo de Xavier Trias (CiU) al frente de la alcaldía de Barcelona.

En octubre del 2014, al final de su mandato, Trias firmó un principio de acuerdo con la Generalitat para trasladar la Modelo, pero este no llegó a formalizarse. El protocolo establecía que la Generalitat amortizaría 15 millones de su deuda con el ayuntamiento cediéndole un solar de la zona donde está asentada la cárcel Modelo y construiría un centro de preventivos en unos terrenos municipales de la Zona Franca.

NUEVO CENTRO

Por su parte, según dicho protocolo, el Ayuntamiento de Barcelona se comprometía a invertir entre 24 y 29 millones de euros en la construcción de un nuevo centro de régimen abierto en unos terrenos de la Zona Franca de Barcelona, lo que habría permitido también el cierre de la cárcel de Trinitat Vella y de Wad Ras.

El convenio que este martes formalizarán el consistorio y la Generalitat prevé los trámites necesarios para emprender las reformas urbanísticas que deben permitir el desmantelamiento de la cárcel Modelo y su sustitución por un centro de nueva construcción.

REIVINDICACIÓN HISTÓRICA

El cierre de la cárcel Modelo de Barcelona, que actualmente alberga a unos 700 presos preventivos, es una histórica reivindicación de los vecinos del barrio barcelonés del Eixample, quienes en varias ocasiones han visto incumplidas las promesas políticas de desmantelamiento del edificio. La prisión, construida en 1904, albergó durante la guerra civil y el franquismo a numerosos presos políticos y condenados a muerte, con cerca de 14.000 reclusos entre sus rejas.

La mayoría de los gobiernos catalanes han tenido en mente eliminar del mapa de Barcelona el vetusto recinto que ocupa dos manzanas de la calle de Entença. El Govern tripartito anunció en el 2009 que esa aspiración vecinal se haría realidad en el 2012 o principios del 2013 (dependía de la construcción de la proyectada cárcel de la Zona Franca). Incluso, el entonces alcalde, Jordi Hereu, presentó un anteproyecto para la zona: un colegio, una guardería, un polideportivo, un 'casal', una residencia asistencial y un gran parque de más de 12.000 metros cuadrados. CiU anunció en el 2013 el inicio del cierre. Sin embargo, el tiempo ha pasado y el centro penitenciario de hombres de Barcelona sigue en pie.

En el vestuario están depositadas buena parte de las esperanzas en la visita del Sevilla al Bernabéu dentro de dos semanas