El Periódico

Al contrataque

Jordi Évole

Jordi Évole

Periodista

El portal de la impotencia

@jordievole

Lunes, 22 de abril del 2013

No puede ser lo mejor para nadie, ni de izquierdas ni de derechas, eso de que si quieres cambiar las cosas, gana las elecciones. Por mayoría absoluta, claro. Porque entonces, si gana la izquierda, la derecha se sentirá impotente durante 4 años, y al revés. ¿O es que alguien se sigue creyendo eso que nos lanzan cada 4 años desde un balcón cuando los vencedores aseguran que van a gobernar para todos? Gobernar para todos significaría, por lo menos, aprobar leyes que permitieran intervenir a los ciudadanos en la acción de gobierno, sea el ejecutivo de izquierdas o de derechas.

Resulta que Bruselas puede intervenir España en cualquier momento, pero los españoles no pueden intervenir en la acción de sus gobernantes en cualquier momento. Es más, durante 4 años tampoco podrán cambiar nada los electores que voten a un partido, de derechas o de izquierdas, que arrase en las urnas y después incumpla promesas. De seguir así, siempre que haya una mayoría absoluta podemos llegar a pensar que esta democracia sigue en parvulitos.

Intervenir

Lo malo no es que haya mayorías absolutas, sino que no nos dejen intervenir. No se trata de que solo nos dejen opinar, sino de permitir que nuestra opinión pueda servir de algo más que el simple pataleo. Porque hay cosas que no entiendo. ¿Para qué queremos iniciativas legislativas populares si la última palabra la tiene el partido de la mayoría absoluta? Para que no tengamos la sensación de que nuestros representantes se representan a sí mismos, mejor tener voz y voto pero no por separado. En época electoral, hablan ellos y votamos todos. Sin embargo, durante 4 años, cuando hablamos nosotros, y protestamos, tan solo votan ellos. Y su voto es el que va a misa, nunca mejor dicho.

Consultas

Los mismos políticos declaran que no les gusta hacer recortes, pero los hacen; que hay que atajar la corrupción, pero no hacen limpieza; que el paro no puede seguir así, pero va a más, y que hay que solucionar el tema de los desahucios, pero no se nota. Cuando les oigo decir eso, me da la impresión de que su voz no concuerda con nuestro voto. ¿O alguien ha votado a favor de los recortes, la corrupción, el paro y los desahucios? Si es así, pido disculpas. Como supongo que los españoles, apoyen a la izquierda o a la derecha, no son partidarios de esas plagas, considero que los políticos tendrían que estar muy interesados en saber nuestra opinión. Incluso aceptando que tengamos que vivir peor porque no queda otro remedio (culpables, al margen), igual la manera de vivir peor que prefieren los ciudadanos no coincide con la de los gobernantes. Hay más de un método para saberlo. En Suiza, por ejemplo, convocar un referendo no es la excepción, sino la regla.

Aquí, en cambio, poder decidir es excepcional. Por eso, no me extraña nada el escrache. Dudo que guste a alguien, pero es el síntoma de una enfermedad: la impotencia.

El técnico mostró su enojo ante una pregunta sobre el puesto 13 que ocupa en una lista de mejores entrenadores del mundo