Ir a contenido

REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS

Más eficiencia energética, más calidad de vida

El Ayuntamiento de BCN lanza una nueva convocatoria de alyudas poniendo el acento en la mejora energética de los edificios

Luis Benavides / Barcelona

Ejemplo de rehabilitación energética en una azotea de la ciudad de Barcelona.

Ejemplo de rehabilitación energética en una azotea de la ciudad de Barcelona. / AJUNTAMENT DE BARCELONA

La rehabilitación de los edificios va más allá de las clásicas obras dirigidas a mejorar la seguridad, la accesibilidad e incluso la estética de los inmuebles. Existe también la llamada rehabilitación energética, un sector en auge, pues no solo mejora la eficiencia energética de las viviendas con un retorno a medio plazo sino que también se ha demostrado que repercute positivamente en la salud de las personas. Bajo esta premisa, el Ayuntamiento de Barcelona lanza una nueva convocatoria de ayudas a la rehabilitación poniendo el acento en la mejora energética de las viviendas.

La convocatoria para este año, con un presupuesto de 46,6 millones de euros, promueve especialmente dos grandes grupos de actuaciones a través de una nueva línea de ayudas: las que persiguen mejorar el aislamiento del exterior del edificio y las que permiten generar energías a partir del sol, fundamentalmente a través de placas fotovoltaicas e instalaciones solares térmicas. «La factura eléctrica se puede reducir a la mitad, incluso un 90% en los meses con más sol», explica Xavier Bogunyà, de Energia Renovable Sol solar, una empresa especializada en el diseño, instalación, seguimiento y mantenimiento de instalaciones solares térmicas. "El año pasado presentamos dos proyectos de rehabilitación energética al ayuntamiento de Barcelona para acogernos a sus subvenciones. Una de las actuaciones costaba 10.000 euros con IVA incluido. Sin la subvención se amortizaría en unos ocho años. Con la ayuda económica, en apenas cuatro años. El ahorro es real y la inversión se recupera rápido", subraya Bogunyà.

Como Energia Renovable Solsolar muchas empresas se encargan de todo el proceso, desde el primer estudio preliminar hasta el último tornillo de la instalación pasando por la solicitud de la subvención, que debe realizarse en las ‘Oficines de l’Habitatge’ repartidas por todos los distritos antes del 31 de diciembre del 2017.

MÁS PRESUPUESTO

Para fomentar la generación de energía solar se preven subvenciones de hasta el 60% del coste de la actuación (individual o colectiva) y un 50% del coste total para las actuaciones de mejoras energéticas globales. 

El número de ayudas a la rehabilitación crece cada año desde 1985, cuando se comenzaron a ofrecer. «Cada vez hay más conciencia de la importancia de mantener en buen estado la vivienda», explican fuentes municipales, quienes destacan el aumento del presupuesto para el 2017. Y es que los 46,6 millones de euros presupuestados para esta convocatoria casi doblan los 25,4 millones de euros aportados por el Ayuntamiento en el 2016. Entonces se benefició a 12.337 familias de 790 edificios y se generó una inversión privada de 72 millones de euros. 

Más allá de la conciencia medioambiental, las personas o comunidades de vecinos interesadas en estas actuaciones buscan en la rehabilitación un ahorro significativo en la factura. «Si consigues con un buen aislamiento del edificio que el calor se quede dentro de la casa, consumes menos energía y le duele menos al bolsillo», explica Fabián López, de Societat Orgànica, una cooperativa de profesionales que trabaja en la mejora ambiental de la edificación con más de 10 años de experiencia.     

Asimismo, mantener la vivienda a una temperatura adecuada es un tema de salud. «La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que no se puede estar expuesto durante mucho tiempo por debajo de los 15 o 16 grados, porque el cuerpo reacciona mal, sobre todo en el caso de personas mayores y bebés, los más vulnerables», añade el arquitecto. 

ZONAS VULNERABLES

El gran objetivo de estas ayudas a la rehabilitación, enmarcadas en el ‘Pla pel Dret a l’Habitatge 2016-2025’, es garantizar una vivienda digna a toda la ciudadanía. Así, las subvenciones del 2017 incorporan criterios de selección que valoran la situación socioeconómica de las viviendas para favorecer el acceso a las unidades familiares con las rentas más bajas y podrán incrementar el porcentaje de las prestaciones aquellos edificios situados en «zonas vulnerables y ámbitos de regeneración urbana», según fuentes municipales, como Turó de la Peira, Canyelles, Baró de Viver, Ciutat Meridiana, Can Clos y la Illa Eficient, entre otros. «En zonas vulnerables, donde se pueden dar casos de pobreza energética, de poco sirve cambiar unas viejas calderas por otras más sostenibles y eficientes si no podrán encenderlas», explica el arquitecto. «En estas situaciones se apuesta por soluciones pasivas –continúa López–, como un buen aislamiento de fachada y ventanas, estrategias para reducir la demanda que pueden ser más costosas pero que reducen la necesidad de encender equipos y consumir energía y apenas necesitan mantenimiento».

Páginas de información de la ciudad realizadas con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona.

0 Comentarios