Ir a contenido

TENSIÓN EN ORIENTE PRÓXIMO

Las protestas en Irán, una pieza más en el tablero del conflicto regional

Las manifestaciones se producen en un contexto de gran tensión en Oriente Próximo por el pulso entre el Estado persa y Arabia Saudí

Teherán cuenta con el apoyo de Rusia, mientras que Riad tiene como aliado a EEUU y comparte intereses estratégicos con Israel

Kim Amor / Barcelona

el presidente iraní hasán rohaní

El presidente iraní, Hasán Rohaní. / AP

Las protestas en Irán se producen en un contexto regional de fuerte tensión, con guerras o conflictos en los que el Estado persa está implicado y que forman parte de la lucha que mantienen desde hace años el régimen de Teherán, líder y defensor de la comunidad musulmana chií, y Arabia Saudí, protector de los países árabes sunís y difusor de la versión más extrema de la que es rama mayoritaria del islam . No se trata de un conflicto estrictamente regional, sino, como ocurre siempre en este convulso rincón del planeta, con fuertes conexiones internacionales e implicación de las grandes potencias.

La revuelta que ha estallado en Irán, de consecuencias imprevisibles aunque algunos analistas desconfían que suponga un verdadero peligro para el régimen, es del agrado de Estados Unidos, Israel y, evidentemente, de la monarquía saudí, países a los que el Parlamento iraní ha acusado este lunes de fomentar e instigar las protestas, aunque hay quienes ven la mano del sector más conservador del régimen para debilitar al reformista Rohaní.

En cualquier caso, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya se ha manifestado en varias ocasiones sobre la situación de estos días en Irán a través de sus habituales tuits, en los que ha animado a los manifestantes a seguir con las concentraciones y en los que ha criticado a las autoridades de Teherán. "El gran pueblo iraní ha sufrido represión durante muchos años. Está hambriento de comida y libertad. Junto con los derechos humanos, la riqueza de Irán está siendo saqueada ¡Es hora de un cambio!". 

También se ha manifestado el primer ministro israelí, el derechista Beniamin Netanyahu, quien en un mensaje de vídeo colgado en su página de Facebook saluda a los "valientes iranís" que han tomado las calles para protestar contra "un régimen que gasta decenas de miles de millones de dólares en difundir el odio". 

Apoyo incondicional

Rohaní no ha tardado en responder a Trump. "Ese señor de Estados Unidos que hace solo algunos meses llamó terrorista al pueblo iraní no tiene derecho a simpatizar con nuestro pueblo". En referencia a Arabia Saudí, el presidente del Estado persa ha afirmado que el régimen de Riad y "los países árabes de la región" no pueden tampoco simpatizar con el pueblo iraní ya "que durante estos años se han esforzado en actuar contra él".

Pero si los saudís cuentan con el apoyo incondicional de EEUU y comparten claros intereses estratégicos con Israel -alianza que arrancó con el rechazo a la 'primavera árabe' y que se ha fortalecido ahora (una vez debilitadas y destruidas Siria e Irak) con restar poder e influencia iraní y chií en la región- el régimen de Teherán tiene el apoyo de la Rusia de Vladimir Putin.

El dirigente ruso ha entrado de pleno y con fuerza en Oriente Próximo con su implicación militar en Siria, en apoyo al presidente Bashar al Asad, perteneciente e la minoría alauita (rama del chiismo) que durante décadas ha regido los destinos del país árabe. Moscú ha comentado también los tuits de Trump a través de un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores que ha definido de "inadmisible" la "injerencia foránea" en lo que ha calificado de "asunto interno de Irán".

0 Comentarios
cargando