Ir a contenido

La ONU está un paso más cerca del ambicioso Pacto Mundial para la Migración

Martí Quintana

Tras la reunión celebrada esta semana en Puerto Vallarta (México), y aun con el adiós de Estados Unidos, las Naciones Unidas están más cerca de lograr el ambicioso Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada.

Ha sido "un encuentro muy importante, por lo que el resultado de esta reunión predecirá el desenlace de todo el proceso", afirmó hoy el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcak, en entrevista con Efe.

Puerto Vallarta, en el oeste mexicano, ha sido desde el lunes escenario de un encuentro preparatorio para la consecución de este Pacto Mundial (Global Compact for Migration, en inglés), consensuado en 2016 por los 193 Estados miembros de la ONU, pero del que se salió el fin de semana EE.UU. alegando incongruencias con su política migratoria.

La decisión de la primera potencia mundial dejará una "gran brecha", reconoció a Efe el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, mientras que México lamentó la "oportunidad perdida".

Pese a ello, se espera que el convenio sea aprobado en septiembre del 2018 y pretende marcar un antes y un después en el creciente fenómeno migratorio en el mundo.

"Todos hemos reconocido que la manera como las cosas están ocurriendo no son satisfactorias, no se hace suficiente. La migración es un fenómeno global, y no tenemos una visión global de ella", apuntó Lajcak, también ministro de Asuntos Exteriores eslovaco.

Con base en esta premisa, la reunión en Puerto Vallarta, con unos 700 delegados internacionales, ha servido de bisagra entre la primera fase -eminentemente consultiva- y la segunda fase del proceso.

"Estamos llegando hacia ello (un primer borrador). Y este encuentro era muy importante para asegurar la continuidad" del proceso, apuntó.

En 2015 se estimaba que había aproximadamente 244 millones de personas migrantes internacionales en el mundo, lo que representaba el 3,3 % de la población global y un aumento del 41 % del número total de personas migrantes desde el 2000.

Además, actualmente hay 20 millones de refugiados en países distintos al suyo, y otros 40 millones de personas se han desplazado internamente huyendo de la violencia. De todos estos, 50 millones son niños, según la Unicef.

"Tenemos 244 millones de personas en movimiento, y no tenemos un solo acuerdo o instrumento multilateral (...) Y la migración no es un fenómeno estacionario, ha estado ahí durante siglos, y no va a desaparecer", agregó Lajcak, quien asumió el cargo de presidente de la Asamblea General de la ONU el pasado septiembre.

A lo largo de estas tres jornadas de trabajo para impulsar este pacto, del que México y Suiza son cofacilitadores, se han celebrado mesas de debate y análisis.

Entre otros puntos, se ha buscado el encaje entre las dimensiones humanitaria, comunitaria, local, nacional, regional y global en este fenómeno creciente.

Ello sin dejar de lado temas medulares como la migración de las mujeres (el 48 % del total), la protección a los menores o el efecto de la violencia y el cambio climático.

Paralelamente se han celebrado otros encuentros, como la presentación en el marco de esta cumbre, por parte de Unicef, del informe "Más allá de las fronteras: Cómo hacer que los pactos globales sobre migración y refugiados trabajen para niños desarraigados".

Este informe señala, por ejemplo, que 28 millones de niños han sido desplazados por conflictos, y que 200.000 menores no acompañados solicitaron asilo en alrededor de 80 países entre 2015 y 2016.

Además, solo el 50 % estudia en primaria, y el 25 % de ellos llega a tener estudios de secundaria, lo que, sumado al racismo en los países de destinos, les dificulta enormemente prosperar en la vida.

De no atenderse, ello amenaza con dejar una generación perdida de menores.

0 Comentarios
cargando