Reclamación pendiente

Barcelona perfila un centro de memoria con "mirada amplia" sobre las víctimas del terrorismo

El Ayuntamiento vuelve a comprometerse a crear el memorial ya propuesto en 2005 por Robert Manrique, superviviente del atentado de Hipercor y quien ofrece su archivo para que forme parte de una institución todavía embrionaria

La víctima del 17A que se lanzó a salvar vidas en la Rambla: “El atentado ha quedado olvidado”

Robert Manrique, superviviente del atentado de ETA en Hipercor, en el despacho en que acumula documentos y enseres de víctimas del terrorismo.

Robert Manrique, superviviente del atentado de ETA en Hipercor, en el despacho en que acumula documentos y enseres de víctimas del terrorismo. / JORDI OTIX

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El recuerdo a las víctimas del terrorismo permanece vivo en museos e instituciones repartidos por todo el mundo. El de Vitoria está instalado desde 2021 en un espacio magno de la capital vasca, la antigua sede del Banco de España, consagrado ante todo a los fallecidos y heridos en los crímenes de ETA. Madrid tendrá uno céntrico, en un edificio de 4.000 metros cuadrados, enfocado en los ataques yihadistas del 11-M y, también, los del 17-A en Barcelona y Cambrils. Nueva York cuenta con uno sobre el 11-S, París dedica el suyo a las masacres que han golpeado a Francia y Oslo alberga el centro que evoca a los fallecidos en la isla noruega de Utoya en 2011 a manos del ultraderechista Anders Breivik. Barcelona se propone crear su propio espacio memorial, aunque por ahora es solo una idea embrionaria. No obstante, se trata de una vieja reivindicación de los colectivos de víctimas.

El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, se comprometió en marzo pasado a crear un centro que preserve la memoria de los afectados por los atentados cometidos en la ciudad. Lo expresó en el pleno municipal, a raíz de un ruego de Junts. Ya lo hizo en agosto de 2023, un día antes de conmemorarse el sexto aniversario de la masacre en La Rambla. Entonces dio su palabra a Robert Manrique, superviviente en el atentado de Hipercor y entregado desde hace décadas a respaldar a los damnificados por las acciones terroristas y buscarlos para informarlos de los derechos que los amparan.

Catalunya tiene una historia de terrorismo detrás que se debe conocer. Es la propuesta que hemos hecho al Ayuntamiento y nos dijeron que sí”, sostiene. Manrique revela que habló con el alcalde el pasado 16 de agosto, la víspera del homenaje del 17-A. Dice que espera concreciones desde entonces, si bien añade que ha intercambiado información con la teniente de alcalde Maria Eugènia Gay. “No es de hoy para mañana. Va lento, muy lento, pero tira adelante”, confía. 

“Me consta que la intención es hacerlo. Evidentemente, debe hacerse con calma, no se trata de que el Ayuntamiento venga y diga sin más que se hace en tal local”, observa Manrique. Recalca que lo importante es precisar “qué se va exponer, qué se va a hacer, de qué se va a trabajar, para qué va a servir y qué tipo de actividades se van a desarrollar”.

Sin fecha ni sitio

Manrique presidió la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) y fue miembro de la extinta Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT), que contactó con 255 personas con secuelas físicas o psicológicas por el 17-A. Explica que ya planteó en 2005 que se creara un centro de información y tributo permanente como el que ahora se estudia. “En aquel momento, no contestaron”, asegura.

“Volví a hacer la propuesta de un centro de memoria histórica y el alcalde Collboni dijo que adelante -comenta Manrique-. Antes, Colau dijo que sí y el concejal Marc Serra, que se tenía que hacer sí o sí. Estamos a la espera de que un día lo cerremos”. 

El Ayuntamiento responde que “se está trabajando en un proyecto de creación de un memorial a las víctimas del terrorismo”. Por ahora, se desconoce fecha de inauguración y posible ubicación. El consistorio añade que se pretende “exponer una mirada amplia y retrospectiva” sobre el “impacto” del terrorismo en “la historia de la ciudad”. Cerca de un centenar de personas han muerto en acciones terroristas en Catalunya desde finales del franquismo, de los que una setentena perdieron la vida en la capital.

Casetes con grabaciones de radio y de juicios sobre terrorismo que Robert Manrique acumula.

Casetes con grabaciones de radio y de juicios sobre terrorismo que Robert Manrique acumula. / JORDI OTIX

Lo promovemos no solo para recordar lo que hizo ETA o el GRAPO. También la extrema derecha, Milicia Catalana… Se trata de hablar de todo lo que ha pasado en casa”, aduce Manrique. Por su parte, ofrece el material y la documentación que ha recopilado tras varias décadas asistiendo a víctimas del terrorismo para engrosar el futuro espacio memorialístico. Posee incluso pertenencias personales de algunas de ellas

“Nos puede venir desde un nieto de una víctima de Vic que no tiene información, a un escritor que quiere escribir un libro", señala Manrique. "Tenemos sentencias, libros, vídeos de los años 90 que no están en internet, o grabaciones de radio en casetes, también del juicio de Hipercor, que explican más en 10 minutos que tres horas hablando”, desgrana.

Parte del fondo se halla en un despacho de reducidas dimensiones en que los miembros de la extinta UAVAT siguen atendiendo en Torre Jussana, un edificio de propiedad municipal en el distrito de Horta-Guinardó. “Todo lo que tenemos aquí o en casa se puede poner al servicio de la gente -resuelve Manrique-. No lo queremos para nosotros, sino para la ciudad. Si me dicen que lo lleve a tal sitio, cojo una furgoneta y lo llevo”. 

Fase inicial de definición

El gobierno municipal matiza que el memorial que planea “se halla todavía en una fase inicial de definición”. Manrique lo concibe con sala de exposiciones, biblioteca especializada, auditorio y un archivo donde víctimas, familiares y quienes busquen documentarse dispongan de información al alcance, a semejanza del existente en el País Vasco y el anunciado en Madrid.

Carta de Rafael Caride Simón, uno de los autores del atentado de Hipercor, a Robert Manrique.

Carta de Rafael Caride Simón, uno de los autores del atentado de Hipercor, a Robert Manrique. / JORDI OTIX

Hasta ahora, la vacante en Catalunya la viene a cubrir la entrega de entidades y particulares como Manrique, al igual que la psicóloga Sara Bosch, especializada en atención a víctimas del terrorismo. “Desde principios de año, llevamos una cuarentena de personas que han venido a preguntarnos, entre estudiantes, criminólogos, sociólogos, abogados… Desde chicos de 17 años a mayores de 50”, detalla Manrique. “Vienen a informarse de un atentado en concreto, a preguntar cómo están las víctimas del 17-A, cuál es la asistencia psicológica que reciben… ¿No puede haber un centro informativo de la administración que asuma la tarea?”, opone. 

Manrique ha llegado a los 60 años tan activo como siempre. “Pero llega un momento en que uno quiere irse a jugar con los nietos… Si el Ayuntamiento se hace cargo, no tengo problema en darlo todo”, dice. Opina que, en todo caso, la obligación del centro memorial será “buscar más información” sobre los hechos y los afectados, así como hacer “menos política, menos partidismo y más dar la voz a la totalidad de las víctimas del terrorismo”.

Suscríbete para seguir leyendo