Ir a contenido

La ONU denuncia la muerte de al menos 173 civiles en la batalla por Raqqa

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos pide a las fuerzas que luchan contra el estado Islámico y a los yihadistas que protejan a la población atrapada en la ciudad siria

Ana Alba

Una mujer refugiada al norte de Raqqa con su hijo.

Una mujer refugiada al norte de Raqqa con su hijo.  / RODI SAID

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, ha denunciado este miércoles que los bombardeos y las operaciones militares terrestres contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) que se han llevado a cabo durante este mes de junio en la ciudad siria de Raqqa han matado a al menos 173 civiles.

“El intenso bombardeo de Raqqa en las últimas tres semanas ha dejado a los civiles aterrorizados y confundidos respecto a dónde pueden refugiarse, ya que están atrapados entre las monstruosidades del EI y la feroz batalla para derrotarlo”, ha indicado Zeid en un comunicado.

“El gran número de víctimas civiles indica que las partes (en combate) tienen que hacer muchas más cosas para asegurar la protección de la población civil”, ha subrayado el Alto Comisionado, que considera la cifra de 173 muertos civiles como “conservadora” y ha dicho que podría ser más alta.

TOMAR PRECAUCIONES

Zeid ha recordado a las fuerzas que luchan contra el EI, “incluidas las internacionales”, que tienen que tomar todas las precauciones posibles para asegurarse de que cumplen con el derecho internacional.

“No se puede sacrificar a los civiles por obtener victorias militares rápidas”, ha afirmado Zeid, y ha llamado a actuar para salvar las vidas de más de 100.000 personas atrapadas en Raqqa, feudo de los yihadistas.

El responsable de la ONU ha instado a las fuerzas que luchan contra el EI y a los yihadistas a tomar las medidas necesarias para permitir que los civiles que lo deseen puedan salir de la capital del territorio controlado por el EI con su seguridad garantizada.

FUEGO CRUZADO

Diversos testigos han explicado que el EI no permite que los civiles salgan de la ciudad y los que intentan hacerlo se arriesgan a morir a causa de las minas o a quedar atrapados en fuego cruzado. Algunos civiles han conseguido escapar de Raqqa pagando grandes cantidades de dinero a contrabandistas próximos a los yihadistas.

Zeid ha alertado de que también hay informaciones preocupantes sobre violaciones y abusos perpetrados por parte de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) en las zonas que controlan, entre las que destaca la ciudad de Tabqa. Según esas informaciones, los miembros de las FDS han cometido saqueos, secuestros, detenciones arbitrarias y reclutamiento de menores. El responsable de derechos humanos de la ONU ha pedido que se investiguen de manera efectiva las muertes de civiles.

0 Comentarios