Ir a contenido

El portal Breitbart, impulsor de la campaña de Trump, planea su desembarco en Europa

Alemania y Francia, que celebran elecciones este año, son los objetivos de esta página web ultraderechista

Carles Planas Bou

Stephen Bannon.

Stephen Bannon. / AP / Gerald Herbert (AP)

Después de vivir un 2016 convulso marcado por la difícil gestión de la llegada de refugiados, el auge del populismo xenófobo y el atentado terrorista en BerlínAlemania celebró la nochevieja con tranquilidad. En Dortmund, una de los principales núcleos urbanos del oeste del país, las festividades transcurrieron, según informó la policía, sin ningún incidente “extraordinario”. Pero para el controvertido portal estadounidense Breitbart la ciudad vivió algo parecido a un Apocalipsis musulmán.

El tercer día del año esta página publicó una supuesta información en la que denunciaba que un grupo de más de 1.000 hombres se había reunido en el centro de la ciudad para atacar a la policía y prender fuego a la iglesia más antigua del país al grito de ‘Allahu Akhbar’ (Dios es grande, en árabe). El artículo recoge episodios aislados de violencia apuntando a “jóvenes del Norte de África” sin mencionar que el medio local ‘Ruhr Nachrichten’ al que cita, especifica que éstos fueron protagonizados por hombres “de origen nacional e inmigrante”.

La difusión de esta supuesta noticia ha indignado a Alemania. Incluso el ‘Ruhr Nachrichten’ ha denunciado que se han distorsionado sus palabras para sembrar “noticias falsas, odio y propaganda”. Pero a pesar de haber sido reprobado por la policía y duramente criticado por políticos y medios alemanes el artículo consiguió viralizase por la red , siendo compartido en Facebook con más de 16.940 veces. “El peligro es que estas historias se propagan con mucha rapidez”, denunció la ministra de Justicia del Estado de Hesse, Eva Kühne-Hörmann.

CATALIZADOR DE LA VICTORIA DE TRUMP

Este último y esperpéntico caso ilustra el potencial difamatorio de Breitbart. Fundado en el 2005 por el millonario conservador Andrew Breitbart ,este blog se hizo un hueco en el espectro mediático estadounidense como un grito contra el 'establishment', los inmigrantes, los homosexuales, el feminismo y las minorías raciales y se aprovechó de los recortes de personal en los grandes medios convencionales y del sesgo sensacionalista al que Internet abrió la puerta. “Nadie confiaba en la prensa y la prensa dejó de confiar en sí misma […] las normas sobre la verdad y la objetividad de los viejos medios de comunicación estaban acabadas, lo que importaba era conseguir el máximo impacto”, cuenta el periodista George Packer en ‘El Desmoronamiento: Treinta años de declive americano’. En poco tiempo Breitbart se convirtió en el héroe del Tea Party

Tras la repentina muerte de su fundador en 2012, el magnate supremacista y antisemita Steve Bannon ocupó la dirección del portal y lo giró hacia posturas aún más ultra. Explotando el amarillismo que triunfa en esta era de click-bait y periodismo de algoritmo, Breitbart se ha convertido en el mejor aliado de Donald Trump, un altavoz de la derecha radical alternativa estadounidense. No es de extrañar pues que Bannon fuese su director de campaña y que el próximo 20 de enero se convierta en el jefe de estrategia de la Casa Blanca, el “asesor político más importante” del presidente.

BREITBART QUIERE LLEGAR A ALEMANIA

Logrado el éxito en los Estados Unidos el portal se prepara ahora para desembarcar en Europa. No sin relación, los próximos destinos de Breitbart serán Francia y Alemania. Este 2017 ambos países celebran elecciones trascendentales en medio de la normalización del discurso racista y ultranacionalista.

Su misión en Europa será la misma, propagar el mensaje de una batalla cultural contra el Islam y social contra las élites maquillado en forma de información para exacerbar así la sensación de caos e inseguridad ciudadana y alimentar los prejuicios raciales y religiosos. Todo, pensado para “ayudar a que se vote a políticos derechistas”, como confesaron a Reuters fuentes cercanas a la dirección.

Como ya hizo con Trump en Estados Unidos y con el UKIP en el Reino Unido, Breitbart puede contribuir a legitimar el mensaje de Marine Le Pen en Francia y dela populista AfD en Alemania. Aunque la base votante del partido populista alemán es transversal y compleja, es indicativo ver como los sectores más radicales han recuperado el término lügenpresse (‘prensa mentirosa’), popularizado por el régimen nazi de Adolf Hitler, para cargar contra los medios de comunicación tradicionales.

A pesar de que grandes marcas alemanas como BMW ya han anunciado un boicot contra la llegada de Breitbart parece que ello no frenará el expansionismo supremacista de Bannon. Antes de morir, Andrew Breitbart dejó claro su intención: “Creen que pueden desarmarme, que pueden herirme. Pero solo consiguen hacerme más grande”.

0 Comentarios