Ir a contenido

CONTROVERSIA EN GRAN BRETAÑA

Las inmigrantes musulmanas deberán hablar inglés para permanecer en el Reino Unido

Cameron vincula el extremismo con el escaso dominio de la lengua inglesa

Begoña Arce

Cameron (centro) habla con mujeres que siguen clases de inglés en un centro de Leeds, este lunes.

Cameron (centro) habla con mujeres que siguen clases de inglés en un centro de Leeds, este lunes. / AP / OLI SCARFF

David Cameron ha sido acusado de “servirse de los musulmanes con fines políticos” y de adoptar una política “equivocada y cómoda”, después de afirmar que la mala comprensión de la lengua inglesa hace de las mujeres musulmanas en el Reino Unido “más susceptibles” de ser atraídas por el extremismo islámico. El primer ministro afirma que quiere ayudar a las inmigrantes musulmanas a aprender inglés para mejorar su integración en el país y luchar contra la segregación sexual. Pero Cameron también ha sugerido que quienes no se esfuercen por dominar la lengua, se arriesgan a ser expulsadas del país. Actualmente, las esposas de inmigrantes musulmanes que llegan al Reino Unido con visados válidos de cinco años deben demostrar que hablan un inglés básico. Con la nueva normativa, que entrará en vigor a partir de octubre, deberán probar su perfeccionamiento del inglés, tras un periodo de dos años y medio.

“Si no mejora vuestro conocimiento de la lengua, eso puede obstaculizar que os quedéis en el Reino Unido”, ha señalado Cameron en una tribuna publicada por el diario 'The Times'. “Los hombres que impidan a sus parejas a integrarse comprenderán así que hay consecuencias”.

De acuerdo con datos oficiales, unas 190.000 musulmanas (22%), que viven en el Reino Unido, hablan poco o nada de inglés y algunas de ellas llevan decenios en el país. “No es por tanto extraño que el 60% de  las mujeres de origen paquistaní o bengalí sean económicamente inactivas”, señala el primer ministro. El Gobierno ha destinado 20 millones de libras (26 millones de euros) para ofrecer clases “a comunidades específicas”, que se impartirán en colegios, centros sociales y locales comunitarios.

Cameron estima que esa falta de conocimientos lingüísticos hace a las mujeres más vulnerables a los mensajes de los grupos fanáticos. “No digo lógicamente que haya un vínculo directo entre no hablar inglés y convertirse en un extremista. Pero quien no hable inglés no puede llegar a integrarse, puede tener problemas para comprender su identidad y ser más receptivo por ellos a los mensajes extremistas”.

Los comentarios del jefe del Gobierno británico han provocado las críticas de las organizaciones musulmanas y del partido laborista. “Es cómodo, equivocado y chapucero empezar a hacer política basada en estereotipos que estigmatizan dañinamente a las comunidades”, ha declarado la antigua ministra conservadora Syeeda Warsi, que fue la primera mujer musulmana en ocupar un puesto ministerial.

REPROCHES Y CRÍTICAS

“Mis padres llegaron a este país con un nivel de inglés débil, el inglés de mi madre no es aún perfecto, aunque ha seguido cursos”, declaró Warsi a la BBC. “Amenazar” a las mujeres -que incluso pueden tener hijos en el Reino Unido- con ser “enviadas de vuelta”, es “una manera muy extraña de darles poder y alentarlas”, agregó la exministra. Mohamed Shafiq, director de la Fundación Ramadhan, reprocha a Cameron y al Gobierno “servirse nuevamente de los musulmanes británicos con fines políticos para tratar de mostrar su fortaleza".

Andy Burnham, portavoz de Asuntos Exteriores de la oposición laborista, acusa al primer ministro de “estigmatizar injustamente a una comunidad entera” con sus “comentarios desafortunados y simplistas”.

0 Comentarios
cargando