Ir a contenido

PRIMER POLÍTICO JUZGADO POR LA CRISIS

Declarado inocente el exprimer ministro islandés

Geir Haarde afrontaba cuatro cargos por su responsabilidad en el descalabro bancario sufrido por el país en el 2008

Un tribunal islandés ha dictaminado que Geir Haarde, el antiguo primer ministro del país, es inocente de tres de los cuatro cargos a los que se enfrentaba, aunque no tendrá que asumir pena alguna. Haarde estaba acusado de una actuación negligente en el descalabro bancario sufrido en octubre del 2008. Haarde es hasta ahora el único líder político en el mundo que ha tenido que afrontar un proceso judicial en relación con la crisis económica.

El exprimer ministro ha sido condenado no obstante por un delito menor --por nueve votos a favor y cinco en contra-- por no haber tratado temas importantes para el país en los consejos de Estado o en las reuniones de Gobierno. Esa condena menor no se traduce en ninguna pena concreta para Haarde, que tampoco tendrá que pagar las costas del juicio, calculadas en 24 millones de coronas islandesas (unos 143.000 euros), que recaerán en el Estado islandés.

El conservador Haarde, de 61 años y que fue jefe de Gobierno entre 2006 y 2009, se arriesgaba a una pena máxima de dos años de cárcel en caso de ser condenado por negligencia. Tras conocer la sentencia, que se ha hecho pública en la Casa de la Cultura y ha sido transmitida en directo por la televisión pública Rúv, Haarde, no obstante, se ha mostrado insatisfecho por haber sido condenado por "una pequeña formalidad" y ha calificado el veredicto de "absurdo".

Una "reflexión triste y terrible"

De aplicar ese razonamiento, todos los jefes de Gobierno del país debían de haber sido declarados culpables del mismo delito, ha argumentado Haarde a la salida del tribunal. El exmandatario ha criticado la "presión política" que a su juicio han sufrido los componentes del tribunal especial [Landsdómur] y ha resaltado que la condena por un delito menor es un "premio de consolación" para la acusación e invitaba a una "reflexión triste y terrible" sobre el sistema judicial islandés.

"Nunca antes se había actuado de una forma tan vergonzosa, espero que nunca más vuelva a ocurrir", ha dicho sobre el proceso judicial Haarde, que ha hablado también en inglés ante las cámaras islandesas.
Los tres principales bancos de Islandia, cuyo volumen de negocios había llegado a superar diez veces el PIB de este país de unos 320.000 habitantes, se colapsaron uno detrás de otro en octubre de 2008, lo que situó al país en una situación crítica y le obligó a recibir ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las protestas populares provocadas por la crisis forzaron la salida del Gobierno de conservadores y socialdemócratas dirigido por Haarde unos meses después y la convocatoria de elecciones anticipadas en abril de 2009, de las que salió un nuevo Gobierno integrado por socialdemócratas y rojiverdes.

El consejo de la comisión de investigación

El Althingi [Parlamento islandés] dio luz verde en septiembre de 2010 a que Haarde fuese llevado a los tribunales, siguiendo el consejo de la comisión parlamentaria de investigación. Pero el Parlamento no hizo lo mismo con otros tres exministros de su gabinete, dos de ellos socialdemócratas, señalados también en el informe de la comisión.

El Landsdómur es una corte especial para procesos que afectan a miembros del Gobierno creada en 1905, que nunca antes había actuado, y formada por 15 personas: cinco jueces del Tribunal Supremo, un presidente de un tribunal de primera instancia, un catedrático de derecho constitucional y ocho ciudadanos designados cada seis años por el Parlamento.

0 Comentarios
cargando