Ir a contenido

UNA ADELANTADA A SU TIEMPO, EN GOOGLE

Aletta Jacobs: los 5 techos de cristal que rompió la feminista victoriana

Fue la primera mujer que se graduó en Medicina en Holanda, mejoró los anticonceptivos y luchó por que sus congéneres pudieran votar

Laura Estirado

Aletta Jacobs, la feminista holandesa que se avanzó a su tiempo.

Aletta Jacobs, la feminista holandesa que se avanzó a su tiempo. / periodico

Aletta Jacobs, feminista, médica y pionera en los derechos de la mujer, es la protagonista de este jueves en Google, con un romántico 'doodleen sepia que celebra que hoy se cumplen 163 años de su nacimiento. La trayectoria vital y profesional de esta holandesa adelantada a su tiempo (9 de febrero de 1854 - 10 de agosto de 1929) es quizá desconocida por el gran público (históricamente los libros de Historia han pasado por alto las vidas de mujeres sobresalientes en los diferentes campos del conocimiento humano), un agravio que el buscador 'online' se propone remediar.

Gracias a este homenaje, hoy sabemos que Aletta Jacobs "tenía una perspectiva del mundo que se adecuaba más al siglo XX, aunque vivió la mayor parte de su vida en la era victoriana. Fue la primera mujer que ingresó a la universidad y obtuvo el título de doctora en Medicina en Holanda. Por se una mujer que consiguió combinar una carrera, con un matrimonio feliz y el activismo político, es un modelo de conducta para la mujer profesional de hoy", según ha glosado sobre el personaje la historiadora Harriet Pass Freidenreich.

Aletta Jacobs tuvo claro desde muy pequeña que tendría que luchar doble para lograr las mismas metas que un varón. Así es que desde la escuela se puso a la tarea. Estos son los cinco techos de cristal que logró derribar:

1/ EDUCACIÓN SECUNDARIA PARA LAS NIÑAS

Aletta Henriëte Jacobs nació en Sappemeer, Holanda. Fue la octava hija de una familia de 12 hijos (6 chicas y 6 chicos). A los 13 años dejó la escuela del pueblo para ir a la escuela secundaria de niñas (donde solo se estudiaba lenguas, música y manualidades para educar a las púberes para ser una buena ama de casa). Aletta solo fue dos semanas a clase. Su madre y su padre, médico judío, le permitieron seguir en casa con su formación (al igual que sus hermanos, aprendería historia y matemáticas, y latín y griego impartidos por su propio padre). Después, el padre de Aletta convenció al director de instituto para que su hija pudiera asistir al menos de oyente, y se pudiera preparar para ir luego a la universidad. Años después de su caso, las escuelas de secundaria holandesas comenzaron a admitir a niñas.

2/ PRIMERA MUJER EN GRADUARSE LA UNIVERSIDAD EN HOLANDA

La joven se marchó a vivir con su hermano Sam, un farmacéutico del que aprendió el oficio (otro de sus hermanos, Johan, suboficial en el ejército, nunca vio con buenos ojos que su hermana fuera en contra de todo lo establecido). Tras insistir mucho -y pedir un permiso especial al ministro Thorbecke-, le permitieron entrar en la universidad de Groningen. En 1876 entró en la de Amsterdam. Tuvo que enfrentarse a algunos profesores, pero en dos años se graduó y en 1879 se doctoró.

3/ PRIMER CENTRO DE PLANIFICACIÓN FAMILIAR EN HOLANDA

Las mujeres, sobre todo aquellas que vivían 'exiliadas' de la sociedad, fueron el primer objetivo de la lucha de de Aletta Jacobs. Le preocupan las injusticias sociales. En una habitación de la casa de una viuda en Amsterdam que rentaba estancias para sobrevivir abrió su primera consulta. Durante 14 años varios días a la semana pasaba consulta gratuita a prostitutas, indigentes y niños. Dio cursos elementales de higiene y cuidado de niños. Trabajó en la mejora del diafragma del doctor Wilhelm P.J Mensinga y lo distribuyó entre su parroquia, a pesar de las críticas de los agoreros que decían que el método anticonceptivo acabaría con el mundo, sin niños, y hundiría la economía. Además, desde el mismo centro llevó a cabo otra mejora en la salud de las mujeres: en aquella época era habitual que las dependientas pasaran más de 10 horas de pie, causándoles grandes trastornos en la salud y también ginecológicos. Jacobs insistió en que las tiendas les facilitasen bancos en los que descansaran cuando no atendían a la clientela. Dos décadas después el asunto de los descansos se reguló en una ley.

4/ VOTO FEMENINO

Quizá el objetivo y el techo de cristal más importante que Aletta Jacobs se propuso derribar en su vida. Ella lideró la Asociación para el Voto de la Mujer en 1903 (en la foto de arriba, con otras sufragistas en Londres en 1909) y fue su presidenta hasta que la ley permitiera votar a las mujeres en Holanda, en 1913. Al quedarse viuda, la pionera emprendió un viaje por África, Oriente Próximo y Asia para extender y defender el sufragio de las mujeres. De su periplo nacerían numerosas asociaciones de derechos de la mujer.

5/ POR LA PAZ Y LA LIBERTAD

Su última batalla y lucha por derribar injusticias surgió a raíz del estallido de la primera guerra mundial. Para defender la paz y la libertad mundial, Aletta Jacobs fundó la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad. Dicha organización se considera la más importane de mujeres por la paz del siglo pasado, y Jane Addams, su primera presidenta, recibió el Nobel de la Paz en 1931.

En el siguiente vídeo se la puede ver durante una visita a Berlín con otras sufragistas, ella es la de la derecha:

Y en este, en inglés, se repasa la vida de esta gran mujer:

0 Comentarios