Ir a contenido

CURIOSIDADES HERÁLDICAS

Así son los escudos municipales más chanantes de Catalunya

Osos en celo, ojos, corazones, tibias y calaveras pueblan los blasones oficiales, que son todo un referente en Europa

Laura Estirado

Cuando en 1995 Armand de Fluvià presentó su propuesta de nuevo escudo oficial para un municipio del Pallars Sobirà de menos de 300 habitantes, en el pleno municipal se hizo el silencio y varios cargos electos se negaron en redondo. Un oso negro, berraco y con la lengua y la verga coloradas no podía ser el símbolo que representase a sus habitantes. Tuvo que convencerles el 'conseller heráldico de Catalunya' de que ese animal estaba vinculado a la historia de los lugareños y que, según las leyes de la heráldica, su representación era esa y no otra. Y como ejemplos les puso los escudos de capitales de renombre, como Berlín y Berna, que exhiben también plantígrados sexualmente activos.

Esta solo es una de las mil anécdotas que explica el presidente de la Institució Catalana de Genealogia i Heràldica y un histórico del movimiento LGTB, que lleva 36 de sus 84 años ordenando el imaginario municipal. Desde 1981, cuando la Generalitat consiguió el traspaso de la competencia de oficializar los escudos cívicos, se ha ocupado de que 730 municipios (del total de 948 que hay en Catalunya) tengan el emblema oficial como toca, respetando la historia y la heráldica. Además, ha asesorado a 435 localidades para que luzcan la bandera a juego.

Texto Alternativo

JULIO CARBÓ

De Fluvià, ''conseller' heráldico'.

Desde los 80 ha llovido mucho, aunque a día de hoy no todos los pueblos tienen su escudo 'reglamentario' (faltan casi 220 municipios que aún siguen echando mano del de la Generalitat, o el del Estado, o bien del sello local). El proceso lleva su tiempo. Primero tiene que ser el pleno el que ha de acordar ponerse en contacto con la Direcció General de l'Administració Local. Después entra en acción De Fluvià (Barcelona, 1931), una especie de Sherlock, que compone la nueva insignia a partir de lo que encuentra en los archivos históricos del municipio, los sellos de sus actas y los relieves de las fachadas de los edificios públicos, como el ayuntamiento, la iglesia o el matadero, por ejemplo, todo ello siguiendo los preceptos de la heráldica, que 'solo' llevan vigentes desde el siglo XII. La propuesta debe ser aprobada por Institut d'Estudis Catalans y por la mayoría absoluta del pleno municipal antes de quedar registrada en el DOGC.

ESTILO NAÍF Y PARLANTE A PRIMERA VISTA

"Los escudos han de ser simples, 'parlantes'". Así define el historiador el estilo naíf, casi infantil, que tienen los blasones catalanes -"muy elogiados en Europa", asegura-, y muy diferentes a los castellanos escudos ibéricos, que suelen ser recargados y barrocos. "En España es un desastre, no hay unidad de criterio ni siquiera se sigue siempre las leyes de la heráldica", opina el Le Corbusier catalán de los escudos.

En Catalunya tienen forma de loseta cuadrada apoyada en uno de sus vértices, tal como históricamente se había establecido en la Corona de Aragón, sobre todo en Catalunya y en el País Valencià. Y van adornados con coronas nobiliarias (condado, marquesado, baronía…) o bien murales (comarca, ciudad o villa). Los dibujos interiores son un festival de colores, animales, partes del cuerpo humano, frutos propios de la comarca y accidentes geográficos de lo más chanante para cualquier neófito en la materia. Las temáticas son variadas. A simple vista deben representar la esencia del nombre del municipio, de tal manera que si alguien no supiera  leer, como un parvulario o un adulto de la edad media, pudiera deducir el nombre de la población a la primera.


UNA DOCENA DE LLAMATIVOS EJEMPLOS:

1/ RIUMORS: En 1983 este municipio del Alt Empordà estrenó este escudo de reminiscencias corsarias. En realidad no es ningún aviso como el de las botellas de aguarrás, sino un emblema parlante en el que las risueñas calaveras con dos tibias cruzadas presiden dos ondas azules que simbolizan el Muga y el Fluvià.

2/ LA LLAGOSTA: La localidad del Vallès Oriental en la que viven más de 13.200 personas (datos del 2015) luce, cómo no, un saltamontes rojo, tanto en su escudo como en su bandera desde el 15 de abril del 97. La langosta que centra el blasón es una señal tradicional y los cuatro palos recuerdan la jurisdicción condal real sobre Sant Faust de Campcentelles, municipio en que estaba incluido La Llagosta hasta 1945.

3/ SABADELL: Como en el caso de Sant Climent de Sescebes, el escudo municipal de la cocapital del Vallès Occidental junto a Terrassa, del 93, tiene plantada en medio una cebolla, algo que no es del gusto de todos sus vecinos. Pero es que la cebolla es la señal propia tradicional, una señal parlante referente al topónimo. La pronunciación de "cebolla" en catalán es muy parecida al inicio de "Sabadell".  Como pasa con otros municipios, esta señal no implica la correspondencia de la cebolla con un estudio científico etimológico del topónimo, si no más bien a la cultura popular con muchos siglos de tradición. Paradójicamente, el escudo de Seva (Osona), en vez de esta planta tiene una mitra papal en mitad de su emblema.

4/ ABELLA DE LA CONCA: Desde el verano de 1984 luce este municipio del Pallars Jussà una abeja que recuerda a aquella que hizo famosa Ruiz Mateos. Lejos de ser ningún entramado empresarial ni de tener nada que ver con flanes o bombones, el insecto del escudo no significa que haya una plaga en este pueblo ganadero y de secano, sino que está situado en los valles del río Abella, que nace en La Tora. El animal volador está representado en oro (amarillo) con fondo negro (sable).

5/ CORBERA D'EBRE:  Un cuervo sobre un río resume a la perfección el nombre de esta villa y municipio de la Terra Alta, que presume de escudo reglado desde 1995. El cuervo es un animal habitual en el bestiario heráldico. Corbera de Llobregat (Baix Llobregat) y Corbins (Segrià) también saben de las plumas de este animal.

6/ EL MOLAR: "De oro, una muela de sable; el jefe de sable. Por timbre, una corona mural de pueblo". Aprobado el 7 de octubre de 1991 y publicado en el DOGC el 16 del mismo mes con el número 1.506. La muela (en catalán 'mola') es una señal parlante alusiva al nombre de la localidad. El pueblo formó parte del municipio de Garcia hasta el siglo XIX; Garcia perteneció a la baronía de Entença, las armas de la cual (campo de oro con el jefe de sable) se representan en el escudo de la localidad.

7/ CORÇÀ: En los manuales de heráldica el corazón, como el que protagoniza el escudo de este municipio del Baix Empordà, es símbolo de vasallo vigilante, ardor de ánimo y expresión de cariño. Característica que debe unir desde tiempos inmemoriales a los habitantes de esta villa, que estrenaron blasón en 1984. Otros pueblos con escudos similares son Cornudella de Montsant (Priorat), Albinyana (Baix Penedès) y Corbins (Segrià).

8/ SUNYER: Desde el 2005 este pequeño municipio del Segrià cuenta con uno de los escudos más inquitantes del imaginario catalán, si bien tres años después se añadió una pequeña corrección -el iris de sinople (verde)-. El origen de esas turbadoras pupilas que escrutan al espectador es incierto, pero parece estar ligado a la población desde tiempo inmemorial. El color no está elegido al azar, simboliza los campos de cultivos que rodean al pueblo.

9/ EL MASNOU: Hace poco más de una década que esta localidad del Maresme luce escudo con una casa ('mas', en catalán), que es el símbolo por excelencia de la villa, y hace referencia al 'Mas nou' (casa nueva) alrededor de la cual fue creciendo y creciendo el municipio. Las llaves son el atributo de San Pedro, patrón de la villa. Como El Masnou, muchos otros municipios llevan como adorno principal en sus escudos el 'mas': Mas de Barberans y Masdenverge (Montsià) y Maspujols (Baix Camp).

10/ VILADECAVALLS: Tres caballos rampantes sin guarnición y en planta (de color blanco) sobre fondo azul es la señal parlante propia del escudo del Vallès Occidental desde 1984. También lleva un equino, un burro, en su emblema Biure, en el Alt Empordà. Los bóvidos también son habituales en blasones como los de Vacarisses (Vallès Occidental) y Vilanova d'Escornalbou (Baix Camp).

11/  CALDES DE MALAVELLA: Son muchos los municipios cuyos escudos llevan por símbolos calderos. Algunos tan solo representan una vez este objeto y otros varias veces (Calders, Caldes d'Estrac, Caldes de Montbuí). El de Caldes de Malavella se publicó en el DOGC el 3 de diciembre de 1986. Los símbolos parlantes hacen referencia al termalismo de la villa (con varias fuentes y centros termales), e, incluso, unos baños romanos muy bien conservados. El escudo actual tiene representada a una joven bella, pero tradicionalmente, el anterior blasón, hacía referencia a una mujer vieja y fea ('mala' 'vella').

12/ RIUDECOLS: Tres berzas separadas por un río son la señal parlante de su emblema desde el 2006. Contrariamente a lo que pudiera parecer por el dibujo, el nombre del municipio del Baix Camp provendría de 'Riu-de-còdols' (río de guijarros), y de ahí evolucionó a su nombre actual.

Las temáticas son variadas

La imaginería de los esmaltes municipales también se podría dividir en varios grupos según la temática de sus señales parlantes, a las que, según De Fluvià, se ha despojado bastante de los símbolos religiosos que tanto abundaban en siglos anteriores, si bien aún quedan vestigios como la parrilla que protagoniza la señal de Sant Llorenç d'Hortons (Alt Penedès). Es muy útil consultar el glosario de términos heráldicos que ofrece la web Municat. Este es solo un pequeño resumen


1/ Animalario: gallos (Borredà, Cabó, Gallifa, Ripollet), osos (Alins), águilas (Balenyà, Tàrrega), barbos (Barbens, Barberà de la Conca), perros (Biosca, Calaf, Calella, Canovelles, Caseres, Llardecans), burros (Biure), caballos (Viladecavalls), dragones (El Brull), lobos (Cantallops), ciervos (Cervelló), palomas (Colomers, Santa Coloma de Cervelló), cuervos (Corbera d'Ebre, Corbins), faisán (Pau), langosta (La Llagosta), peces (Lliçà de Vall), salamandra (Massoteres), vacas (Menàrguens, Santa Margarida de Montbuí, Vacarisses, Vilanova d'Escornalbou), corderos (Nulles, Prat de Comte, Sant Joan Despí), arañas (Els Plans de Sió), conchas (Sant Jaume dels Domenys).

2/ Partes del cuerpo: manos (Almatret, Esplugues de Llobregat, Madremanya, Manlleu), corazones (Corçà, Cornudella de Montsant), ojos (Sunyer).

3/ Frutas y frutos: almendras (L'Almetlla del Vallès), piñas (Argençola, Gironella), uvas ( (Avinyonet de Puigventós, Sant Cugat Sesgarrigues, Sant Sadurní d'Anoia), peras (Calldetenes), arroz (Deltebre), espárragos (Esparraguera), higos (Figols i Alinyà), granada (La Granada), manzanas (Maçanet de la Selva), coles (Riudecols), cebollas (Sabadell, Sant Climent de Sescebes).

4/ Armas: espadas (L'Armentera, Avià, Coll de Nargó), 'aixa' (Vinaixa).

5/ Oficios: leñador (Batea), ollas (Calders, Caldes d'Estrac, Caldes de Malavella), cestas (Cistella), caza (cuerno de caza en Cornellà del Terri, Cornellà de Llobregat), restauración (Les Lloses), música (Organyà -órgano-, Sant Just Desvern y Sant Martín Sarroca -una campana-, Terrades -arpa-), mazas (Massalcoreig), muela de sable (El Molar, Peramola).

6/ Castillos, cabañas, fuentes y masías: (Bellveí, Bellver de Cerdanya, Callús, Castelló d'Empúries, Les Cabanyes, Fondarella, Fontcoberta, Fornells de la Selva, Mas de Barberans, El Masnou, Setcases.

7/ Árboles: palmera (Campdevànol), pinos (El Pinell de Brai, Pineda de Mar), rosas (Roses).

8/ Personas: Riumors, Rupit i Pruit, Serós, Sant Jordi Desvalls.

9/ Puentes: Cercs, Esponellà, El Pont d'Armentera, Pontós, Roda de Barà.

10/ Transportes: galera, carruaje tirado de 4 caballos, (La Galera), velero (Salou, Vilanova de la Barca),

11/ Astros: Sol (Soses), Luna (Tirvia)

12/ Mitos, leyendas y santos: parrilla, donde quemaron a San Lorenzo (Sant Llorenç d'Hortons, Sant Llorenç de Morunys).

0 Comentarios