El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Trump, posible vacuna para Europa

AP / PABLO MARTINEZ MONSIVAIS

 Donald Trump, durante una reunión sobre sanidad, el lunes en la Casa Blanca.

Jesús Pichel MartínMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 09:45 h

La vieja Europa tiene achaques. Ha tenido que soportar y sobreponerse a tantas enfermedades políticas que lo asombroso es que aún siga viva.

La última gran peste que padeció, las mortíferas bacterias del fascismo y del nazismo (que provocaron millones de muertos y de daños morales), parecía extinguida, porque durante décadas se producían brotes esporádicos, aquí o allá, que aun siendo patógenos no suponían un peligro para la salud democrática del continente.

Este nuevo siglo, sin embargo, presenta un panorama distinto, porque nuevos brotes de esa misma peste van apareciendo por el cuerpo de Europa en más lugares y de forma más explícita. Y parece que han pillado a Europa tan baja de defensas, y con su sistema inmunológico tan deteriorado, que los síntomas de crisis política y de identidad ya están a flor de piel.

Sobre todo, desde que la crisis financiera la convirtieran los gobiernos en crisis económica y social precarizando el empleo, devaluando los salarios y aplicando políticas de austeridad en los servicios y las prestaciones sociales, a la vez que derrochaban en la salvación de bancos y banqueros (al menos en España, algunos de ellos ligados al saqueo de dinero público y a la corrupción). Súmese a esto la crisis humanitaria producida por el éxodo masivo hacia Europa de quienes huyen de guerras, del hambre, de la represión o simplemente de los que buscan la oportunidad de una vida mejor, y se entenderá bien por qué en ese caldo de cultivo la bacteria inoculada por nostálgicos, por negacionistas, por desmemoriados (o simplemente por malvados) se hace fuerte, ofreciendo un cobijo xenófobo e insolidario a los que se sienten a la intemperie.

La victoria del zafio y supremacista Trump, que no disimula sus malos modales democráticos ni ese ramalazo despótico de quien está acostumbrado a mandar y a ser obedecido sin rechistar, puede servirnos de vacuna en esta asténica Europa: el fracaso de Wilders en Holanda debería marcarnos el camino para frenar la infección.

Participaciones de los lectores

¿Por qué hablan de deportes cuando quieren decir fútbol?

Pau Jordi Alsina Girona

¿Porqué hablan de noticias de deportes cuando un 80% es fútbol? Enciendo la televisión y veo constantemente anunciados partidos diarios, l... Seguir leyendo

El futuro es de las máquinas

Isaac Cubero Santa Eugènia de Berga

Per una revolució informativa

Pere Cairó Lleida

M'agrada reflexionar, potser per això en algun moment de la meva vida professional vaig exercir de professor de pràctica reflexiva.... Seguir leyendo

Teleoperadores, profesionales sin reconomiento

Joan Ubia Romero Barcelona

Gritemos para salvar el planeta

Jesús Melero Prieto Córdoba

Un total de 15.000 científicos de 184 países del mundo se han unido para lanzar una dura advertencia: los seres humanos estamos poniendo e... Seguir leyendo

Hemos perdido el 'seny' y la AEM

Miguel Sánchez Barcelona

Educar sempre suma

Alba Viñal Puigvert Arenys de Munt

Austràlia s'ha sumat a la llista de països que ha legalitzat el matrimoni homosexual, amb un 61,6% de vots pel 'Sí'. El q... Seguir leyendo

Barcelona se queda sin EMA

José Luis Posa Lozano Barcelona

Teníamos la Agencia Europea del Medicamento asegurada: 400 millones de presupuesto para la ciudad, 2.000 puestos de trabajo, un vivero de ... Seguir leyendo

Machismo en estado puro

Yolanda Rodríguez Baute Barcelona

Chicas, no compren carritos azules si es una niña. Chicas, no miren la parte azul del catálogo. Chicas, no jueguen a la Play. Chicas, no sean e... Seguir leyendo