El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Trump, posible vacuna para Europa

AP / PABLO MARTINEZ MONSIVAIS

 Donald Trump, durante una reunión sobre sanidad, el lunes en la Casa Blanca.

Jesús Pichel MartínMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 09:45 h

La vieja Europa tiene achaques. Ha tenido que soportar y sobreponerse a tantas enfermedades políticas que lo asombroso es que aún siga viva.

La última gran peste que padeció, las mortíferas bacterias del fascismo y del nazismo (que provocaron millones de muertos y de daños morales), parecía extinguida, porque durante décadas se producían brotes esporádicos, aquí o allá, que aun siendo patógenos no suponían un peligro para la salud democrática del continente.

Este nuevo siglo, sin embargo, presenta un panorama distinto, porque nuevos brotes de esa misma peste van apareciendo por el cuerpo de Europa en más lugares y de forma más explícita. Y parece que han pillado a Europa tan baja de defensas, y con su sistema inmunológico tan deteriorado, que los síntomas de crisis política y de identidad ya están a flor de piel.

Sobre todo, desde que la crisis financiera la convirtieran los gobiernos en crisis económica y social precarizando el empleo, devaluando los salarios y aplicando políticas de austeridad en los servicios y las prestaciones sociales, a la vez que derrochaban en la salvación de bancos y banqueros (al menos en España, algunos de ellos ligados al saqueo de dinero público y a la corrupción). Súmese a esto la crisis humanitaria producida por el éxodo masivo hacia Europa de quienes huyen de guerras, del hambre, de la represión o simplemente de los que buscan la oportunidad de una vida mejor, y se entenderá bien por qué en ese caldo de cultivo la bacteria inoculada por nostálgicos, por negacionistas, por desmemoriados (o simplemente por malvados) se hace fuerte, ofreciendo un cobijo xenófobo e insolidario a los que se sienten a la intemperie.

La victoria del zafio y supremacista Trump, que no disimula sus malos modales democráticos ni ese ramalazo despótico de quien está acostumbrado a mandar y a ser obedecido sin rechistar, puede servirnos de vacuna en esta asténica Europa: el fracaso de Wilders en Holanda debería marcarnos el camino para frenar la infección.

Participaciones de los lectores

Réplica municipal a la carta 'Víctimes del 'tigre del plataner'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de Judith Pastrana 'Víctimes del 'tig... Seguir leyendo

Cuando todo lo real es ficticio

Sergi Martí Canales Barcelona

En pos de la evolución

Antonio Balibrea Pineda de Mar

Hoy he leído el artículo de Salvador Macip titulado ... Seguir leyendo

Filosofia per afrontar la realitat

Berta Mateos Girona

Actualment estic cursant un doble grau en Biologia i Biotecnologia i parlo des de la pròpia experiència com a estudiant de la matèria d'Hi... Seguir leyendo

Quién piensa en los niños

Marta Tortosa Benages Alcanar

¿Alguien piensa en los niños? Porque la inocencia es una página en blanco sobre la que depositamos todas nuestras es... Seguir leyendo

"Gràcies per tenir cura de la meva mare fins al final"

Josep M. Fuste Beumala Puigcerdà

Després de tres anys d'haver viscut intensament la nostra familia  amb la familia de la residencia d'Avis de Puigcerdà, desprès de haver escoltar que allò era u... Seguir leyendo

¿Qué aprendimos de la guerra civil?

Cristina Guerrero badalona

Mi abuelo era republicano y luchó como tal en Barcelona. No sentía la política dentro de él, pero en aquel entonces tuvo que elegir y luch... Seguir leyendo

España corrompe su lenguaje a su medida

Domingo Sanz Esporles

Se ha dicho, y con razón, que la primera víctima de un conflicto enconado es el lenguaje, es decir, la cultura. A mi... Seguir leyendo

Som-hi, recuperem la Rambla

Jordi Llorach Barcelona

Per temps que passi, els barcelonins no oblidarem l'atemptat terrorista de la Rambla. Esgarrifós! Ara, benvingudes siguin... Seguir leyendo