El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El azar salvó a mi familia de morir en Hipercor

ARCHIVO / EL PERIÓDICO

El humo y el desconcierto se apoderó de Hipercor después del sangriento atentado de 1987.

Encarna Muñoz ChamorroBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 11:34 h

Treinta años de la masacre de Hipercor. Quiero explicar mi experiencia relacionada con el atentado, una historia que todavía tengo fresca en mi memoria. A punto estuve de perder a mi marido y a mi hijo, que estaba a punto de cumplir 6 años. Mi marido tenía por costumbre ir a comprar a Hipercor los viernes a primera hora de la tarde, después recogía a nuestro hijo del cole, luego me recogía a mí del trabajo y nos íbamos al camping, una rutina que repetíamos cada semana. El 19 de junio de 1987 mi marido tenía previsto ir a recoger primero a nuestro hijo y luego ir a Hipecor, pero al final tuvo que realizar horas extras en Telefónica, donde trabajaba, y tuvimos que aplazar la salida al camping hasta el día siguiente. Eso les salvó de estar en el parking de Hipercor en el momento del atentado. El susto de pensar que ellos podrían estar entre las víctimas no lo he superado en estos 30 años. Todavía se me remueven las tripas solo con recordarlo. Ni antes ni después del 19 de junio, ni un solo día de la vida laboral de mi marido Telefónica le pidió que hiciera horas extras. Yo me sentí muy mal, estuve más de una semana sin poder dormir viendo las imágenes de dolor de los familiares en la catedral de Barcelona. Me sentí rota y lloraba por esas familias. Poco faltó para que yo hubiera estado también en ese lugar de tanto dolor. No he podido olvidarlo en 30 años. Me siento una víctima del horror sufrido en mis propias carnes, y comparto el dolor de todas las personas y familiares que perdieron en ese atentado a seres muy queridos.

Participaciones de los lectores

¿Mami, ya no será mi cole?

Isabel Blanco

Este escrito iba a ser una carta de queja. Pero queja suena a lamento. Soy madre y médico, y en ambos ámbitos esto último no da cabida. Estoy acostumbrada a velar po... Seguir leyendo

Contra l'incivisme al tren

Josep M. Loste Portbou (Alt Empordà)

Ara que ha arribat la calor -dura i pura- es torna a repetir una qüestió greu d’incivisme i violència a les línies R11 I RG1 entre Girona... Seguir leyendo

L'il·lusionant PSOE de Pedro Sánchez

FRANCESC CARAFI Sant Sadurní d¿Anoia

Observo amb antelació, i això em congratula, la bona disposició i connexió existent entre el secretari general i els dirigents socialistes, a fi de que la integració... Seguir leyendo

Barcelona, la mala vida

Enrique Vivanco Barcelona

Se podría considerar que la única obligación de cualquier consistorio se fundamenta en gestionar las contradicciones e intereses de la... Seguir leyendo

Insultos por reclamar civismo en el metro de Barcelona

Ana Pérez Rodriguez Barcelona

Como cada día, hace unos días me dirigí por la mañana a la estación del metro de Marina para ir al trabajo. Los... Seguir leyendo

El Govern de l'Estat no tracta a Catalunya amb equitat

Joan Chavero Jaumira Caldes de Montbui

Discapacitat auditiva: "No hi ha processadors nous pel meu implant"

Joana Ruiz Font Barcelona

Un implant coclear és un producte sanitari implantable actiu que consisteix en un transductor que transforma els senyals acústics a senyal... Seguir leyendo

Para pronósticos meteorológicos, mis huesos

Olga Galindo Pérez Barcelona

Cada día me fío menos de los pronósticos meteorológicos, sean de radio, televisión o prensa escrita. Digamos suavemente que, en demasiadas ocas... Seguir leyendo

Las pensiones y la reforma laboral

Manuel Pérez Barcelona

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, propone la reforma de las pensiones, en el sentido de estrangul... Seguir leyendo