El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El azar salvó a mi familia de morir en Hipercor

ARCHIVO / EL PERIÓDICO

El humo y el desconcierto se apoderó de Hipercor después del sangriento atentado de 1987.

Encarna Muñoz ChamorroBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 11:34 h

Treinta años de la masacre de Hipercor. Quiero explicar mi experiencia relacionada con el atentado, una historia que todavía tengo fresca en mi memoria. A punto estuve de perder a mi marido y a mi hijo, que estaba a punto de cumplir 6 años. Mi marido tenía por costumbre ir a comprar a Hipercor los viernes a primera hora de la tarde, después recogía a nuestro hijo del cole, luego me recogía a mí del trabajo y nos íbamos al camping, una rutina que repetíamos cada semana. El 19 de junio de 1987 mi marido tenía previsto ir a recoger primero a nuestro hijo y luego ir a Hipecor, pero al final tuvo que realizar horas extras en Telefónica, donde trabajaba, y tuvimos que aplazar la salida al camping hasta el día siguiente. Eso les salvó de estar en el parking de Hipercor en el momento del atentado. El susto de pensar que ellos podrían estar entre las víctimas no lo he superado en estos 30 años. Todavía se me remueven las tripas solo con recordarlo. Ni antes ni después del 19 de junio, ni un solo día de la vida laboral de mi marido Telefónica le pidió que hiciera horas extras. Yo me sentí muy mal, estuve más de una semana sin poder dormir viendo las imágenes de dolor de los familiares en la catedral de Barcelona. Me sentí rota y lloraba por esas familias. Poco faltó para que yo hubiera estado también en ese lugar de tanto dolor. No he podido olvidarlo en 30 años. Me siento una víctima del horror sufrido en mis propias carnes, y comparto el dolor de todas las personas y familiares que perdieron en ese atentado a seres muy queridos.

Participaciones de los lectores

Las pioneras del Barça: "Gracias a Horacio Seguí"

Carme Nieto Barcelona

Se ha celebrado en la Sala Berlín del Estadio del FC Barcelona la presentación del libro Mi vida en un clic... Seguir leyendo

Els records de Candel són els meus

Laia Montserrat Barcelona

Quan fa uns mesos vaig trobar a la taula expositora de l'FNAC el llibre sobre les memòries d'en Paco Candel, el cor se'm va aturar un moment. V... Seguir leyendo

Si te gustan los animales ,no tengas mascotas

Isaías Mellado Chito Madrid

Siempre que me preguntan si me gustaría tener un perro o un gato respondo negativamente. «Ah, que no te gustan ... Seguir leyendo

Las red de autobuses castiga a Poblenou

Joaquin Pradas Barcelona

Como siempre, los responsables de movilidad de TMB nos sorprenden con sus inventos en las líneas de autobús. Les he dado un mes de margen por si se les encendía la b... Seguir leyendo

Donar sang és salvar vides

Elisenda Aguilera Cora Barcelona

La setmana passada els bombers van fer una donació multitudinària de sang a Brussel·les. Donar sang és una acció alt... Seguir leyendo

El meu barri, La Marina

Montserrat Risueño i la clase de 5è A de l'escola Seat Barcelona

Nosaltres vivim en un barri molt bonic, on hi ha molts parcs amb arbres i plantes, en els quals podem jugar a l'aire lliure, amb la pilota o an... Seguir leyendo

La hipocresía navideña

Clara Conangla Barcelona

Ya ha llegado el frío y con él la Navidad. Luces, consumismo y globalización inundan las calles durante estos días d... Seguir leyendo

Las luces apagadas son más baratas

Marc López Lobón Barcelona

Llega la Navidad y, con ella, las luces. Tanto las calles como nuestras casas se llenan de bombillitas que contribuy... Seguir leyendo

La manada, ¿morbo o información?

Maxi Bazán Sant Feliu de LLobregat

Dudo que no hayáis escuchado este nombre, pero si sois de los que muchas veces no pueden o no quieren saber sobre diferentes noticias, 'la manada' e... Seguir leyendo