Ir a contenido

SECTOR FINANCIERO

El Popular analiza las ofertas preliminares de compra de los grandes bancos

Santander y Bankia ganan opciones para una fusión ante la ambigua postura del BBVA

El sector estima que al banco se le está complicando la alternativa de ampliar capital

P. ALLENDESALAZAR / MADRID

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho, en la junta de accioinistas de la entidad.

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho, en la junta de accioinistas de la entidad. / EFE / LUCA PIERGIOVANNI

El consejo de administración de Popular ha analizado este jueves las muestras no vinculantes de interés en una fusión que le han presentado el SantanderBankia y, según algunas fuentes aunque el banco no lo confirma, el BBVACaixaBank y el Sabadell, en cambio, han declinado participar en el proceso porque entienden que el tamaño del problema inmobilario que padece el banco (todavía por determinar en toda su extensión) es demasiado grande para que lo puedan afrontar en estos momentos, inmersos como están en la absorción de BPI en Portugal y de TSB en el Reino Unido, respectivamente. 

El grupo presidido por Emilio Saracho anunció el pasado martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "diversas entidades se han manifestado interesadas en explorar una posible operación" de "combinación de negocios" (un eufemismo de ser absorbido). Explicó también que había procedido a un "primer intercambio de información con ellas" (durante unos diez días, hasta el martes, les facilitó una muestra de créditos) y que les había solicitado una "muestra de interés preliminar" para ese mismo día.

Los bancos van a acceder ahora a una información más detallada sobre la situación del Popular. Con ella, calcularán el valor económico de la actividad bancaria buena del banco y las sinergias (ahorros de costes) que pueden obtener, le restarán el impacto de asumir sus activos tóxicos (morosos y adjudicados) y medirán cuánto capital necesitan para hacer la operación (probablemente deberán ampliar capital en el mercado). Solo si los números les salen positivos, presentarán una oferta en firme. Pero el proceso está muy abierto y el banco no rechazará a otros interesados que se presenten. 

SIN AYUDAS PÚBLICAS

Bankia, que está inmersa en el análisis de su fusión con la también nacionalizada BMN, ha ganado enteros para hacerse con el Popular en los últimos días ante el decreciente interés de los grandes bancos privados del país. La operación le daría presencia en zonas y negocios (pymes, particularmente) donde tiene poca presencia. Pero tiene cosas en contra: debería convencer de la operación a la Comisión Europea y, como sus competidores, tendría que captar capital, que deberá ser privado.

Así, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reiterado este jueves que el Gobierno "no tiene previsión de inyectar capital público" en el Popular ni tampoco permitirle vender sus activos inmobiliarios tóxicos al banco malo semipúblico Sareb, una opción que sí se le ofreció en el 2013 pero que el banco rechazó. El Santander es el otro contendiente que parece tener más opciones, aunque lleva tiempo diciendo que no le interesa comprar en España. La posición del BBVA es ambigua. A finales del año pasado negoció con el anterior equipo gestor una compra, y aunque ahora parece tener menos interés podría dar la sorpresa, como ya hizo cuando compró Unnim Catalunya Caixa.

AMPLIACIÓN DIFÍCIL

La opción de una fusión, en cualquier caso, no está asegurada, ya que los bancos pueden echarse atrás si comprueban que los problemas del Popular son aún mayores de lo que parecen. Sin embargo, en el sector se estima que la otra alternativa anunciada por Saracho, la de captar fondos de los inversores en el mercado, se le ha complicado mucho ya que la situación de la entidad se ha deteriorado notablemente desde el derrocamiento de Ron en diciembre.

Las pérdidas y el deterioro del balance del 2016 anunciadas por el expresidente fueron mayores de las esperadas, a lo que se sumó una reformulación de esos resultados realizada por Saracho para aflorar pérdidas ocultas y una sucesión de rumores, informaciones y desmentidos que han afectado a la confianza de los clientes (vía vaivenes en los depósitos) e inversores (volatilidad bursátil). Este jueves ha continuado la renovación del consejo: Joaquín Hervada ha sido nombrado secretario del consejo en sustitución del histórico Francisco Aparicio Valls, que ha dejado de ser consejero, y José Andrés Barreiro ha sido nombrado consejero independiente.

0 Comentarios