Ir a contenido

Patrocina:

NUEVOS MODELOS DE NEGOCIO INMOBILIARIO

De parte del comprador

Somrie es una agencia que actúa como asesor personal en el sector inmobiliario

La firma no tiene activos propios en cartera y busca productos en función de la demanda de sus clientes

REBECCA BOSCH BASSAT
BARCELONA

Enric Jiménez ( Mataró, 1975) se estrenó en el campo inmobiliario hace 20 años ejerciendo de chico de los recados en Finques Pous y más tarde ejerció de director comercial en distintas agencias del sector. Pero el estallido de la crisis hizo que decidiera reciclarse y optó por cursar un máster de márketing en Esade donde aprendió que las necesidades del mercado, a veces hay que crearlas.

Del dicho al hecho: en el 2010 Jiménez capitalizó el paro y fundó Somrie de la mano de su mujer y otros tres socios. Es una agencia inmobiliaria que no tiene activos en cartera y atiende exclusivamente al comprador. «Este hace la inversión más importante de su vida pero hasta ahora era el que salía peor parado», explica el empresario. Y  asegura que este posicionamiento «por y para el comprador» permite que este ahorre entre el 5% y el 20% sobre el precio de los activos y, además, disponga de las mejores ofertas del mercado. «Tenemos la libertad de escoger las opciones más adecuadas porque no poseemos inmuebles propios en cartera».

Según el empresario, este modelo de negocio, muy extendido en Estados Unidos, ofrece otras ventajas que serían impensables en una inmobiliaria tradicional. «Acordamos una comisión fija desde un principio que nos permite evitar conflictos de intereses con el comprador», explica el emprendedor . Añade que el cliente también gana tiempo y comodidad: «Si nosotros visitamos 30 inmuebles, solo enseñamos los tres que se ajustan más a su demanda».

La compañía vende desde locales comerciales hasta espacios para viviendas y despachos. Sus clientes son compradores de clase media-alta que gastan entre 500.000 y 600. 000 euros por operación de promedio. «El 60% son extranjeros y el 40%, españoles», precisa Jiménez. Entre estos destacan, dice,  directivos, empresarios, inversores y particulares como jugadores de fútbol que acuden a Somrie «para preservar su anonimato».

La empresa tiene su sede en Barcelona y da empleo a 20 personas, repartidos en las ocho delegaciones que tiene la compañía en España, Andorra, Brasil, Londres y México. Todos los trabajadores son colaboradores y autónomos. Jiménez considera que es la mejor opción y considera que de aquí a 10 años, como en Norteamérica , la mayor parte de los empleados del sector en España serán freelance«En el 2025, cerca de la mitad de las inmobiliarias en España estarán posicionadas a favor del comprador», vaticina Jiménez.

Los cuatro socios, que han invertido en la empresa casi 200.000 euros, cerraron el 2013 con una facturación de unos 300.000 euros y esperan triplicarla en el 2014.

0 Comentarios
cargando